"Riguroso" invierno en el puente de San José: una borrasca ocasionará ambiente gélido
  1. España
caída generalizada de las temperaturas

"Riguroso" invierno en el puente de San José: una borrasca ocasionará ambiente gélido

La entrada de una masa de aire muy frío procedente del norte de Europa, junto con la formación de una borrasca en el Mediterráneo, provocará inestabilidad meteorológica desde este jueves, con frío intenso y precipitaciones localizadas

placeholder Foto: Una masa de aire frío, unida a una borrasca, propiciarán un ambiente gélido en San José (EFE)
Una masa de aire frío, unida a una borrasca, propiciarán un ambiente gélido en San José (EFE)

Si algún consuelo queda para la ciudadanía española que no podrá viajar en el puente de San José es que, en cualquier caso, el tiempo no acompañará por las fuertes rachas de viento y la caída en picado de las temperaturas que provocarán hasta el domingo un ambiente de "riguroso invierno" coincidiendo con la entrada de la primavera. Aunque aún es difícil hacer predicciones certeras, la última previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) vaticina una invasión progresiva de aire frío en altura a partir del jueves, 18 de marzo, al solaparse la entrada de vientos procedentes del norte del continente con la formación de una borrasca en el Mediterránea, que intensificará el dencenso "importante" que sufrirán los termómetros este puente y que, incluso, podría dejar nevadas en cotas relativamente bajas.

A pesar de que la última semana del invierno arrancó con tiempo estable, desde este miércoles ya corren vientos del norte que anticipan los últimos coletazos de la época estival, que se dejarán notar en la península y las islas Baleares. Los cambios importantes llegarán a partir del jueves, cuando el viento comience a arrastrar a la península una masa de aire muy frío, procedente del norte de Europa, que invadirá España, acompañada de una borrasca con movimiento retrógrado. "¿Qué significa esto del movimiento retrógrado? Pues que el desplazamiento de la borrasca no será el más habitual: viajará desde el norte de Europa a nuestro país, es decir, se moverá en dirección suroeste, cuando habitualmente las borrascas siguen una ruta que las lleva desde el oeste (desde el Atlántico) hacia el este, o sea, hacia el interior del continente europeo", explica el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo.

Foto: Temporal de frío y nieve en Madrid. (Foto: EFE)

"Es más difícil predecir la posición exacta de estas borrascas y, por lo tanto, la incertidumbre asociada a su pronóstico es más alta que de costumbre", advierte asimismo Del Campo. Lo que sí se tiene claro es que la conjunción de este anticiclón atlántico y de las bajas presiones mediterráneas se creará "una especie de autopista por la que circularán vientos fríos y secos, por lo que las precipitaciones en general no van a ser muy abundantes", así como la nieve, que se dejará ver en cotas relativamente bajas, tampoco será "un fenómeno muy extremo ni generalizado", señala también el portavoz de la AEMET. Lo que sí marcará el tiempo en casi todo el país, a excepción de las islas Canarias, será un drástico descenso de las temperaturas —tanto diurnas como nocturnas— que se notaría, primero, en el sureste peninsular, el área mediterránea y Baleares. Esta caída que sufrirán los termómetros podría ser "extraordinaria" en el sureste de la península, con valores inferiores incluso en diez grados. Además, en amplias zonas del interior del país también se darán temperaturas nocturnas muy bajas.

"A todo este ambiente frío tenemos que añadir el viento, que soplará con intensidad en zonas de montaña, valle del Ebro y otros puntos del nordeste peninsular y Baleares. Serán vientos del norte y del nordeste, fríos, recios, que acrecentarán esta sensación invernal", añade Del Campo. Para el jueves, también se cuenta con que aumentará la inestabilidad, sobre todo en el área mediterránea. De ahí que se esperen precipitaciones en las islas Baleares, la Región de Murcia, el sur la Comunidad Valenciana y Andalucía oriental. Estas lluvias se darán en forma de chubascos y podrían venir acompañadas de tormentas, localmente fuertes en el sur de la región valenciana. Asimismo, dada la incertidumbre meteorológica que todavía persiste, no se descartan lluvias en el centro de la península y en el resto de la mitad oriental.

El viernes seguirán descendiendo las temperaturas en la mitad norte —en la mitad sur peninsular también seguirán cayendo las nocturnas—, con heladas de madrugada en algunas zonas y precipitaciones ocasionalmente tormentosas en el Cantábrico, Navarra, Burgos y La Rioja, unos chubascos que serán localmente fuertes en el Cantábrico oriental y en Pirineos, donde las nevadas serán asimismo importantes. Dada la profundización de la borrasca al este de las islas Baleares durante el fin de semana, se espera una nueva inestabilización del área mediterránea el día de San José, que dará lugar a precipitaciones en el entorno de Baleares, con probabilidad de ir acompañadas de tormentas. La bajada de la cota de nieve dejará nevadas en zonas de montaña del norte y, con menor probabilidad, del este y sur peninsular.

En el resto de España, habrá ambiente muy frío con cielos poco nubosos o despejados y el viento soplará con rachas fuertes en el nordeste peninsular, zonas de montaña y Baleares. La inestabilidad meteorológica que condicionará el puente de San José puede observarse en el gráfico interactivo de la plataforma meteorológica Windy que se muestra bajo estas líneas:

La primavera llega 'disfrazada' de invierno

El sábado, día en que comienza la primavera, las temperaturas seguirán siendo plenamente invernales, con valores de entre 10 y 15 grados por debajo de lo normal en esta época del año, ya que se producirá la segunda entrada de aire frío de procedencia continental. Las temperaturas diurnas estarán el fin de semana incluso por debajo de los 5 grados en buena parte del norte peninsular y las precipitaciones persistirán, según la AEMET, con nieve en cotas bajas, aproximadamente en las mismas zonas, aunque ya con menor intensidad y una progresiva recuperación del tiempo. De forma más abundante se darán chubascos en las islas Baleares, Melilla y puntos del área mediterránea peninsular, especialmente en el sur de la Comunidad Valenciana.

En cuanto a las temperaturas nocturnas, las heladas serán frecuentes. "Ya el jueves y el viernes afectarán sobre todo al este de Castilla y León, nordeste de Castilla-La Mancha y sur de Aragón, así como a zonas de montaña, pero durante el fin de semana se generalizarán y afectarán a buena parte del interior, alcanzando además cierta intensidad para la época del año, pues bajaremos de -2 grados en la meseta sur, -5 en la meseta norte y páramos del centro y -10 en zonas de montaña", sostiene Del Campo.

Con la llegada del domingo, las temperaturas diurnas podrían iniciar una recuperación, pero todavía se vivirá un ambiente muy frío. Asimismo, irán revirtiendo las precipitaciones, aunque todavía podrían ser intensas en Baleares y Melilla, y también amainará el viento. El archipiélago canario queda al margen de la situación, con ambiente suave, algunas nubes y posibles lloviznas en algunas zonas del norte de las islas más montañosas durante toda la semana. "Dado el cambio que se espera a partir del jueves y la incertidumbre del pronóstico, es recomendable seguir la predicción del tiempo actualizada, así como los avisos de la AEMET", avisa no obstante Del Campo ante los posibles cambios que se puedan dar en la predicción meteorológica.

Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) Frío Primavera
El redactor recomienda