Es noticia
Menú
Un manual secesionista enseña cómo enfrentarse a tiros con “los intereses españoles”
  1. España
  2. Cataluña
Con tácticas soviéticas

Un manual secesionista enseña cómo enfrentarse a tiros con “los intereses españoles”

El libreto, de 27 páginas, reproduce gráficos, alecciona en una defensa violenta y reproduce escenas de guerrilla urbana en sus páginas. Dibuja un escenario de revuelta con enfrentamientos armados con "el enemigo"

Foto: Imagen de archivo de los altercados registrados en una manifestación independentista en Barcelona. (EFE/Andreu Dalmau)
Imagen de archivo de los altercados registrados en una manifestación independentista en Barcelona. (EFE/Andreu Dalmau)

‘Liberémonos pueblo a pueblo' es un manual que explica con detalle el escalofriante futuro que algunos grupos extremistas reservan para Cataluña. El opúsculo, confeccionado el pasado mes de septiembre, prevé una revuelta, un escenario de guerra civil con enfrentamientos armados con “el enemigo”, que no es otro que “los intereses españoles y las fuerzas de ocupación”. El libreto, de 27 páginas, reproduce gráficos, alecciona en una defensa violenta y reproduce escenas de guerrilla urbana.

placeholder Manual independentista para la 'liberación' de los pueblos.
Manual independentista para la 'liberación' de los pueblos.

La publicación recoge una serie de tácticas que a su vez han sido sido extraídas de manuales rusos e ingleses. Se trata del embate final que el independentismo más extremista estaría dispuesto a librar contra el Estado en un ‘alzamiento nacional’ simultáneo en la mayoría de los pueblos catalanes. La estrategia es la misma que se hizo con la consulta: durante 7 años, se celebraron referendos locales en los distintos pueblos, hasta llegar al del 1-O de 2017. Con la ‘liberación de los pueblos’ pasa lo mismo o al menos ese es el objetivo que persiguen determinados sectores: se están celebrando festivas ‘liberaciones’ de poblaciones con la vista puesta en 'la revuelta final'. Hasta ahora, se han realizado acciones de ‘liberación’ en Amer, Bàscara, Sant Esteve de Palautordera, Folgueroles, Corbins y Girona, los pasados 30 de septiembre y 1 de octubre, para celebrar los cinco años del referéndum.

Los pueblos ‘liberados’ ven cómo en sus calles se ponen falsos ‘checkpoints’, cómo se reparten carnets (y pasaportes) de buenos catalanes, cómo se ‘prohíben’ las empresas españolas o cualquier símbolo que recuerde a España y, sobre todo, cómo grupos de incontrolados entran en las dependencias municipales, se pasean por el edificio público sin control alguno y cómo cuelgan en sus fachadas pancartas soberanistas sin que los responsables municipales ni la policía local lo impidan.

Foto: Manifestación en Barcelona tras la consulta ilegal del 1-O. (EFE/Alberto Estévez)

El manual no esconde que el aparente cariz festivo de estas acciones puede tornarse violento en un futuro. “¿Qué entendemos por controlar el territorio de nuestro pueblo? El ejercicio del control del territorio ‘de facto’ trata de la cooperación y respeto de la población; control de los recursos que hay o acceden al área, control de la seguridad y uso de la fuerza”, dice en uno de sus capítulos.

Los manuales rusos

La publicación detalla que los independentistas deberán controlar todas las entradas de los pueblos, tanto las normales como las “alternativas, que permitan un acceso a la población menos directo. Así pues, se ha de disponer de personas que las conozcan y tengan la preparación suficiente como para bloquear el acceso o controlarlo en caso de que sea necesario”. ¿Y qué material necesitan para este embate final? El utilizado en casos de acciones bélicas: alambre de espino, sacos de arena, ladrillos, rocas, vigas de hierro en forma de estrella, muebles, vehículos, camiones y autobuses, electrodomésticos, ruedas, heces o chatarra. Los gráficos para este apartado fueron extraídos de materiales soviéticos.

placeholder Tácticas descritas en el manual.
Tácticas descritas en el manual.

Los aspectos tácticos, en cambio, fueron extraídos de manuales en inglés. En ellos, se reconstruye cómo levantar las barricadas para controlar todos los vehículos que entren o salgan, obligando a circular en zig-zag para controlar a sus ocupantes. En otro de los gráficos se enseña cómo han de ubicarse obstáculos en la calzada mientras un centinela armado con fusil controla desde un puesto fijo la escena y las patrullas paramilitares se encuentran también fuera de la calzada. “Barricadas en todos los pueblos: ralentiza al enemigo; gastan más combustible; más fácil apuntar”, dice un mensaje en inglés junto a dos gráficos con la acción correcta y la incorrecta. “Ralentiza o para a todos los vehículos que pretenden entrar o moverse a través de vuestras áreas. Bloquea todas las calles en caso que se intuya una vulneración de los derechos de los ciudadanos del pueblo. Al ralentizarlos, serás capaz de inutilizarlos desde los edificios, así como de afrontarlos desde cubierto”.

Diseminados por las localidades, los independentistas dispondrán de una red de zulos para “provisiones ocultas”, en almacenes, garajes, cajas de luz, contenedores o cloacas. “Son espacios que han de estar provisionados de suministros para soportar días de aislamiento. Es preciso, por tanto, disponer de una red de personas que ofrezcan sus locales para poder almacenar alimentos, herramientas, pintura, elementos para la construcción de barricadas, agua, elementos de higiene y primeros auxilios".

Foto: Acto conmemorativo del 1-O organizado por la ANC. (EFE/Enric Fontcuberta)

El manual aboga por la utilización de drones contra el enemigo y enseña dónde hacer emboscadas. “Busca posiciones elevadas en las calles largas, donde podrás actuar y correr, apunta a las ventanas y puertas de los vehículos”, dice el libreto. Y subraya que “los drones te pueden servir para conocer la llegada de los enemigos. No pueden adivinar si es de aviso o que pueda tener otras consecuencias”.

Los bandos ‘republicanos’

El manual enseña, asimismo, a “invisibilizar vehículos”, ya sea con pintura o aceite. “Es preciso tener preparados elementos como ‘karchers’ con pintura, globos de agua con pintura, bolsas de plástico con pintura para poder realizar lanzamientos contra los parabrisas y ventanillas laterales. Recuerda que el objetivo es reducir al máximo la visibilidad del vehículo con tal de que no pueda ser usado para realizar embestidas contra los ciudadanos del pueblo o para que no puedan circular”.

El manual recoge también dos bandos que serán publicados por los ayuntamientos en el momento de la revuelta. El primero declara, entre otras cosas, al catalán “como única lengua oficial”, afirma que “quedan prohibidas las fuerzas de ocupación” y proclama el “derecho inalienable a la defensa de la Tierra (sic)”. En el segundo, el ‘Ayuntamiento republicano provisional’ declara la incautación de determinados edificios y bienes. “Quedan expulsados los intereses españoles (banca, energía, empresas del Ibex…) así como toda propiedad del Estado, que queda suprimida en beneficio de la República Catalana”.

Foto: Manifestación con motivo de la Diada. (EFE/Alejandro García)

Los últimos capítulos se refieren a las técnicas de defensa personal (con algunos de los cursillos que ya contenía un manual de hace un par de años de la plataforma Defensa Civil), con movimientos de artes marciales ilustrados con fotografías y con las normas sobre cómo actuar “si te retienen o te encarcelan” y con los derechos de los detenidos. Además, se dan los consejos sobre cómo “no colaborar con las fuerzas extranjeras” y sobre las acciones de “desobediencia civil y no cooperación” en actos sociales, económicos o políticos. En este apartado, por ejemplo, se anima a “marchar de instituciones sociales”, a suspender “la participación en actividades sociales o deportes”, a “rechazar las normas sociales”, a los “boicots de consumo de productos de determinadas empresas”, a “sacar los signos del Estado”, a “obedecer lentamente las órdenes que te den las autoridades”, a “desobedecer la ley o las regulaciones pero no haciéndolo público”, a “violar leyes, decretos y regulaciones”, a “escapar, esconderse o tener identidades falsas” y a “ser ineficiente deliberadamente”, entre otras muchas acciones.

El ’efecto dominó’

La estrategia independentista busca, igual que se hizo con las consultas pueblo a pueblo, un “punto de inflexión” y un “efecto dominó por todo el territorio” para desencadenar no ya un referéndum, sino un levantamiento por la fuerza. Se pretende desplegar “una nueva estrategia de confrontación con el ocupante, que sea capaz de generar el embate definitivo con el Estado”.

Foto: Una asistente en la celebración de la Diada. (EFE/Marta Pérez)

La intención es acabar realizando un acto simultáneo de ‘liberación de pueblos’ en la mayoría de los ayuntamientos de Cataluña, en los que en un momento determinado se deroguen las leyes vigentes, se apliquen los “derechos humanos y normas internacionales hasta aprobar una legislación catalana propia” y se expulse “a las fuerzas de ocupación, elementos de tiranía y autoritarismo del Estado”. Dice el manual que, de este modo, “nos levantamos, como han hecho anteriores generaciones, durante estos últimos 300 años, para reclamar la soberanía de nuestra tierra, la total libertad y la necesidad de defendernos”. Comenzaría así lo que los extremistas llaman “la revuelta popular”.

El manual justifica la ‘liberación’ de los pueblos afirmando que España vulnera los principales derechos de Cataluña: a la seguridad, al trato degradante (sic), a circular libremente, a la libertad de opinión y de expresión, a la participación en los órganos de gobierno, a la privacidad, a “expresarse en elecciones auténticas”, a entrar y salir de cualquier país, a escoger tu residencia… y así hasta 13 derechos a cada cual más extravagante.

‘Liberémonos pueblo a pueblo' es un manual que explica con detalle el escalofriante futuro que algunos grupos extremistas reservan para Cataluña. El opúsculo, confeccionado el pasado mes de septiembre, prevé una revuelta, un escenario de guerra civil con enfrentamientos armados con “el enemigo”, que no es otro que “los intereses españoles y las fuerzas de ocupación”. El libreto, de 27 páginas, reproduce gráficos, alecciona en una defensa violenta y reproduce escenas de guerrilla urbana.

Independentismo