Es noticia
Menú
"Estaba de baja, necesitaba un cambio y me puse a vender medusas 'online'"
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
criadero en valencia

"Estaba de baja, necesitaba un cambio y me puse a vender medusas 'online'"

La bióloga marina Ana Gordillo estuvo más de 11 años trabajando en el Oceanogràfic de Valencia, pero en 2017 decidió apostar por el emprendimiento de la cría, mantenimiento y venta de estos animales

Foto: Ana Gordillo trabajando en su criadero de medusas de Valencia. (Cedida)
Ana Gordillo trabajando en su criadero de medusas de Valencia. (Cedida)

Después de quedarse embarazada, y en plena baja de maternidad, la bióloga marina originaria de Valencia, Ana Gordillo, se dio cuenta de que “necesitaba un cambio”. Llevaba toda la vida trabajando en acuarios públicos y observando que los visitantes “se quedaban embobados mirando las medusas”. Descubrió que, en Estados Unidos, Reino Unido y Japón, disponer de estos invertebrados como animal de compañía era todo un fenómeno. Decidió trasladar la idea a España y montó Medusea, la primera tienda del país en ofrecer medusas a domicilio.

Cinco años más tarde, el negocio está creciendo como la espuma. Empezó comprando los primeros acuarios especializados (medusarios) en China para tantear el terreno y las ventas fueron un éxito. Ahora exporta a toda la península desde Paterna, en Valencia, e incluso a países europeos como Francia, Italia o Noruega (a este último, solo acuarios). El transporte pudiera parecer un tanto extraño porque se envían en bolsas de plástico llenas de agua, envueltas con poliespan y en una caja de cartón. Además, en su mayoría, tardan menos de 24 horas en llegar a su destino. La experta asegura que “no les ocurre nada porque las medusas son animales muy simples que apenas necesitan oxígeno”.

placeholder Medusas creciendo en el criadero en Paterna. (Cedida)
Medusas creciendo en el criadero en Paterna. (Cedida)

En cualquier caso, Gordillo jamás imaginó que fuera a vivir de vender medusas, y mucho menos 'online'. “Vamos con altibajos y con baches, no es para nada un proceso lineal”, indica. De hecho, cerró la tienda física que tenía en Paterna para dedicarse exclusivamente a la venta por internet porque "funciona mucho mejor" y "es una nueva tendencia que interesa a la gente".

Lo cierto es que cada vez hay más curiosos en la compra de medusas. Gracias a ferias como Expoterraria —la Feria Internacional de Reptiles que este año se celebrará en Madrid el próximo mes de septiembre—, la adquisición de animales poco frecuentes para tener en casa aumenta cada año.

Un mes bueno pueden llegar a criar hasta 150 ejemplares. "Desde que nacen hasta que se ponen en venta puede pasar un mes"

El director de la clínica veterinaria de Animales Exóticos 24H, Javier Fernández Martínez, explica a El Confidencial que, “aunque nadie se ha personificado con las medusas en consulta (son difíciles de trasladar en el acuario especializado), sí nos han llamado por teléfono para hacer consultas sobre qué tienen qué comer o a qué temperatura tiene que estar el agua”. Y confiesa: “Yo ahora mismo estoy intentando hacerme con un medusario, me encantan, pero me van a matar en casa”.

"Las criamos nosotros"

En vista del crecimiento de la demanda, Gordillo decidió complementar su importación extranjera con un minicriadero en su ciudad natal. “Producimos en función de los pedidos que tengamos —señala la experta y empresaria—, pero solo aquellas que pueden estar en medusarios como las medusas luna (las más asequibles), bola de cañón, ortiga de mar o ‘huevo frito’, autóctona del Mediterráneo”.

