Es noticia
Menú
Una factura de 150 M enfría otra negociación para que Valencia acoja la America's Cup
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
NO SALEN LOS NÚMEROS

Una factura de 150 M enfría otra negociación para que Valencia acoja la America's Cup

La Generalitat estima que los costes asociados al canon de 30 millones y los gastos de organización por otros 50 elevan el riesgo financiero de avalar la regata sin compromisos privados

Foto: El CEO del Team New Zealand, Grant Dalton. (Reuters/Simon Watts)
El CEO del Team New Zealand, Grant Dalton. (Reuters/Simon Watts)

La posibilidad de que Valencia acoja más de una década después una nueva edición de la America's Cup está lejos de ser una realidad. La razón no es otra que los elevados costes derivados del evento deportivo a los que se enfrenta la Administración autonómica. Tras un primer intento fallido del CEO del Team New Zealand, Grant Dalton, de negociar el retorno a la ciudad de la regata, los responsables del Real Club Náutico y el director del equipo que ganó la última edición celebrada en Auckland retomaron hace algunas semanas las negociaciones con la Generalitat que preside el socialista Ximo Puig en busca de apoyo financiero y respaldo institucional.

En tanto que 'defender' del Trofeo de las Cien Guineas, el Team New Zealand (TNZ) tiene la potestad de elegir la sede para el nuevo desafío y Dalton no ha llegado a un acuerdo satisfactorio con el Ejecutivo de Nueva Zelanda, que ha cifrado en más de 400 millones de euros el coste para las arcas públicas de la última edición. También Cork parece lejos del acuerdo por las reticencias del Gobierno irlandés.

El TNZ ha dejado en manos de dos grupos el intento de 'vender' la regata a ciudades costeras españolas. Primero apostó por el empresario Niccolò Porzio di Camporotondo y los responsables del club náutico valenciano Alejandro Fliquete y Carlos de Beltrán. Sin embargo, tras toparse con un primer portazo institucional, cedió el testigo a otro grupo compuesto por Francesco de Leo, Pablo Beltrán y Hugo Morán. A todos ellos, Dalton ha expedido cartas de representación, jugando incluso con las exclusividades. De Leo, Beltrán y Morán, que han bautizado su iniciativa como 'All Spain', llegaron a reunirse con responsables del Ministerio de Cultura y Deporte del Gobierno de España y han sondeado a varias ciudades, entre ellas Málaga, por ahora sin éxito.

Foto: El CEO de Team New Zealand, Grant Dalton. (Reuters)

En todos estos encuentros el escollo ha sido siempre el mismo: la ausencia de compromisos inversores privados claros que amortigüen los riesgos financieros para la Administración pública. Esta barrera ha vuelto a levantarse en la última negociación entre el TNZ y la Generalitat valenciana, que optó por dar prioridad como interlocutores al grupo de Camporotondo, Fliquete y Beltrán, por su vínculo con el club valenciano, que ejercería de sede última de la 37 America's Cup.

Hace algunas semanas se retomaron las conversaciones. Se produjo incluso una reunión por videoconferencia entre el CEO del Team New Zealand y el secretario autonómico de Relaciones Externas de Presidencia de la Generalitat, Joan Calabuig. Grant Dalton puso encima de la mesa un canon de 30 millones de euros que cobraría su equipo por elegir Valencia como sede, a lo que habría que sumar unos gastos de organización de 50 millones de euros más una serie de obras de adecuación de los espacios de la Marina de Valencia y aledaños del Club Náutico.

"El riesgo que tendríamos que asumir para la garantía que se nos está pidiendo es desmedido"

Tras una primera evaluación, fuentes del Ejecutivo autonómico creen que los costes totales pueden superar ampliamente los 150 millones de euros sin que existan garantías de retorno directo de la inversión. En teoría, los organizadores pueden vender patrocinios y obtener recursos que cubran parte de los costes, pero esos ingresos no están garantizados en la oferta que han puesto encima de la mesa el TNZ y el Club Náutico, según las mismas fuentes.

"Lo vamos a mirar hasta el final y sin frivolidad. Estamos evaluando cada coste. Pero somos pesimistas. El riesgo que tendríamos que asumir para la garantía que se nos está pidiendo es desmedido", señalan.

Lo cierto es que, una vez ejecutada toda la transformación de la fachada marítima de Valencia con motivo de la edición de la America's Cup en 2006, es mucho más dudoso el interés como evento disruptivo de la regata en términos de coste-beneficio. La ciudad, que tiene pendiente acoger los Gay Games, con una factura mucho más baja, o que ha consolidado una prueba de maratón reconocida internacionalmente, sigue registrando cifras récord de afluencia turística y ha recuperado los niveles prepandemia en visitantes. Otra cosa sería que la regata conocida por atraer aficionados multimillonarios atracase en los pantalanes valencianos con millones de inversión privada en la bodega de los megayates. Es lo que todo el mundo espera. Pero, por ahora, las sentinas están vacías.

La posibilidad de que Valencia acoja más de una década después una nueva edición de la America's Cup está lejos de ser una realidad. La razón no es otra que los elevados costes derivados del evento deportivo a los que se enfrenta la Administración autonómica. Tras un primer intento fallido del CEO del Team New Zealand, Grant Dalton, de negociar el retorno a la ciudad de la regata, los responsables del Real Club Náutico y el director del equipo que ganó la última edición celebrada en Auckland retomaron hace algunas semanas las negociaciones con la Generalitat que preside el socialista Ximo Puig en busca de apoyo financiero y respaldo institucional.

Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda