Última carta del jefe de la America’s Cup con el Gobierno: baraja Valencia, Alicante o BCN
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
VISITA A MADRID EN BREVE

Última carta del jefe de la America’s Cup con el Gobierno: baraja Valencia, Alicante o BCN

El CEO del Team New Zealand, Grant Dalton, prevé viajar a Madrid para intentar arrancar el apoyo gubernamental al evento tras dar poderes de negociación a tres empresarios

Foto: El CEO del New Zealand, Grant Dalton, tras ganar la 36ª edición de la America's Cup en Auckland. (Reuters)
El CEO del New Zealand, Grant Dalton, tras ganar la 36ª edición de la America's Cup en Auckland. (Reuters)

El CEO del Team New Zealand, Grant Dalton, quiere jugar una última baza con España para intentar lograr apoyo institucional (y económico) para la 37ª edición de la regata de la America's Cup. El empresario y deportista, que tiene la facultad de elegir como ganador ('defender') el emplazamiento de la competición, según las normas internas, tiene previsto desplazarse a Madrid en fechas próximas para armar con sus representantes en el país una propuesta que consiga arrancar el respaldo de la Administración central después de no alcanzar un acuerdo con el Gobierno de Nueva Zelanda y ante las dudas que está mostrando el Ejecutivo irlandés, cada vez menos convencido de las ratios coste-beneficio de albergar el gran evento deportivo.

Foto: La Marina de Valencia, antigua dársena del puerto comercial e industrial.

Según cartas a las que ha tenido acceso El Confidencial, tras la renuncia de la candidatura del Real Club Náutico de Valencia por falta de financiación y compromiso de la Generalitat, Dalton comunicó al exejecutivo de Telecom Francesco de Leo (Kaufmann & Partners) y a sus socios en España, Hugo Morán y Pablo Beltrán, que eran los "promotores exclusivos de la única oferta restante de España". "Estamos en condiciones de confirmar que la candidatura de Valencia de H20 Riders Science and Management y el Real Club Náutico de Valencia, representado por Niccolo Porzio di Camporotondo, fue retirada formalmente el 10 de septiembre de 2021 (…) Ya no nos ocupamos de ninguna otra iniciativa española. Confío en que esto aclare el estado de nuestras negociaciones actuales", señala una misiva firmada por Dalton con fecha 14 de septiembre (pinche para leerla).

Su principal escollo es que siguen sin explicitarse nombres de inversores privados en los posibles destinos capaces de soportar el coste

El Team New Zealand tenía previsto hacer pública la decisión de su nueva sede el pasado 17 de septiembre. Pero el abandono valenciano, la indecisión irlandesa, que ha pedido más plazo para pensárselo tras elevar a 400 millones los posibles costes, la resistencia a repetir en Auckland y el escaso atractivo de Jeddah (Arabia Saudí) para patrocinadores y resto de competidores han forzado al titular de los derechos, el Royal New Zealand Yacht Squadron de Dalton, a demorar la elección de sede en busca de alternativas. Su principal escollo es que no está consiguiendo el compromiso de las administraciones públicas y siguen sin explicitarse nombres de inversores privados en los posibles destinos europeos capaces de soportar todo el coste.

placeholder Carta de Grant Dalton (TNZ) a sus representantes en España.
Carta de Grant Dalton (TNZ) a sus representantes en España.

Según explica Pablo Beltrán a El Confidencial, la propuesta de Francesco De Leo y sus socios, bautizada como All Spain, ha sido trasladada al Gobierno central a través del grupo socialista en el Congreso y se han iniciado conversaciones. Su plan, dice, es elegir una ciudad-sede como marcan las normas internas, en cuyas aguas se desarrollarían las regatas, y luego realizar actos promocionales en otros enclaves portuarios españoles para implicarlos en la iniciativa. Las sedes que barajan son Valencia, Alicante y Barcelona, si bien desde la dirección deportiva del Real Club Náutico de la capital catalana aseguraron que no les constaba "ninguna implicación de nuestra entidad en el proyecto".

Reunion "cara a cara"

"Tenemos patrocinadores, pero sin apoyo institucional esto no se puede hacer", asegura Beltrán, que apela a razones de confidencialidad para reservar los detalles sobre posibles inversores privados, 'business plan' y cifras económicas. En otra carta (pinche para leerla) remitida por Dalton el pasado 16 de septiembre a los mismos destinatarios, el 'boss' del New Zealand les avanza su intención de aplazar la decisión. "Es prudente y responsable extender el plazo" para que "puedan continuar las negociaciones", les comunica. "Nos gustaría continuar el proceso de trabajo altamente colaborativo con el equipo de candidatura de España para asegurar que todas las oportunidades mutuas puedan realizarse y asegurar que la decisión fundamental sobre la sede de la 37ª America's Cup sea la correcta para todas las partes involucradas", les explica Dalton, antes de añadir que tiene previsto viajar a Madrid en dos semanas para intentar reunirse "cara a cara" con representantes gubernamentales.

placeholder Carta en que el CEO del New Zealand comunica que quiere viajar a Madrid para hablar "cara a cara" con el Gobierno.
Carta en que el CEO del New Zealand comunica que quiere viajar a Madrid para hablar "cara a cara" con el Gobierno.

Fuentes de Moncloa y del Ministerio de Cultura señalaban la semana pasada a este periódico que por el momento no les constaba que hubiera nada concreto en relación con la nueva propuesta de Dalton. El Gobierno conoce la intención de traer a España la regata porque la Generalitat valenciana contactó con el responsable de la oficina económica de Moncloa, Manuel de la Rocha, para analizar la fallida propuesta remitida por el náutico valenciano, por ahora descartada por el propio Dalton, como reflejan sus cartas. El gerente del club valenciano, Carlos de Beltrán, también tuvo conversaciones con representantes gubernamentales, pero en un nivel más bajo, según explican desde el Consell que preside Ximo Puig.

La conclusión de Moncloa y de la Generalitat fue que el proyecto estaba "inmaduro" y no aportaba las garantías suficientes de inversión privada

La conclusión de Moncloa y de la Generalitat fue que el proyecto de Valencia estaba "inmaduro" y no aportaba las garantías suficientes de inversión privada que se consideraban necesarias para un evento de estas características, por lo que existía el riesgo de que gran parte del peso recayese sobre las administraciones, explican fuentes del Ejecutivo valenciano. El Gobierno acaba de asumir en los Presupuestos Generales del Estado la factura de 330 millones de las ediciones de 2007 y 2010 celebradas en Valencia, y el consorcio que gestiona la Marina tiene pendiente de pago un derivado de 54 millones cuyo origen está en aquellas dos citas.

Moncloa Ministerio de Cultura y Deporte Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda