25 MILLONES DE EUROS DE INVERSIÓN PRIVADA

El alcalde que quiere construir en Cáceres la estatua de Buda más grande del mundo

El proyecto más ambicioso del alcalde Luis Salaya pretende convertir la localidad cacereña en una de las paradas obligatorias del circuito espiritual mundial

Una estatua de Buda sedente de 40 metros de altura y 350 toneladas de peso. La más grande del mundo. No está ubicada en la India. Ni en Vietnam. Tampoco en Laos, Japón, Nepal o Camboya. De momento, apenas está esbozada sobre un plano, pero está previsto que acabe situada a las afueras de Cáceres, presidiendo el que pretende ser el mayor templo budista de Europa y convertir así la ciudad extremeña en una de las paradas obligatorias del circuito espiritual mundial.

El alcalde de la localidad —96.000 habitantes—, el socialista Luis Salaya, asegura que este ambicioso proyecto atraerá a decenas de miles de turistas cada año y promete que al ayuntamiento no le costará ni un euro. El consistorio tan solo cederá el uso de unos terrenos de titularidad municipal, lo que requiere una mayoría absoluta del pleno.

La construcción del monasterio, que incluirá varias zonas ajardinadas, una biblioteca, una tienda de artesanía y una residencia para los 20 monjes que vivirán allí, correrá a cargo de la fundación Lumbini Garden: 25 millones de euros de presupuesto total que la organización religiosa recibirá de varios gobiernos asiáticos, así como de donaciones filantrópicas y aportaciones privadas 'online'. Además, el recinto pretende albergar parte de las reliquias de Buda, cedidas por terceros países. Si el proyecto se realiza, ha expresado públicamente el alcalde, "lo hará en Cáceres".

Luis Salaya y Manmohan Chaundary, alcalde de Lumbini, firman su acuerdo de hermanamiento. (Junta)
Luis Salaya y Manmohan Chaundary, alcalde de Lumbini, firman su acuerdo de hermanamiento. (Junta)

De momento, ya está colocada la 'primera piedra': la Junta de Gobierno del ayuntamiento ha aprobado iniciar el hermanamiento con Lumbini, ciudad natal de Buda, en Nepal, de la cual la fundación toma su nombre. Dentro de unos meses, el acuerdo alcanzado será sometido a votación en el pleno, condición previa para que comience la edificación del templo.

El monasterio acogerá a 20 monjes. Construirlo costará 25 millones de euros de capital privado y también custodiará parte de las reliquias de Buda

Pero la localidad extremeña no fue la primera opción para acoger esta estatua gigante; originalmente, lo era la capital, Madrid. La entonces alcaldesa, Manuela Carmena, aceptó la propuesta de Lumbini Garden, pero el Gobierno del popular Martínez-Almeida lo echó para atrás. El acuerdo, "extrañamente acelerado", no respondía "a las necesidades de la ciudad" en aquellos momentos, según expresó el equipo popular.

El proyecto, en 3D.
El proyecto, en 3D.

Fue entonces cuando los responsables de la organización encontraron a Salaya con los brazos —y las puertas de Cáceres— abiertos. Y la idea acaba de ser presentada en la Feria Internacional de Turismo de Madrid Fitur 2020, donde el regidor cacereño ha vuelto a insistir en su viabilidad.

Presentación

"Es un proyecto en el que creemos mucho", expone el alcalde en el estand de la comunidad en la feria, tras definirlo como "una oportunidad para que, al pronunciar el nombre de Cáceres en cualquier país asiático, quienes lo escuchen ubiquen nuestra ciudad".

Según detalla, la gigantesta estatua se integrará en un complejo que combinará vegetación típica de Extremadura con jardines de estilo oriental y estará ubicada en las afueras de la ciudad, a pesar de que el punto exacto aún no se ha hecho público. Una construcción que, en palabras de la embajadora nepalí, sentada junto a Salaya en la Feria Internacional de Turismo, "favorece que la diáspora, que crece cada año en España, siga conectada con su cultura y pueda compartirla con quienes les han acogido en su nuevo hogar".

Un grupo de monjes budistas, en Fitur, tras la presentación del proyecto. (J. C.)
Un grupo de monjes budistas, en Fitur, tras la presentación del proyecto. (J. C.)

Cuando esta construcción se anunció, por las cabezas de muchos cacereños se paseó la siguiente pregunta: "¿Qué pinta el Buda sedente más grande del mundo en España... además, en una capital de provincia interior?". Algunos lugareños mantienen aún su escepticismo. "Yo lo que les diría es que somos más que eso, también somos la ciudad a mitad de camino entre Madrid y Lisboa; también somos una ciudad de tradición multicultural", explica el alcalde a preguntas de El Confidencial. "Vamos poco a poco, pero preveo que las obras comiencen en esta legislatura", remata.

Somos más que una capital de provincia interior. Estamos entre Madrid y Lisboa y tenemos una tradición multicultural

A pesar de la sorpresa inicial, Cáceres es, según su alcalde, una ciudad tolerante con la diversidad religiosa. "Lo más amenazante que me ha sucedido —reconoce entre risas— es que hace unos días me llegó un mensaje anónimo al ayuntamiento en el que me advertían de que tendré dificultades para defenderme en el Juicio Final si el Buda se instala en nuestra ciudad".

Una semana en tierras de Buda

Para dar comienzo al proyecto, tanto Luis Salaya como el presidente de la Junta de Extremadura, el también socialista Guillermo Fernández Vara, fueron invitados a visitar Lumbini y otros municipios nepalíes a principios de enero, aunque el barón, a pesar de su apoyo expreso a la iniciativa, finalmente no acudió al viaje. Unos días antes, el alcalde de la localidad nepalí, Manmohan Chaundary, había visitado Cáceres.

"Queremos difundir la filosofía de la paz, que es el mensaje de Buda, a lo largo de todo el mundo", expresa por correo electrónico Chaundary a El Confidencial. "Ambas ciudades pueden aprender juntas y podemos intercambiar cultura, tecnología y experiencia".

La delegación cacereña se reúne con los dirigentes nepalíes. (Junta de Extremadura)
La delegación cacereña se reúne con los dirigentes nepalíes. (Junta de Extremadura)

El viaje, calificado por el ayuntamiento cacereño como "decisivo", apuntalaba así un proyecto que supondrá también "un salto empresarial de carácter internacional importante para la región, estableciendo relaciones directas con el mercado asiático, tan relevante hoy".

Con firma española

A pesar de lo exótico de este acuerdo, este tiene detrás varios nombres españoles. El primero, el de José Manuel Vilanova, empresario del sector del turismo sostenible muy vinculado con Asia, además de representante de la Cámara de Comercio de Nepal en Madrid y otro de los miembros que integraron el séquito español en el viaje.

Este casi nepalí de acogida —lleva 30 años viviendo allí— es también el presidente ejecutivo de Lumbini Garden, a quien Carmena 'compró' el proyecto y a quien Almeida 'plantó'. Según la información disponible en la página web de la fundación, que aún mantiene el dominio de budamadrid.com, fue creada el 24 de mayo de 2019 (dos días antes de las elecciones municipales en las que la regidora madrileña no revalidó mandato) y está participada por el ayuntamiento de la localidad nepalí de la que toma el nombre.

Proyecto de construcción de la estatua gigante de Buda en Madrid, hoy ya descartado. (Lumbini Garden)
Proyecto de construcción de la estatua gigante de Buda en Madrid, hoy ya descartado. (Lumbini Garden)

Tras la renuncia de Madrid, la fundación eligió Cáceres por su emplazamiento —"a media distancia entre la capital y Lisboa"— y "por tratarse de un destino que necesita de ayuda al desarrollo y en infraestructuras", explica Vilanova a El Confidencial horas antes de acompañar a Salaya en Fitur. "La maquinaria ya se ha echado a andar", concluye.

Otros miembros de la cúpula de la asociación coinciden con él y relatan a este diario la excelente acogida por parte del alcalde cacereño, así como el "avance" en las negociaciones, y aseguran que todos los grupos municipales, "con excepción de pequeños matices, están de acuerdo".

No obstante, Vilanova avisa a los representantes políticos: "Este proyecto, que es cultural además de religioso, no va a instalarse en un sitio donde unos y otros estén discutiendo, como sucedió en Madrid...".

Cáceres es una ciudad con tradición de tres culturas (judía, islámica y cristiana). Queremos añadir una más: la budista

Por el momento, no existen las broncas que podrían comprometer la construcción del monasterio en Cáceres. No obstante, sí hay cierto escepticismo en las filas de la oposición. "Vamos a apoyar todo aquello que sea bueno para Cáceres", explicaba a este periódico Rafael Mateos, portavoz del grupo municipal del PP cacereño, dos días antes de la presentación en Fitur. "Y no tenemos ningún inconveniente en una propuesta como esta, con evidentes beneficios para la ciudad y financiada al 100% por capital privado", añade.

Y aquí viene el matiz: "Pero hay cosas que nos molestan y que hemos criticado, como cierta falta de seriedad". Según asegura, los miembros de su formación tuvieron "la primera noticia" de la construcción del templo y del colosal Buda a través de la prensa y dos días antes de las pasadas elecciones generales, celebradas el 10 de noviembre. Y, según creen, tanto la Junta de Extremadura como el equipo de gobierno están capitaneando de forma personalista y escasamente transparente la gestión. Piden, además, cautela para que el proyecto no quede en papel mojado.

