¿Pueden dormir los organismos que no tienen cerebro?
  1. Alma, Corazón, Vida
la evolución

¿Pueden dormir los organismos que no tienen cerebro?

Un grupo de investigadores ha decidido analizar unas formas de vida primitivas que viven en el agua, conocidas como Hydra vulgaris, para conocer la respuesta

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

La pregunta es clásica: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? En este caso, es un poco más difícil: ¿qué fue antes, el dormir o el cerebro? Suena raro, ¿no? Pero tiene una explicación lógica: cabría pensar que aquellos organismos que no tienen cerebro no pueden dormir, porque una de las funciones más importantes del descanso es, justamente, poder limpiar el cerebro. Gracias a él, por otra parte, podemos soñar y tenemos esas extrañas, bellas y a veces terroríficas fantasías que nos acechan por las noches.

¿Entonces podríamos concluir que los organismos sin cerebro no tendrían necesidad de descansar? La misma pregunta se ha hecho un grupo de científicos de la Universidad de Kyushu en Japón, que ha decidido analizar unas formas de vida primitivas que viven en el agua, conocidas como Hydra vulgaris, para conocer la respuesta. Sorprendentemente, estas diminutas criaturas pueden entrar en un estado similar al del sueño a pesar de no tener cerebro, y eso podría enseñarnos mucho sobre cómo los animales desarrollaron la necesidad y la capacidad de dormir.

Las medusas no solo entran en un estado similar al sueño de los humanos, sino que también parecen seguir ritmos circadianos

"Basándonos en nuestros hallazgos e informes anteriores sobre las medusas, podemos decir que la evolución del sueño es independiente de la evolución del cerebro" explica el biólogo Taichi Itoh en 'Science Alert'. La investigación anterior sobre las medusas parece indicar que no solo tienen un comportamiento similar al sueño de los humanos, sino que también parecen seguir ritmos circadianos. Eso sí, son especímenes más complejos que la Hydra vulgaris.

Foto: Fuente: iStock.

Los investigadores observaron que las hydras vulgaris entraban en ciclos de sueño cada cuatro horas de media. Las expusieron a melatonina (lo que provoca el sueño en muchos animales, incluidos los humanos), lo que las llevó a 'dormir' más tiempo. Sin embargo, la exposición a la dopamina, que generalmente nos despierta, aumentó su sueño. Estas reacciones dan a los científicos más pistas sobre cómo pudo haber evolucionado el sueño en el reino animal, tanto antes como después de que los organismos vivos desarrollaran un cerebro: "Si bien algunos mecanismos del sueño parecen haberse conservado, otros pueden haber cambiado de función durante la evolución del cerebro", explican fuentes de la investigación.

Los investigadores observaron que las hydras vulgaris entraban en ciclos de sueño cada cuatro horas de media

Así mismo, otros experimentos adicionales con vibraciones y cambios de temperatura perturbaron el sueño de las hydras (como era de esperar), por lo que 'durmieron' más al día siguiente. "Nuestros cerebros han cambiado más de lo que pensamos", explica Itoh. "Aún quedan muchas preguntas sobre cómo surgió el sueño en los animales, pero las hydras son buenas criaturas para investigar más a fondo los mecanismos detallados que producen el sueño en los animales sin cerebro. Posiblemente ayudará a responder estas preguntas en el futuro", concluye.

Dormir bien Curiosidades
El redactor recomienda