Morosos, dos sicavs y salvados por NK5: el extraño caso de los Serratosa Caturla
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
el fondo se queda con la división industrial

Morosos, dos sicavs y salvados por NK5: el extraño caso de los Serratosa Caturla

Se hicieron multimillonarios con la venta a Cemex de Valenciana de Cementos, pero el pinchazo del ladrillo arrastró sus reinversiones. Acaban de cerrar el traspaso de su grupo industrial a NK5

Foto: Foto: Compañía Valenciana de Aluminio.
Foto: Compañía Valenciana de Aluminio.

El fondo especializado en reestructuraciones de empresas en crisis NK5 ha completado la adquisición y toma de control del grupo Valenciana de Aluminio Baux, el conglomerado industrial que pertenecía a la familia Serratosa Caturla. El vehículo que lidera el ex director general de Telefónica y expresidente de Arcano Juan José Nieto ha recibido la homologación judicial para refinanciar 115 millones de deuda, incluyendo una quita de 70 millones, con el ‘pool’ bancario liderado por el Banco Sabadell y el Popular (ahora Santander). NK5 toma el control total de un grupo especializado en la producción y tratamiento de aluminio con activos productivos en Segorbe (Castellón) y Elche de la Sierra (Albacete), que el año pasado superó los 125 millones de euros de facturación y da empleo a 300 personas.

Los cuatro hermanos Serratosa Caturla figuran como morosos de Hacienda a título personal con una deuda conjunta de más de 15 millones de euros

Nieto, que desde enero ocupa la presidencia de Baux, ha dado entrada en el consejo de administración a José Manuel Machado, expresidente de Ford España, y a José Ramón Camino, también antiguo responsable de Alcoa en España y con trayectoria previa en IBM y Baker & Mckenzie. Ya formaban parte del consejo Ramón Mas (Inversiones Hemisferio) y Ferran Conti (exVueling). Su intención es reflotar una compañía que se había visto impactada de lleno por el desplome de las ventas derivado del pinchazo de la burbuja inmobiliaria y su elevado endeudamiento y que arrastraba problemas desde hace algunos años.

placeholder Juan José Nieto, fundador de NK5.
Juan José Nieto, fundador de NK5.

Tanto Baux como las sociedades que formaban parte de esta división (Sercatal, Aluplex y Bancolor) eran parte de la aventura industrial en la que los Serratosa Caturla se embarcaron a principios de este siglo para reinvertir las plusvalías de la multimillonaria operación de venta a la mexicana Cémex de Valenciana de Cementos, la empresa que dirigían sus primos, los Serratosa Luján, con el patriarca Emilio Serratosa Ridaura a la cabeza, y en la que ellos conservaban una participación. Aquel traspaso se cifró en los años noventa en más de 600 millones de euros y las dos ramas de la familia decidieron entonces emplear las jugosas plusvalías en poner en marcha nuevos proyectos empresariales que combinaban inversiones financieras e industriales.

Foto: Una oleada de sicavs está acordando su liquidación. (CC)

Mientras los Serratosa Luján creaban Nefinsa, fundaban Air Nostrum o compraban Uralita, sus primos, los Serratosa Caturla, se adentraban con fuerza en el pujante negocio de la construcción con el grupo Electra, tanto en lo que se refiere a la promoción como a los suministros auxiliares del sector, en este caso el aluminio. A la vez desplegaron una importante actividad financiera mediante la puesta en marcha de varias sociedades de inversión en capital variable (sicavs).

Nieto ha incorporado a Machado (exFord) y Camino (exAlcoa) al consejo de Baux, donde ya estaban Ramón Mas (Hemisferio) y Ferran Conti (exVueling)

Sin embargo, el embate de la crisis ha hecho mucha mella en el imperio de los cuatro hermanos Federico, Juan Luis, Ignacio y Rafael. En 2013 tuvieron que cerrar una de sus sicavs, East Wind, y en 2015 optaron por desprenderse de Inmobiliaria Electra, que pasó a estar controlada por el Grupo Guzmán. Ese mismo año, los nombres de los cuatro hermanos aparecieron, a título personal, en la primera lista de morosos con Hacienda publicada por Cristóbal Montoro. La deuda conjunta ascendía entonces a 15,9 millones de euros y, con pocas variaciones, han seguido figurando en la relación de deudores de 2016 y en la que acaba de hacer público el ministro, que corresponde a 2017.

placeholder Evolución del patrimonio de Mobinver, una de las sicavs controladas por los Serratosa Caturla. (CNMV)
Evolución del patrimonio de Mobinver, una de las sicavs controladas por los Serratosa Caturla. (CNMV)

Pese a esa morosidad con la Agencia Tributaria, los Serratosa Caturla siguen controlando dos sicavs millonarias: Rentactivo Capital, gestionada por Urquijo y con el Sabadell como depositante, y Mobinver, tutelada por la Banca March. En ambas figura como presidente Federico Serratosa Caturla, y sus hermanos o sus descendientes forman parte de los consejos de administración. El patrimonio conjunto de las dos sociedades de inversión colectiva a cierre del primer trimestre de 2017 superaba los 16,1 millones de euros, según los informes intermedios remitidos a la CNMV.

El patrimonio de las dos sicavs controladas por los Serratosa Caturla, Rentactivo y Mobinver, sumaba 16 millones de euros a cierre de marzo

El caso de los Serratosa Caturla simboliza un fenómeno extendido en España en la última década, el de familias adineradas, víctimas del exceso de exposición al ladrillo y la construcción y sobreendeudadas, que han visto desplomarse como un castillo de naipes una parte importante de su arquitectura patrimonial y empresarial. A la vez, sus proyectos industriales han sido recuperados por nuevas compañías que tratan de especializarse en reflotar empresas en situaciones ‘especiales’, como es el caso del fondo de Juan José Nieto y otras como Sherpa o PHI Industrial. Lo sorprendente en la historia de esta rama familiar es que haya pasado de ser una de las más ricas de la Comunidad Valenciana a aparecer en la 'lista de la vergüenza' de Montoro.

El de Compañía Valenciana de Aluminio Baux es la primera empresa adquirida y refinanciada con éxito por NK5, que ha combinado desembolsos económicos en ‘cash’ y reestructuración de deuda. Activos inmobiliarios no estratégicos no vinculados a la actividad productiva (inmuebles) se han quedado fuera de la operación, que ha diferido el pago de una parte del precio para cuando se produzca el ‘éxit’ de la inversión. En este caso, ha habido quitas de deuda y conversión de parte del pasivo en préstamos participativos para reforzar los fondos propios. “Hay muchas compañías que pueden salir adelante, en lugar de agotar la política de refinanciaciones, que hasta ahora era la situación más cómoda para los bancos”, señalan desde NK5.

Industria Sicav Cristóbal Montoro Arcano
El redactor recomienda