El entorno de Puigdemont se interesó por capos de la mafia rusa
  1. España
  2. Cataluña
algunos fueron efectuados por alay

El entorno de Puigdemont se interesó por capos de la mafia rusa

El jefe de la Oficina del ‘expresident’ fugado envió una foto de los dos principales jefes mafiosos preguntando a un amigo su identificación

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont y el historiador Josep Lluís Alay. (EFE)
El expresidente catalán Carles Puigdemont y el historiador Josep Lluís Alay. (EFE)

El independentismo catalán, y concretamente los círculos más próximos al fugado Carles Puigdemont, se han interesado los últimos años por los capos de organizaciones mafiosas rusas aposentadas en España, según ha podido conocer El Confidencial de fuentes solventes. Algunos de esos contactos fueron efectuados por Josep Lluís Alay, jefe de la Oficina de Carles Puigdemont y, por tanto, alto cargo de la Generalitat de Cataluña. Alay fue detenido brevemente el pasado mes de octubre en el marco de la operación Voloh (en la que también fueron detenidos altos cargos del Govern y exdirigentes de ERC y CDC, como Xavier Vendrell o David Madí) y se le incautaron dos teléfonos móviles, aunque fue dejado en libertad en un breve espacio de tiempo.

Con anterioridad, Alay fue detenido en Alemania en marzo de 2018, cuando viajaba en el mismo coche que Puigdemont, junto al actual senador Jami Matamala, amigo personal del fugado, y dos mossos d’Esquadra. Su cercanía al ‘expresident’ fugado le hizo merecedor más tarde de ser nombrado responsable de la Oficina del expresident Puigdemont, un cargo que forma parte del organigrama del Govern y que está agraciado con un salario anual de 105.676,38 euros.

Foto: Josep Lluis Alay Rodríguez, el historiador que acompañaba a Puigdemont en Alemania. (EFE)

Un informe de la Guardia Civil entregado en el juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, que dirige el magistrado Joaquín Aguirre, apunta a que, en las comunicaciones de Alay se han encontrado mensajes en los que mostraba interés en saber quiénes eran miembros de la mafia rusa, y en sus chats aparecen Zakhar Kalashov y Vasily Khristoforov.

También figura en las comunicaciones el nombre de Dimitrenko, que coincide con la identidad de Alexander Dimitrenko, un empresario ruso partidario del proceso independentista catalán y residente en Cataluña desde 2004. Desde el año pasado, es ‘embajador’ de la Cámara de Comercio de Barcelona en Rusia. Es de destacar que la Cámara es la institución ‘civil’ más importante que controla el independentismo, al lograr Joan Canadell (actual diputado de JxCat) la mayoría en 2019, en un proceso electoral que la Justicia acaba de sentenciar que fue manipulado.

En el móvil de Alay se han encontrado mensajes en los que mostraba interés en saber quiénes eran miembros de la mafia rusa

A Dimitrenko, se le había denegado la nacionalidad española por sospechas de que fuese un espía ruso, extremo que él siempre ha negado. De todos modos, se han confirmado sus relaciones con el ‘núcleo duro’ de Puigdemont. A este empresario, precisamente, Alay hizo llegar una fotografía de Kalashov y Kristoforov preguntando quiénes eran. La Guardia Civil, en su informe, no saca conclusiones acerca de este interés del hombre de confianza de Puigdemont.

Un informe de la Guardia Civil vincula a Puigdemont con los servicios secretos y la mafia rusos

Este diario ya había desvelado en febrero pasado que el entorno de Puigdemont había tratado de llegar al Kremlin a través de intermediarios y sus colaboradores realizaron gestiones, durante los últimos años, para tratar de obtener un apoyo explícito del Gobierno de Vladimir Putin al proceso independentista catalán. El nombramiento del periodista Evgenii Alexsandrovich Primakov como nuevo director de la Agencia Federal para Compatriotas en el Extranjero y Cooperación Humanitaria Internacional fue una noticia bien recibida por los líderes independentistas, aunque finalmente no les reportó los beneficios deseados.

Foto: Imagen del documento ficticio distribuido por el Consell de la República que dirige Carles Puigdemont desde Bélgica. Su precio, 12 euros.

En cambio, los soberanistas recibieron un apoyo inesperado cuando el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, recriminó al jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, que Occidente intentase poner en duda las decisiones de la justicia rusa respecto al envenenamiento y posterior encarcelamiento del opositor ruso Alekséi Navalni, sacando a relucir que España también tenía sus ‘presos políticos’, en referencia a los condenados por el 1-O. “España ha defendido su sistema judicial y ha pedido no dudar de sus decisiones. Eso es lo que queremos que haga Occidente en términos de reciprocidad”, espetó Lavrov a Borrell.

El mafioso más importante

Sin embargo, los nuevos descubrimientos van más allá de los contactos políticos y entran en terreno pantanoso, al aparecer en los mensajes y en los chats miembros de alto rango de organizaciones mafiosas eslavas y no simples intermediarios políticos. A este respecto, baste decir que Kalashov y Kristoforov son dos de los más importantes mafiosos de la potencia exsoviética.

De eso existe constancia hace mucho tiempo. Kalashov es uno de los “máximos dirigentes de la criminalidad organizada en la antigua Unión Soviética”, según una sentencia judicial del Tribunal Supremo del 21 de marzo de 2011. En ese fallo, se afirma que Kalashov es “un ladrón en ley” que lideraba “una organización criminal”. El mafioso ruso fue detenido en 2006 en Dubai cuando asistía a una fiesta de alto standing, aunque el motivo de su presencia en el emirato árabe era para asistir “a una reunión de miembros del crimen organizado” y posteriormente fue extraditado a España. Estaba reclamado por España como autor de diversos delitos.

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)

El 13 de octubre de ese año había sido condenado a 9 años de cárcel en Tbilisi (Georgia) por pertenencia a comunidad de ladrones y ladrón en ley y a otros 12 años de prisión por secuestro. En España, fue condenado por la Audiencia a 7 años de cárcel en 2010 y a multa de 20 millones de euros por blanqueo de capitales, aunque fue absuelto de asociación ilícita. El Supremo elevó la multa a 22,5 millones de euros. Según el Fiscal General del Estado de Rusia, en 2013, “después de la muerte de Aslan Usoyana, que tenía el sobrenombre de ‘Abuelo Hassan’ y ocupaba el puesto más alto en la jerarquía criminal rusa, Kalashov se convirtió en el líder del mundo criminal ruso”.

Por su parte, Khristoforov, alias ‘Vasya Voskres’ (O ‘Vasya el Resucitado’) fue acusado en 2017 por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos como representante de los ‘Thieves in Law’, una red criminal que opera en todo el mundo y que se dedica al narcotráfico y al blanqueo de capitales primordialmente. De hecho, Khristoforov suplió a Shakarov al frente de la organización mafiosa tras la condena de este último y después de nuevos arrestos en Rusia.

El independentismo catalán, y concretamente los círculos más próximos al fugado Carles Puigdemont, se han interesado los últimos años por los capos de organizaciones mafiosas rusas aposentadas en España, según ha podido conocer El Confidencial de fuentes solventes. Algunos de esos contactos fueron efectuados por Josep Lluís Alay, jefe de la Oficina de Carles Puigdemont y, por tanto, alto cargo de la Generalitat de Cataluña. Alay fue detenido brevemente el pasado mes de octubre en el marco de la operación Voloh (en la que también fueron detenidos altos cargos del Govern y exdirigentes de ERC y CDC, como Xavier Vendrell o David Madí) y se le incautaron dos teléfonos móviles, aunque fue dejado en libertad en un breve espacio de tiempo.

Vladimir Putin Guardia Civil Generalitat de Cataluña Independentismo Mossos d'Esquadra Carles Puigdemont Mafia
El redactor recomienda