en la cima del ejecutivo y del legislativo

Rajoy, Pastor, Suárez Costa, 'Pinini'... el clan pontevedrés domina España

​El ascenso de Ana Pastor consolida el poder de un círculo crecido en la pequeña capital gallega y que ahora domina el Ejecutivo y el Legislativo

Foto: El marido de Ana Pastor, José Benito Suárez, y Mariano Rajoy de caminata por Pontevedra. (EFE)
El marido de Ana Pastor, José Benito Suárez, y Mariano Rajoy de caminata por Pontevedra. (EFE)

Con sus apenas 83.000 habitantes, Pontevedra, esa pequeña capital de provincia en la que todo el mundo se conoce, ha situado a dos de sus ciudadanos al frente de dos de las más altas instituciones del Estado. O más bien ha sido uno de ellos, el presidente del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, el que ha aupado a la otra, Ana Pastor, como presidenta del legislativo. Es la consolidación definitiva del clan de Pontevedra, el exclusivo círculo de amistades personales que el aspirante a la reelección ha ido situando a lo largo de su carrera política en puestos claves de la Administración.

No es una táctica nueva. Desde que asumió su primer cargo público a los 27 años, ese círculo de confianza forjado en el Casino de Pontevedra, en la cafetería Blanco y Negro o en los veranos en Sanxenxo ha ido adquiriendo más y más poder. Es el caso de la ya exministra de Fomento, pero también de su marido, José Benito Suárez Costa, probablemente el mejor amigo de Rajoy, al frente de la Autoridad Portuaria de Marín y Ría de Pontevedra. O el de Pilar Rojo, ahora diputada tras presidir el Parlamento de Galicia y pasar por alguna 'consellería'. O el de Francisco Millán Mon –casado con una hermana del presidente–, el del fallecido Francisco Villar y el de tantas otras amistades que, según sus detractores, fueron escalando en la política sin muchos más méritos que los vínculos de la amistad.

Ana Pastor, de Muface al Congreso

Al poco de que Aznar llegara al Gobierno y nombrara a Rajoy ministro de Administraciones Públicas, las puertas de Madrid se le abrieron a los de Pontevedra. No tardó en cruzarlas Ana Pastor, natural de Zamora pero pontevedresa de pies a cabeza como Rajoy, que nació en Santiago. Licenciada en Medicina y Cirugía, había ejercido ciertos cargos menores en la Xunta de Manuel Fraga, cuando su amigo y gran mentor la nombró directora general de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface). Después pasó a subsecretaria de Administraciones Públicas, y posteriormente seguiría a Rajoy con el mismo cargo en Educación, Cultura y Deporte y, ya en 2001, en Interior. Solo un año después ya era ministra de Sanidad y Consumo para, en diciembre de 2011, volver al primer Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy.

Ana Pastor. (Ilustración: Raúl Arias)
Ana Pastor. (Ilustración: Raúl Arias)

Suárez Costa, su marido y mejor amigo de Rajoy

Más que asidua de la amistad del presidente, la nueva presidenta del Congreso es la mujer del mejor amigo que este tiene, su mayor confidente, la persona con la que comparte en verano ese pseudodeporte que el PP ha denominado caminar rápido, concejal del PP cuando Rajoy ocupó su primer ministerio y ahora al frente de la muy bien retribuida Autoridad Portuaria pontevedresa. Suárez Costa, capitán de la Marina mercante, ingeniero industrial y profesor universitario, pasó previamente por algunos cargos en Galicia. Era director general de Protección Civil de la Xunta cuando se produjo la catástrofe del Prestige. Acompañó a Rajoy y a las mujeres de ambos, Ana Pastor y Elvira Fernández, en la polémica escapada a Doñana mientras el barco soltaba todo su combustible frente a Galicia.

El fallecido cirujano Paco Villar

El creciente poder y la influencia de Ana Pastor estuvieron eclipsados durante muchos años por los que ejerció otro médico que se pasó a la Administración. Se trata de Francisco Villar, al que Rajoy convirtió en su ahijado político en cuanto llegó al Gobierno de Aznar. Paco Villar, fallecido en 2011, fue secretario de Estado de Administraciones Públicas como lo sería después de Deporte y de Interior, director de Gabinete del vicepresidente Primero o coordinador del desastre del Prestige, siempre como número dos de su gran amigo gallego. Tal era su influencia sobre el presidente que a él se le atribuye la apuesta de Rajoy por Soraya Sáenz de Santamaría. Villar, médico cirujano general, era primo del exalcalde de Pontevedra Francisco Cobián, que también llegó al cargo a propuesta de Rajoy, y que antes de dedicarse a su gestoría fue promovido como uno de los seis consejeros de la sociedad estatal Expo 98 de Lisboa.

Pilar Rojo 'Pinini' y su marido, 'Fredy' Díaz-Grande

En el clan de Pontevedra ocupa un lugar destacado la diputada Pilar Rojo, 'Pinini' para Rajoy y el resto de sus amistades, compañera de reuniones juveniles del presidente en funciones y casada con Alfredo Díaz-Grande, arquitecto gallego muy próximo al presidente. Fredy, como le conocen sus amigos, fue nombrado coordinador del concurso de ideas de Cidade da Cultura, el megaproyecto con el que hipotecó los presupuestos de la Xunta durante décadas el expresidente Fraga. Cuando el Parlamento de Galicia abrió una investigación sobre aquellos contratos, Díaz-Grande aseguró no tener memoria suficiente para explicar el suyo ni sus atribuciones. “No tengo más memoria para entrar en otras cosas. Han pasado ocho años y no me acuerdo de más historias”, respondió a los diputados de la comisión.

Pilar Rojo en Santiago de Compostela. (EFE)
Pilar Rojo en Santiago de Compostela. (EFE)

El cuñadísimo Millán-Mon

Del clan pontevedrés forma un lugar destacado el eurodiputado Francisco Millán-Mon, el cuñadísimo, casado con una hermana del presidente en funciones, a quien se le atribuye una enorme influencia política sobre Rajoy. Fue de hecho su asesor entre 2000 y 2003, un año antes de dar el salto a Bruselas, donde permanece, y lugar desde el que ha promocionado como ministros a José Manuel García Margallo y a Íñigo Méndez de Vigo. Su hermano Alejandro Millán-Mon –nombrado gobernador  civil de Pontevedra en 1996– es, por lo tanto, concuñado de Rajoy, también es médico y también accedió por primera vez a un cargo público de la mano del aspirante a la reelección. Y es concuñado a su vez de otro de los importantes del clan, Tomás Iribarren, que fue nombrado presidente de la Autoridad Portuaria de Pontevedra cuando Rajoy llegó a su primer ministerio, cargo que ejerció hasta 2003.

Manuel Fernández Balboa, el hermano de Viri

Manuel Fernández Balboa. (EFE)
Manuel Fernández Balboa. (EFE)

De los Millán-Mon es primo García-Borregón Millán, nombrado delegado de Sanidad de la Xunta en Pontevedra, cargo en el que sucedió a dos grandes del círculo de influencia de Rajoy como Francisco Villar y Ana Pastor. Y ejerció una importante responsabilidad Manuel Fernández Balboa, hermano de Elvira Fernández, 'Viri', la mujer del presidente. Con solo 29 años, le pusieron al frente del departamento económico financiero de la Fundación Cidade da Cultura, con un sueldo de 42.000 euros de la época.

El clan se ha ampliado hasta formar una gran guardia pretoriana del presidente en funciones, pero sobre todo ha ido ascendiendo en el escalafón hasta llegar a la situación actual, en la que dos de las tres grandes autoridades del Estado son de Pontevedra. Es la ciudad en la que en los inicios de los setenta vivió Rajoy su primera juventud, una ciudad regida por una rutina de bailes de sociedad, veraneos en Sanxenxo y paseos por el casco histórico. En ella encajó como un guante el hijo del magistrado allí destinado. El apego que le ha llevado a aupar a su círculo local de amistades es el mismo que le multiplicó el dolor del puñetazo de la campaña de 2015 o que le hizo lamentar su declaración como 'persona non grata'. Ya lo advirtió entonces: “No voy a renunciar a Pontevedra ni al vermut en el Blanco y Negro”. 

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios