elecciones en galicia

Resultados de las elecciones gallegas: Feijóo logra una victoria histórica en Galicia

El PP conserva sus 41 diputados con más votos que en 2012, mientras En Marea iguala en diputados y supera en apoyos a los socialistas

Foto: Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

En tiempos de fragmentación política, cuando las mayorías absolutas parecen reliquias del pasado y con unas siglas salpicadas por la corrupción, Alberto Núñez Feijóo ha logrado este 25-S unos resultados históricos que le dan su tercera mayoría absoluta consecutiva. El candidato del PP ha sumado 41 diputados, los mismos que los obtenidos en 2012, y con un deslumbrante porcentaje de votos del 47,58%, el mejor de su partido desde 2001. La apisonadora popular destroza a todos sus contrincantes. Particularmente al PSdeG, que se ve superado por En Marea como segunda fuerza del Parlamento de Galicia en votos tras cosechar los peores resultados de su historia. Las elecciones permiten al BNG salvar los muebles con seis escaños y castigan duramente a Ciudadanos, que se queda sin representación parlamentaria.

[Consulte aquí los resultados de las elecciones gallegas]

Para Feijóo, la tercera será la más absoluta de sus mayorías, iniciadas con los 38 diputados de 2009, cuando puso fin al Gobierno bipartito de PSOE y BNG en su estreno como candidato. Conserva intactos los 41 diputados de 2012, pero ahora con más respaldo que nunca en porcentaje de votos. Su incontestable victoria, la que le consolida como único presidente autonómico con mayoría absoluta, se cimentó en Ourense, feudo del presidente de la diputación y provincial del partido, José Manuel Baltar, centro de los ataques del resto de partidos por su vinculación con el caciquismo y por su imputación judicial por ofrecer supuestamente un empleo a una mujer a cambio de sexo. Feijóo le defendió y ahora obtiene su recompensa, en forma de un escaño adicional y el 53,13% de los votos.

[Resultados de las elecciones en A Coruña:]

[Resultados de las elecciones en Ourense]

[Resultados de las elecciones en Lugo]

En Marea, con el 19,03% de las papeletas, alcanza las 14 actas de diputados. Los socialistas saldan las elecciones con otras 14 y un apoyo del 17,89%, lo que supone el peor resultado de su historia. Al BNG, mientras, le corresponden el 8,35% de los votos y seis escaños, por lo que tendría grupo propio y solo perdería uno con respecto a 2012. Por su parte, Ciudadanos no entra en la Cámara gallega, con el 3,37% de los votos.

La otra cara de la moneda es la de Xoaquín Fernández Leiceaga, el candidato del PSdeG, cuya derrota no tiene paliativos. Pierde cuatro de los 18 diputados con los que se quedaron los socialistas en 2012, cuando ya habían perdido siete, y ve reducido su porcentaje de apoyos a un magro 17,89%. El resultado sume al PSdeG en una situación de absoluto descontrol, al destrozar las aspiraciones de continuidad de los herederos de su anterior secretario general, José Ramón Gómez Besteiro, que dimitió recientemente por su imputación en dos causas judiciales. Enfrente tampoco se vislumbran alternativas, tras la derrota en las primarias de José Luis Méndez Romeu con el apoyo de distintos pesos pesados del socialismo gallego, entre ellos el alcalde de Vigo, Abel Caballero.

Para En Marea, el 'sorpasso' es un consuelo menor, cuando hace unos pocos meses se vislumbraba como auténtica alternativa a Feijóo. La alianza formada por Podemos, las mareas municipales, Anova y Esquerda Unida, un partido instrumental creado para las elecciones, obtiene 14 escaños, cinco más que los que obtuvo en 2012 el precedente de la Alternativa Galega de Esquerda (AGE), liderada por Anova y Esquerda Unida. Son los mismos 14 que logra el PSOE, pero con 16.000 votos más que los socialistas. La opción liderada por el exmagistrado Luis Villares alcanza un apoyo del 19% y se consolida también como fuerza política eminentemente urbana, al lograr el segundo puesto en las siete ciudades gallegas.

El BNG consolida el proyecto de Ana Pontón, su candidata, que fue la auténtica revelación tanto de la campaña como del debate televisivo

El Bloque Nacionalista Galego salió tan tocado de las dos últimas generales, en las que perdió su representación en el Congreso de los Diputados, y tenía tan cuesta arriba las encuestas, que sus seis diputados le saben a victoria. Supera los cinco necesarios para conservar el grupo parlamentario, una posibilidad vivida con angustia por los nacionalistas, y además limita la pérdida de diputados a uno, eso sí, con casi dos puntos menos de apoyo. De cara al futuro, el BNG consolida el proyecto de Ana Pontón, su nueva portavoz nacional y candidata, que fue la auténtica revelación tanto de la campaña como del debate televisivo a cinco.

Ciudadanos comparte con el PSdeG la condición de gran perdedor. En su caso, producto de una campaña desastrosa y una candidata de perfil bajo, Cristina Losada, que dejó a su partido a años luz del 5% que la ley electoral exige para obtener representación en una circunscripción. No lo logra en ninguna de ellas, ni siquiera llega al 4%, con una media autonómica del 3,36%. Se frustran así las expectativas de una formación política que se jugó todo en esta campaña a la carta de convertirse en la bisagra de Feijóo.

Resultados de las elecciones gallegas: Feijóo logra una victoria histórica en Galicia

El PP fue el partido más votado en todas las ciudades, aunque sufrió un moderado castigo en Vigo, la mayor ciudad de la comunidad autónoma, donde se quedó con el 34,4% de los votos, 13 puntos menos que la media de Galicia. En A Coruña sobrepasó el 43%, aunque En Marea, el partido del alcalde Xulio Ferreiro, se mantiene con un 24% de apoyos. En Ferrol, donde también gobierna con apuros, En Marea logra el 23,7% de los votos, frente al 44,25% del PP y el 17,7% del PSOE. Y en Compostela, ciudad igualmente con alcalde de la izquierda rupturista, la situación es similar, con el PP con el 46,2% de los votos, En Marea en 20,8% y PSdeG en 16,5%.

Galicia, "una excepción en la política nacional"

Feijóo fue el último de los candidatos en comparecer públicamente tras el recuento de los votos. Lo hizo con una larga intervención en la que realizó una no menos extensa relación de agradecimientos, Mariano Rajoy y José Manuel Baltar incluidos. “Galicia es hoy una excepción en la política nacional”, se felicitó el reelegido presidente, que situó a la comunidad autónoma como una auténtica singularidad “de unidad, estabilidad y responsabilidad”, frente al bloqueo político que padece la política estatal.

Destacó además las difíciles circunstancias de su mayoría absoluta, cuando por primera vez “había que dividir los votos entre cinco” y existía un competidor en el “centro-derecha”. “En Galicia no habrá bloqueos, ni líneas rojas, ni vetos, ni parálisis. Galicia no se va a parar, va a trabajar desde el minuto uno”, aseguró. En su intervención, el candidato del PP trató también de ahuyentar la posibilidad de cambiar su escenario político a Madrid, al afirmar que será un “servidor” de todos los gallegos “hasta 2020, cuando finalice la legislatura”.

Leiceaga compareció mucho antes. Arropado por distintos integrantes de la gestora del PSdeG encabezados por su presidenta, Pilar Cancela, el candidato socialista reconoció la necesidad de “corregir errores” y “hacer autocrítica” ante un resultado que no le deja “satisfecho ni contento”. “Seguramente no fuimos capaces de explicar a los gallegos nuestra alternativa, y que se nos visualizara como alternativa, y eso dificulta que el cambio se produzca en Galicia”, lamentó.

Luis Villares, mientras, consideró que el resultado de las elecciones “inicia el camino” para derrotar al PP en 2020. Rodeado de algunos de los miembros de la candidatura, entre ellos el histórico del nacionalismo Xosé Manuel Beiras, el candidato de En Marea consideró que “el sueño de conseguir un país más justo” está ahora “mucho más cercano”. Su formación política, explicó, consiguió dos de sus tres objetivos, “construir una herramienta política funcional” y convertirse en “alternativa”, pero no el tercero, que era la configuración de una mayoría alternativa al PP.

La candidata de Ciudadanos atribuyó que su partido se quedara sin representación en Galicia a una ley electoral “injusta” y “obsoleta”

Ana Pontón fue la única contrincante de Feijóo visiblemente alegre tras el recuento. La candidata del BNG valoró sus seis diputados como un “punto de inflexión” para la alternativa nacionalista. “Desmontamos las encuestas y demostramos la fortaleza de una organización que lleva 30 años trabajando con una base sólida en este país”, manifestó, aunque no dejó de lamentar que no se consiguiera “alternativa de cambio”.

La candidata de Ciudadanos no ocultó su decepción, aunque atribuyó que su partido se quedara sin representación en Galicia a una ley electoral “injusta” y “obsoleta”, que hace que “casi 50.000 gallegos se queden sin representación en el Parlamento” .

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios