Puigdemont saca tajada del Parlament paralelo: aquel que quiera votar, ha de pagar
  1. España
  2. Cataluña
ELECCIONES DEL 1 AL 3 DE OCTUBRE

Puigdemont saca tajada del Parlament paralelo: aquel que quiera votar, ha de pagar

El 'expresident' convoca unos 'comicios' para escoger a los miembros de la Asamblea de Representantes. Para participar es obligatorio estar inscrito en el Consell, trámite que tiene un coste de 10 euros

placeholder Foto: El 'expresident' de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)
El 'expresident' de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)

El 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont tiene un nuevo negocio en lontananza, entre el 1 y el 3 de octubre próximos quiere que los activistas independentistas elijan a los miembros de la Asamblea de Representantes, que no es otra cosa que un Parlament paralelo (un órgano supuestamente legislativo) en el que está vetada la presencia de personas que no sean soberanistas. Pero para poder votar, el elector ha de estar afiliado al Consell de la República y pagar su cuota. Es decir, 10 euros como mínimo para todos aquellos que no estén inscritos.

Este jueves, Puigdemont reunió a su plana mayor en Waterloo y tras el cónclave hizo un llamamiento a ERC y la CUP para que presenten candidaturas. El proceso electoral comenzará el 22 de agosto y durante los 15 días siguientes cada partido podrá anunciar sus listas. La Asamblea de Representantes tendrá 121 miembros. Podrá optar a un asiento cualquier cargo independentista electo, ya haya sido en las generales, municipales, autonómicas o europeas. También pueden integrarse en él los senadores. En los 'comicios' de octubre se elegirán a 40 de esos cargos y a 81 militantes más.

Foto: Los dos mossos d"Esquadra que acompañaban al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, el pasado 6 de julio. (EFE)

Además, en la reunión, el 'expresident' anunció a la cúpula del Consell que preside que abrirá contactos próximamente con los principales partidos soberanistas para que participen en esta iniciativa. Pero, de hecho, para poder votar en las elecciones a la Asamblea de Representantes —un órgano partidista con el que Puigdemont quiere simular una estructura 'republicana' fuera de Cataluña—, se ha de pagar: o el activista ya está censado en el órgano o no puede emitir su voto. La cuota anual mínima es de 10 euros.

También, hay una característica que hace de la constitución de este nuevo organismo áulico un auténtico chollo, al menos para el partido del 'expresident': la mayoría de los más de 98.000 inscritos pertenece o es simpatizante de Junts per Catalunya o de otros grupúsculos minoritarios que han sido acogidos en la cúpula del Consell para reforzar el papel de Puigdemont. Es más: hay grupos casi testimoniales que tienen asiento en el Govern del Consejo y que, por tanto, tienen más peso que ERC, que ganó las últimas elecciones. Los minoritarios, en cambio, concurrieron a los comicios del 14-F trufados en las listas electorales de JxCAT.

Cientos de miles de euros

Así las cosas, tanto ERC como la CUP, los otros dos partidos mayoritarios del independentismo, no apoyan al Consell per la República, al menos en su composición actual y tampoco se han implicado en su desarrollo. Pero ahora, si quieren tener representación en la Asamblea, o fuerzan un cambio de las normas, es decir, logran que los votantes no tengan la obligatoriedad de afiliarse, o por el contrario hacen un llamamiento para que sus militantes se inscriban en masa. Tal vez así puedan restar representatividad a JxCAT dentro del Consell y equilibrar el reparto de fuerzas.

La obligatoriedad de estar inscrito para participar en las 'elecciones' de octubre puede reportar un buen puñado de euros. Los republicanos necesitarían un porcentaje de voto elevado, cuantificado en varias decenas de miles de nuevos militantes. Esa circunstancia implicaría que el Consell per la República ingresaría cientos de miles de euros en nuevas altas, aunque a riesgo de que Puigdemont y JxCAT pierdan representatividad. La decisión está en el aire: el 'expresident' está dispuesto a agotar todas sus cartas para controlar la política exterior de la Generalitat, en un 'juego de tronos' en el que es consciente de que ERC ganó las elecciones y debe gobernar, pero él se reserva el papel de 'dinamizador' de la independencia en el ámbito internacional.

Además de la presidencia del Consell per la República (que nadie pone en duda), el fugado quiere ser también protagonista de la actualidad política. La Asamblea de Representantes será otro instrumento en sus manos. Pero su actividad no se limita a los órganos áulicos que preside y que tienen poco peso específico: el próximo 1 de septiembre, tiene previsto viajar a Quebec, a donde ha sido invitado por el presidente del Bloc Québécois, Yves-François Blanchet. De hecho, el líder secesionista ya intentó visitar Canadá en dos ocasiones y en ambas le fue denegada la entrada.

placeholder

En una carta fechada el 29 de junio, Blanchet invita al catalán a "tener una serie de conferencias sobre el tema de la autodeterminación de los pueblos". También le propone una visita a la Asamblea Nacional de Québec, al Institut de Investigación sobre los Pueblos y las Independencias Nacionales y a algunas universidades. El 13 de julio, Puigdemont le respondió aceptando. El territorio es la segunda referencia (tras Escocia) del independentismo catalán a nivel internacional. Con el protagonismo que ERC tiene en la Generalitat, a JxCAT le queda potenciar el área de exteriores para no perder fuelle.

placeholder
Carles Puigdemont Independentismo Junts per Catalunya Parlamento de Cataluña Independencia de Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) CUP
El redactor recomienda