Salaya (d), durante su visita a Nepal. (Junta de Extremadura)
Salaya (d), durante su visita a Nepal. (Junta de Extremadura)

Tras el viaje de la delegación cacereña a Nepal, el alcalde, según cuentan, no informó de los acuerdos alcanzados hasta varios días después. "Y el memorándum que firmaron tanto el Ayuntamiento de Cáceres como el de Lumbini —prosigue Mateos— es un 'copia y pega' del alcanzado con Madrid". Tanto es así que, según ha comprobado este diario, se basa en el organigrama del equipo de gobierno de Carmena, con estructuras y normativas inexistentes en Extremadura.

[Consulte aquí el memorándum firmado entre los ayuntamientos de Cáceres y Lumbini]

Tras la publicación de estas incongruencias en la prensa regional, Salaya reconoció estas "erratas". "Evidentemente, hemos aprovechado el trabajo previo. Y no nos dimos cuenta de este error; nos dolió que se hiciera público en medios", relata el alcalde a este diario. "Pero todo ha sido tan sencillo como corregirlo, sin mayor problema; es un documento que aún no tiene validez jurídica", añade tras reconocer el reto que supone una propuesta "de semejante envergadura".

A diferencia de lo que sucedió en Madrid, los conservadores cacereños rechazan "líneas rojas de antemano". En aquella ocasión, cuando el PP de Madrid tumbó el proyecto, Vilanova, presidente de Lumbini Garden y uno de los promotores del gran Buda, escribió en su perfil de Twitter, junto a una foto de Martínez-Almeida, el siguiente mensaje: "Hay karmas puros y karmas muy oscuros".

Financiación

Cáceres forma parte, al igual que Lumbini, de la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad, reconocimiento otorgado por la Unesco. "Además, es una ciudad con tradición de tres culturas —la cristiana, la islámica y la judía— y nosotros queremos añadir una más: la budista", explican a El Confidencial desde Lumbini Garden, cuyos miembros también creen que este proyecto colocará Extremadura como un referente dentro del circuito religioso oriental.

Estatua del Buda sedente de Hong Kong, con una altura cuatro metros menor que el proyecto cacereño. (Wikimedia Commons)
Estatua del Buda sedente de Hong Kong, con una altura cuatro metros menor que el proyecto cacereño. (Wikimedia Commons)

La estatua gigante de Buda también tiene detrás otra firma española: el proyecto aprobado por Carmena incluía un diseño del escultor toledano Eladio de Mora, apodado artísticamente 'dEmo' y famoso por sus diseños pop.

Según ha podido saber este periódico, la obra es la misma que prevé instalarse en la ciudad extremeña y medirá cuatro metros más que la que, hoy por hoy, ostenta el récord de la más alta del mundo: la ubicada en la cima de una montaña en Ngong Ping, en la isla de Lantau (Hong Kong).

Para reunir los 25 millones de euros que costarán la edificación del monasterio y la figura, varios filántropos colaborarán con los promotores. Uno de estos 'patronos solidarios' será Alice Chiu, a la que la asociación de 'mentoring' y 'coaching' Those Who Inspire (TWI) define como la "reina de la caridad".

Imagen de la filántropa Alice Chiu en la web de Those Who Inspire. (thosewhoinspire.com)
Imagen de la filántropa Alice Chiu en la web de Those Who Inspire. (thosewhoinspire.com)

Esta filántropa colaborará mediante la organización de cenas, galas y eventos benéficos en ciudades como Shanghái, Nueva York o Pekín con el objetivo de reunir fondos para la edificación del monasterio. Según informa la página de TWI, esta "prolífica recaudadora ha logrado recolectar 2.000 millones de dólares hongkoneses", unos 232 millones de euros, para diversas iniciativas benéficas.

Extremadura, paraíso budista

Sí el más grande pero, de construirse finalmente, este templo no sería el único recinto budista presente en Extremadura. Existen dos pequeñas comunidades en Villanueva de la Vera y otra más en Acebo, en la Sierra de Gata. Esta última, denominada El Olivar de Buda, sobrevive gracias a las aportaciones voluntarias de quienes la visitan para practicar meditación, recibir enseñanzas de la maestra Yotika y participar en retiros espirituales.

Monasterio El Olivar de Buda.
Monasterio El Olivar de Buda.

También existe un enorme jardín de inspiración oriental en la villa portuguesa de Bombarral, a 75 kilómetros de Lisboa. Mandado construir por un empresario y coleccionista de arte luso, recibe entre 300.000 y medio millón de visitantes cada año.

Si el colosal proyecto florece en Cáceres, contribuirá a consolidar la región como un oasis de pluralidad religiosa en Occidente. De no hacerlo, quedará en el recuerdo —y en las actas municipales— simplemente como una anécdota. De momento, las partes reconocen que avanza. Lentamente, pero avanza. Y es que no hay tarea difícil que no se pueda descomponer en tareas fáciles. Lo dice un proverbio budista.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios