"Ha costado miles de vidas": así se fraguó el semáforo de Sanidad bloqueado desde diciembre
  1. España
  2. Coronavirus
Urge para Semana Santa

"Ha costado miles de vidas": así se fraguó el semáforo de Sanidad bloqueado desde diciembre

La historia de este documento comenzó cuando, a finales de septiembre, se adoptó un umbral de 500 casos por 100.000 habitantes como límite para tomar medidas

placeholder Foto: La ministra de Sanidad, Carolina Darias. (EFE)
La ministra de Sanidad, Carolina Darias. (EFE)

Cuando una comunidad autónoma reduce el aforo de los bares o limita el horario de los comercios, lo hace amparado por la evidencia científica. Al menos esa es la teoría. Los técnicos de cada región elaboraron en octubre el llamado "semáforo de Sanidad", que determinaba los umbrales en los que habría que tomar cada medida según los datos disponibles hasta entonces, pero consideran que llevaba tiempo desactualizado. Su última versión, más restrictiva, estuvo bloqueada desde mediados de diciembre: no llegó a tiempo de Navidad y, probablemente, solo su filtración ha permitido que se apruebe de urgencia antes de Semana Santa y tras el puente de San José.

La historia de este documento comenzó cuando, a finales de septiembre, se adoptó un umbral de 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días como límite para tomar medidas. Los técnicos de las comunidades autónomas protestaron por considerarlo elevadísimo: lo normal es que ellos recomienden y los políticos ratifiquen, pero en este caso se había intentado el recorrido contrario. Como consecuencia el órgano responsable, la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta, rechazó el indicador.

Fue entonces cuando el Pleno del Consejo Interterritorial encargó a la Ponencia la elaboración del documento de actuaciones de respuesta coordinada que fue publicado el 22 de octubre, con umbrales y medidas: el famoso "semáforo". Consciente de la necesidad de endurecer las medidas antes de Navidad, la Ponencia aprobó una actualización el 17 de diciembre basada en las nuevas evidencias sobre el riesgo que suponen interiores como bares y gimnasios. Esta, según reveló 'elDiario.es' esta semana, nunca fue ratificada ni debatida por parte de la Comisión de Salud Pública, órgano compuesto por los directores generales de Salud Pública.

Foto: Un avión de la compañía Ryanair se aproxima al aeropuerto de Manises, Valencia. (EFE)

"El nuevo documento no sale, está atascado, y que no saliera antes de Navidades ha costado miles de vidas", lamentaban a El Confidencial fuentes próximas al mismo días antes de su publicación. Las personas consultadas temían que no saliera antes de Semana Santa, ni siquiera tras su filtración a los medios, y se muestran gratamente sorprendidos de que finalmente haya sido aprobado.

La primera versión de esta nueva actualización introdujo en diciembre dos novedades: se endurecían las medidas en los espacios interiores, con un ojo puesto en la hostelería, y se establecía un "freno de mano", un mecanismo para adelantarse a los cambios de tendencia. En enero se volvió a enviar a la Comisión de Salud Pública, de nuevo sin éxito: "Una vez se metió en el orden del día y lo volvieron a enviar sin ese punto".

Más adelante se incorpora un nivel 4 al documento, que hasta entonces solo contaba con 3. Esta versión final se acordó el 12 de febrero y fue aprobada por la Ponencia el 26 de ese mismo mes. Esta envió un 'email' oficial el 10 de marzo para dejar por escrito que el documento estaba aprobado. La frustración por que no se diera luz verde al nuevo semáforo era tal que incluso se llegó a sugerir su posible filtración a los medios.

Foto: Foto: Reuters.

La importancia del documento estaba tan clara para los técnicos que varias comunidades autónomas han estado aplicando las medidas recogidas en el mismo, saliéndose de la versión de octubre. "Es muy frustrante porque te dicen que las medidas están descoordinadas, cuando las regiones han tenido que endurecer por su cuenta, aplicando la actualización porque no se había aprobado", comenta uno de los técnicos.

“Nosotros queremos endurecer ya las medidas de cara a Semana Santa. Las queremos endurecer de normal”. Estos rifirrafes, en su opinión, resienten la fe de la población en el sistema: "La gente entiende que las restricciones son de los políticos, pero como están tan desprestigiados no se las creen, cuando hay técnicos detrás que algo saben. Aunque los de arriba no estén de acuerdo".

Un nivel 4 y medidas más duras para la hostelería

El nuevo documento muestra medidas de nivel 4 que inciden en los espacios cerrados al recategorizar las actividades como de "riesgo alto" (interior de hostelería y gimnasios), "medio" (comercios y hoteles) y "bajo" (parques, centros educativos y actividad física individual). A partir de ahora, una incidencia a 14 días de más de 150 casos por 100.000 habitantes se considera "alta" y permite, por ejemplo, el cierre de bares y restaurantes.

Uno de los cambios del documento es sutil pero importante. En la versión de octubre se dice que en el nivel 3 "la autoridad sanitaria deberá valorar el cierre de las zonas interiores". Fuentes consultadas explican que "distintos lobbies", como gimnasios y bares, han jugado hasta ahora con la ambigüedad del verbo "valorar" para mantener su actividad. Por eso, la nueva versión lo cambia por "suprimir" ya desde el nivel 3, al abrigo de las nuevas evidencias disponibles sobre el riesgo que suponen estos espacios.

Foto: Una terraza asturiana. (EFE)

La nueva versión endurece las medidas de nivel 3, pero también gradúa las de nivel 2 para evitar diferencias bruscas. "El gran problema cuando se desescaló justo antes de Navidades fue que se pasó a la más absoluta nada: las medidas de nivel 2 eran muy poca cosa", explica uno de los técnicos que ha participado en su elaboración.

Un freno de mano a la alemana

El documento incorpora un freno de mano con el que ya cuentan países como Alemania. Este, ante el "empeoramiento brusco" de la tendencia, permite adoptar las medidas del siguiente nivel aunque solo uno de los indicadores haya subido mucho. En otras palabras, se establece "el nivel de alerta valorando únicamente los indicadores de uno de los bloques, teniéndose en cuenta el valor más alto de cualquiera de ellos".

Esto evita tener que esperar hasta que la situación empeore hasta alcanzar el umbral, algo especialmente importante en fechas complicadas como Navidad y Semana Santa. "Los umbrales te dejan vendido, porque el impacto asistencial se trampea y lleva dos semanas de retraso", explica uno de los técnicos, que considera que "no se puede esperar tanto" antes de tomar medidas.

La nueva versión continúa con el código de colores conocido como semáforo, con el que algunos técnicos no están de acuerdo. "Todo el mundo quiere umbrales, pero al mismo tiempo se los quieren saltar", aclara uno de ellos. "Hacen trampas inflando el número de camas UCI, al contar las extraordinarias en vez de las estructurales, para que no suba tan rápido. Cualquiera puede construir camas, pero necesitan personal y no valen anestesistas”. Para evitar estas "trampas al solitario" se llegó a proponer medir camas UCI por 100.000 habitantes, algo que finalmente no incluye la actualización.

Umbrales oficiales para evitar demandas

La ministra de Sanidad,Carolina Darias, recordó en varias ocasiones esta semana que el documento anterior, del 22 de octubre, representaba los "mínimos", y que las comunidades autónomas podían endurecer las medidas si lo desean. Los técnicos, sin embargo, critican que no tener un documento estatal los ha dejado hasta ahora "solos ante el peligro" frente a las "miles" de demandas que reciben, porque hace que sus medidas parezcan "opinión". Estas batallas legales, aseguran, "colapsan" su trabajo y han afectado enormemente a regiones como Valencia.

Foto: El embajador Wolfgang Ischinger, en una imagen de archivo. (Reuters)

"Todas las semanas nos llevan a juicio con demandas patrimoniales contra los técnicos y cada hostelero pide 300.000 euros", aseguran. "Es muy triste que los jefes de Epidemiología de todas las comunidades autónomas estén rogando porque lo sufren en sus carnes al ser los que se pelean con los jueces, que les dan 24 horas para responder".

Además, inciden en la importancia que tenía "oficializar" lo que ya hacen algunas comunidades autónomas, ya que las que no toman medidas severas impactan en las demás. Por ejemplo, el País Vasco tiene umbrales muchísimo más altos. Además, otras regiones han aplicado hasta ahora el documento viejo, que no incluía el freno de mano que los técnicos consideran imprescindible.

¿Cuándo se confina España?

Desde la Administración critican que el nuevo documento siga sin mencionar el confinamiento domiciliario y los toques de queda, que creen que deberían figurar para que se puedan proponer al alcanzar determinado umbral. Sin embargo, aseguran que hay reticencias a poner blanco sobre negro las medidas más restrictivas que afectan a los derechos fundamentales.

"No quieren que ciertas cosas estén protocolizadas y lo llevan con mucho secretismo, pero ¿qué nivel de contagios necesita España para tener un confinamiento domiciliario?", se pregunta una de las fuentes consultadas. "[La incidencia acumulada a 14 días de] Madrid ha llegado a 1.000. ¿Cuántos casos son aceptables, 2.000? Esa pregunta nos la hemos hecho y no está respondida".

Foto: La Comunidad Valenciana aplica desde este jueves las nuevas medidas contra la pandemia de coronavirus. (EFE)

Los técnicos consultados se conforman con que se incluya el verbo "valorar" como sucedía antes con la hostelería. "Te dicen que tienes autonomía para hacer lo que quieras, pero no te dejan hacer confinamiento domiciliario cuando crees que toca".

También sugieren que se consideren los peores escenarios posibles hasta llegar a un hipotético nivel 6, algo con lo que ya cuentan algunas comunidades autónomas como Asturias y La Rioja: "Ante una situación catastrófica, ¿qué hacemos? Eso está sin definir". Un borrador del nuevo semáforo publicado esta semana incluía el esbozo de nuevos niveles a partir del 4, pero estos no alcanzaron la versión final.

Coronavirus Bares Hostelería Confinamiento Madrid
El redactor recomienda