Es noticia
Menú
JxCAT renuncia a recuperar la presidencia del Parlament que ha dejado vacante Borràs
  1. España
  2. Cataluña
Alba Vergès se muestra incómoda

JxCAT renuncia a recuperar la presidencia del Parlament que ha dejado vacante Borràs

La líder de Junts considera que el partido que preside ha de renunciar a la presidencia de la Cámara por "dignidad". La formación desiste de hacer cambios en septiembre y octubre

Foto: Laura Borràs, junto a Jordi Turull y Josep Rull. (EFE/Toni Albir)
Laura Borràs, junto a Jordi Turull y Josep Rull. (EFE/Toni Albir)

JxCAT renuncia por ahora a recuperar la presidencia del Parlament que ha dejado vacante Laura Borràs, suspendida de todas sus funciones después de que se le abriese juicio oral por presunta corrupción al haber troceado contratos públicos cuando era presidenta del Institut de les Lletres Catalanes (ILC). El secretario general, Jordi Turull, prefiere no jugar con la unidad de la formación y mantener la cohesión de la nueva marca del independentismo, según explican fuentes de la directiva de Junts. Al menos durante septiembre y octubre, el partido evitará abrir el melón de la Cámara catalana.

Turull ha conseguido su primer objetivo: que no se rompa el Govern y mantener todos los cargos de confianza en la Generalitat hasta las elecciones municipales, previstas para mayo del 2023. Pero hay otros peligros. Borràs y sus seguidores se muestran molestos por la poca repercusión de su salida del Parlament y ERC tampoco está cómodo con la nueva situación.

Foto: La presidenta del Parlament, Laura Borràs. (EFE/Andreu Dalmau)

La primera que ha mostrado su incomodidad ha sido Alba Vergés, vicepresidenta primera del Parlament y que desde la salida de Borràs ejerce como presidenta en funciones. Vergés, de ERC, pidió a JxCAT en una entrevista a Catalunya Ràdio que recuperen la presidencia, en aras del pacto de gobernabilidad que se alcanzó y que marcaba que la presidencia de la Generalitat era para ERC y la del Parlament para Junts. "He tenido que asumir las funciones de presidencia. Lo hago con toda responsabilidad, con una situación no querida por nadie. Lamento que la segunda institución del país esté así", aseguró la diputada republicana.

Visiblemente incómoda con sus nuevas responsabilidades, instó a JxCAT a reconstruir los acuerdos: "A partir de septiembre intentemos cumplir con los acuerdos que tenemos. Lo hemos dicho y repetido desde ERC, que estamos comprometidos con el acuerdo de investidura, por el que las atribuciones de presidencia del Parlament corresponden a Junts. Les emplazamos a que nos digan qué fórmula quieren".

Esa fórmula tiene que ser acordada por JxCAT, pero la llave la tiene Alba Vergés. Es la persona que puede convocar un Pleno del Parlament para escoger una nueva configuración de la Mesa y conseguir así que se pueda votar a la antigua alcaldesa de Vic, Anna Erra, una de las mejor colocadas para suceder a Borràs.

Valor simbólico

Para los seguidores de Borràs, lo importante es el valor simbólico. Que se visualice la supuesta persecución legal que sufren, según ellos, por ser independentistas. No es la opinión de Vergés, que declaró: "Emplazamos a Junts a que puedan asumir estas funciones, que es lo que está acordado".

Turull prefiere no correr riesgos y mantener el partido unido. Había miedo de que Borràs, ante la negativa de salir de la Generalitat, intentase romper el grupo parlamentario. Pero el mismo jueves 28 de julio de su suspensión, JxCAT se hace una foto en la escalera del Parlament y después Borràs opta por salir a la puerta de la Cámara legislativa para saludar a los 200 manifestantes que habían acudido a apoyarla. Sólo la acompañan tres diputados: Francesc de Dalmases, Aurora Madaula y Jaume Alonso Cuevillas. Como ella no puede votar ni decidir nada por la suspensión, necesitaría como mínimo otro dos escaños para tener grupo parlamentario propio. Pero carece de esos apoyos. En esas circunstancias, si quiere romper tiene que ir al grupo mixto y repartirse los tiempos con el PP de Alejandro Fernández. Una perspectiva nada halagüeña para una persona como Borràs, que viene de la púrpura de la presidencia.

Jordi Turull prefiere no correr riesgos por Laura Borràs y mantener el partido unido

En el partido no le va mejor. Las agrupaciones que están pidiendo una consulta interna para someter a las bases la continuidad en la coalición de la Generalitat son una quincena, pero no la mayoría ni las más importantes, según explican fuentes internas del partido. Entre las que se han pronunciado en este sentido están Riera de Gaià, Creixell, El Catllar y El Vendrell (estas tres de Tarragona), junto con las de Igualada y Argentona (Barcelona). El 'torrismo' de Laura Borràs pierde la fuerza por la boca de Twitter, pero ni en la calle ni los pasillos está demostrando tener una representación suficiente para echarle un pulso de verdad a Jordi Turull.

Pretensiones

Laura Borràs considera que el partido que preside ha de renunciar a la presidencia del Parlament por "dignidad". Pero cuanto más se alargue, menos digna parecerá la cosa. Antes de que se pronunciasen sobre su suspensión, la ya expresidenta del Parlament exigió mantener su despacho y su coche oficial, pretensión que fue rechazada por la mayoría de la Mesa. Ahora se conforma con que Alba Vergés no pise lo que eran sus estancias. Se reproduce el esquema de los despachos vacíos de Carles Puigdemont, tan simbólico como inútil y que ya aconteció en la anterior legislatura.

JxCAT renuncia por ahora a recuperar la presidencia del Parlament que ha dejado vacante Laura Borràs, suspendida de todas sus funciones después de que se le abriese juicio oral por presunta corrupción al haber troceado contratos públicos cuando era presidenta del Institut de les Lletres Catalanes (ILC). El secretario general, Jordi Turull, prefiere no jugar con la unidad de la formación y mantener la cohesión de la nueva marca del independentismo, según explican fuentes de la directiva de Junts. Al menos durante septiembre y octubre, el partido evitará abrir el melón de la Cámara catalana.

Jordi Turull Parlamento de Cataluña Junts per Catalunya Generalitat de Cataluña Cataluña Laura Borràs
El redactor recomienda