Un mes bueno pueden llegar a criar hasta 150 ejemplares. “Desde que nacen hasta que se ponen en venta puede pasar un mes, pero, si el cliente busca una medusa más grande de 15 centímetros, hay que esperar mínimo tres meses”, explica la bióloga, y "el tiempo de vida puede alargarse más de un año".

placeholder Un medusario en una mesilla de noche. (Cedida)
Un medusario en una mesilla de noche. (Cedida)

¿Pero hasta qué punto es coherente tener este tipo de animales en casa? La realidad es que, en términos de legalidad, la línea se cruzaría si se adquiriesen esos animales directamente del medio natural. El abogado especializado en la importación y exportación animal, David Martínez Cubells, señala que “el problema viene si te llevas una medusa de una playa”. Las medusas de Gordillo son criadas en cautividad. Explica que no llegan a crecer tanto como en el medio natural porque “no están todo el rato alimentándose” y “se adaptan al tamaño del acuario”.

"Padre de medusas y un chihuahua"

Las redes sociales han sido clave para la difusión de este emergente sector. Clientes como Mario Sánchez, un diseñador gráfico de 30 años, comparten a través de TikTok su día a día con sus nuevas mascotas. Se define a sí mismo como “padre de medusas y un chihuahua” y, desde que en enero descubriese Medusea, se ha convertido en su mejor cliente.

No obstante, mantenerlas tiene su dedicación. Los cuidados del agua son especialmente importantes. “Primero hay que comprar el acuario especializado y esperar dos meses a que crezcan las bacterias necesarias para recrear su ecosistema”, apunta Gordillo. Después, hay que mantener los niveles de salinidad adecuados semanalmente y darles de comer a diario. “Yo incluso me he comprado una incubadora de artemia para cultivarla yo, que comprar tanto pienso seco al final me sale muy caro”, comenta Sánchez.

@mario_delnido Llegaron nuestras medusas y las ponemos en el medusario! #medusas #jelly #medusario #jellyfish #aquajelly #pet #ocean ♬ love nwantinti (ah ah ah) - CKay

Aunque no todos piensan que las medusas podrían considerarse mascotas, sino meros "animales de compañía". "Con las medusas y los peces no se genera un vínculo tan fuerte, al menos no es recíproco, y tenerlas en casa es mucho más sencillo que tener un perro o un gato", apunta el experto en Etología Clínica y Cinoterapia de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Àngel Casellas. El docente universitario también habla de modas. “Hace un tiempo a la gente le dio por tener cerdos vietnamitas e iguanas en casa”, continúa.

Ahora, Ana Gordillo ha iniciado un nuevo mercado y cada surgen más empresas similares a la suya, pero los clientes e interesados en estos animales tienen Medusea como principal referencia. El veterinario Javier Fernández la mencionó sin ni siquiera ser preguntado: “La gente cada vez se interesa más por las medusas porque hay una empresa que se llama Medusea que cada vez se está haciendo más conocida. Y tiene lógica, yo soy un apasionado de los animales y los acuarios con medusas quedan preciosos”.

placeholder Mario Sánchez controlando los niveles del agua. (Cedida)
Mario Sánchez controlando los niveles del agua. (Cedida)

Gordillo no duda en el riesgo que fue "tirarse a la piscina", pero, por el momento, su iniciativa funciona. Mientras sigan existiendo personas como Mario, el negocio seguirá a flote. Aunque él mismo reconoce que su 'hobby' es un tanto peculiar: "No conozco a nadie más que tenga medusas, la verdad. Mis padres al principio pensaban que estaba loco, pero ahora incluso les hacen fotos para enseñárselas a sus amigos cuando vienen a visitarme".

Después de quedarse embarazada, y en plena baja de maternidad, la bióloga marina originaria de Valencia, Ana Gordillo, se dio cuenta de que “necesitaba un cambio”. Llevaba toda la vida trabajando en acuarios públicos y observando que los visitantes “se quedaban embobados mirando las medusas”. Descubrió que, en Estados Unidos, Reino Unido y Japón, disponer de estos invertebrados como animal de compañía era todo un fenómeno. Decidió trasladar la idea a España y montó Medusea, la primera tienda del país en ofrecer medusas a domicilio.

Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda