su fundador dice que la AEAT se niega a aplazar IVA

Factoo entra en concurso de acreedores con un millón de euros de deuda con Hacienda

Chema Escrivá, impulsor de la cooperativa, justifica el concurso voluntario por la negativa de la Agencia Tributaria a aceptar un aplazamiento garantizado con solares e ingresos pendientes

Foto: Factoo se dio a conocer en toda España por su reclamo de servir para facturar sin ser autónomo.
Factoo se dio a conocer en toda España por su reclamo de servir para facturar sin ser autónomo.

Fidelis Factu, la sociedad cooperativa conocida comercialmente como Factoo, fue declarada en concurso de acreedores el pasado 25 de junio por un juzgado de Valencia. La entidad, que cuenta con casi veinte mil socios inscritos a los que sirve como plataforma de facturación por trabajos de 'freelance' a terceros, acumula una deuda cercana a 40.000 euros con la Seguridad Social por impago de cuotas y de millón de euros con Hacienda por demoras en la liquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido, según admitió a El Confidencial su fundador, Chema Escrivá. El empresario señaló que el concurso es voluntario y ha sido instado por la propia entidad tras la negativa de la Agencia Tributaria a aceptar un aplazamiento de los pagos para los que había ofrecido como garantía ingresos pendientes de recibir por trabajos con administraciones públicas y un solar aportado por una tercera sociedad mercantil.

Chema Escrivá afirma que Hacienda se ha negado a aceptar cobros pendientes con administraciones como garantía de una aplazamiento de la deuda

El concurso se tramita en el Juzgado Mercantil número 2 de Valencia. Su titular, Jacinto Talens, acordó la intervención de las funciones de disposición y administración de la concursada y designó a un administrador concursal. Además ha lanzado un llamamiento a los acreedores de la cooperativa para que, en el plazo de un mes, comuniquen sus créditos para proceder a su clasificación. Escrivá convocó en la tarde de este viernes a los empleados de la cooperativa y de la empresa con la que presta servicios a Factoo para comunicarles el concurso de acreedores y tratar de tranquilizarles sobre sus consecuencias. Según fuentes de la entidad, el detonante del concurso fue el inicio por parte de la Agencia Tributaria de un procedimiento ejecutivo por la demora en el pago de un mes de IVA.

José María (Chema) Escrivá, fundador de Factoo. (Foto: Factoo.es)
José María (Chema) Escrivá, fundador de Factoo. (Foto: Factoo.es)

Escrivá sostiene que el concurso voluntario forma parte de su estrategia para responder al "acoso" que, a su juicio, está recibiendo por parte de la Administración Pública. "Podría haber pedido una derrama de cuarenta euros a los socios y resolverlo, pero ahora todas las cuentas estarán en manos de un juez y se verá que está todo bien. Vamos a seguir funcionando con normalidad", insistió. El impulsor de esta polémica cooperativa asegura que el grueso de la deuda está concentrada con Hacienda, que los trabajadores están al corriente en sus nóminas y sus cuotas sociales (a excepción del último mes) y que los impagos vienen provocados por la pérdida de facturación derivada de la "campaña" de la Inspección de Trabajo, que instó el año pasado a la descalificación de la cooperativa por considerar que sus empleados son en realidad falsos asalariados.

Trabajo puso en marcha una batida de expedientes para obligar a 'freelances' a darse de alta en el régimen de autónomos y pagar las cuotas atrasadas desde el momento en que comenzaron a facturar a terceros a través de Factoo. No hay cifras sobre el número de personas que han sido forzadas a darse de alta en el RETA y desembolsar cuotas atrasadas de autómomo, pero el Ministerio de Empleo habla de 3.000 actas en su campaña contra este tipo de cooperativas.

José María (Chema) Escrivá, con trabajadores de Factoo en la reunión en la que explicó la decisión de solicitar el concurso de acreedores.
José María (Chema) Escrivá, con trabajadores de Factoo en la reunión en la que explicó la decisión de solicitar el concurso de acreedores.

La cooperativa que publicitaba la posibilidad de "facturar sin ser autónomo" en un país donde son legión los trabajadores que prestan servicios a empresas de forma esporádica ha seguido funcionando pese al intento de cierre del Ministerio de Empleo. En respuesta, Escrivá ha recurrido el expediente de descalificación en el contencioso-administrativo, ha presentado una queja en la Comisión Europea para intentar paralizar el procedemiento y ha presentado una demanda de conciliación previa a una querella contra las inspectoras que tramitan su caso en Trabajo. La Inspección consideró que Escrivá había montado una "ficción cooperativa" y que su actividad era "ilícita" porque simulaba tener trabajadores asalariados que en realidad ejercían por cuenta propia. “Lo que hace es tramitar indebidamente el alta en la Seguridad Social de unos profesionales para facilitar el incumplimiento por parte de estos", afirmaba el escrito remitido a usuarios de Factoo expedientados.

Escrivá asegura que el ataque del ministerio ha tenido consecuencias sobre la evolución de los ingresos de la cooperativa, que la deuda que acumula de IVA está provocada por la demora en los pagos por trabajos prestados por sus cooperativistas a administraciones públicas y que Hacienda se ha negado a aceptar estos cobros pendientes como garantía de la deuda "en coordinación con Empleo". Según insiste, su intención con el concurso es forzar a la Agencia Tributaria a aceptar un plan de pagos para poder mantener la actividad. No obstante, tal como reveló El Confidencial, Escrivá ha puesto en marcha en los últimos meses nuevas cooperativas paralelas (CoopArt y Tecnicoo) a los que ha invitado a 'freelance' músicos y artistas o de actividades técnicas a usarlas para facturar sus trabajos.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios