Puigdemont vende carnés de su república catalana a 12 euros la unidad
  1. España
  2. Cataluña
Nuevo negocio del 'expresident' fugado

Puigdemont vende carnés de su república catalana a 12 euros la unidad

El documento no incorpora fotografía ni fecha de caducidad, lo que abona la teoría de que el proyecto está pensado para cumplir un papel simbólico

placeholder Foto: Imagen del documento ficticio distribuido por el Consell de la República que dirige Carles Puigdemont desde Bélgica. Su precio, 12 euros.
Imagen del documento ficticio distribuido por el Consell de la República que dirige Carles Puigdemont desde Bélgica. Su precio, 12 euros.

¿Quiere usted tener un carnet de la nueva República catalana? No hay problema: lo pide, paga 12 euros a Carles Puigdemont y ya es dueño de una Identidad Digital Republicana. El documento no habla de si usted será o no será catalán, pero sí que estará fuera del alcance del Estado español. Este seudocumento comenzó a distribuirse este martes.

“Atención: Ha llegado el día. Ya puedes pedir tu tarjeta de la Identidad Digital Republicana. Pon la República en tus manos”, dice una comunicación del fantasmagórico Consell per la República a sus activistas enviada este martes. “Resulta que los catalanes hacemos cosas, muchas, incluso aquellas que nos pueden parecer insignificantes”, reza otra. Si a cada uno de los afiliados del Consell les expide uno de estos documentos, el fugado se embolsará la nada despreciable cifra de 1.100.000 euros. Una pequeña ayuda que le daría a Waterloo para funcionar durante algunos meses.

Esa comunicación invita a que los ciudadanos participen “de forma directa en el proceso de conquistar la independencia. Ahora, además, pide tu código QR y comienza a descubrir las posibilidades que ofrece y que nos permite ir desconectando del Estado”, resalta el propio Consell. A través de un vídeo, se explica que este órgano trabaja “desde el Espacio Libre Europeo para construir todo lo que hace falta para que la independencia sea efectiva. Así pues, podemos ahora seguir desconectando de la represión, pero ya de una manera tangible: la Identidad Digital Republicana. Esta identidad te permite acceder como miembro de pleno derecho al Consell, así como votar, ser consultado e incluso sirve para que puedas elaborar propuestas forjando una auténtica democracia participativa de abajo hacia arriba”.

El organismo de Puigdemont pone también a disposición de los ‘republicanos’ un QR “único e intransferible”. Con este QR, asegura el vídeo, “todo será más fácil. Por un lado, facilitará algunos trámites, como la identificación, el registro o simplificará el acceso a los servicios y a nuestra 'APP' y, por otro lado, te ofrecerá ventajas de toda clase en el tejido asociativo, de servicios y empresariales de los Països Catalans”.

Foto: Parlament de Cataluña. (iStock)

Además, da la opción de obtener una tarjeta de identidad de la República, física, que cuesta 12 euros, o virtual, que se almacena en el móvil, pero que cuesta seis euros.

Sin foto ni caducidad

El Consell también lanzó este martes por la tarde un segundo vídeo con una explicación menos descriptiva y más publicitaria de la tarjeta de identidad de la República, en el que una joven proclama que “todos juntos construimos nuestra identidad”. Tras la confirmación del pago, el Consell envía al afiliado un mensaje en el que dice: “Te confirmamos que has puesto la República en tus manos con éxito (…). Durante los próximos días, la recibirás en la dirección que han indicado (…). Seguimos creando espacios de soberanía para ir desconectando del Estado gracias a la suma de todos y todas”.

La particularidad del carnet, sin embargo, es que no incorpora fotografía del ciudadano ni fecha de caducidad, sino solamente fecha de expedición. Ello abona la teoría de que el proyecto está pensado para cumplir un papel simbólico, ya que no prevé variación en los datos del ciudadano. De hecho, ni siquiera cumple su papel de ser la identidad digital de un Estado porque en su expedición no figuran los datos clave. Si se incorporasen datos privados, el Consell podría tener problemas con las agencias de protección de datos europeas.

El carnet será una fuente de nuevos ingresos para el Consell y está apoyado por algunas empresas del mundo independentista

De lo que no hay duda es de que este carnet cumple una doble función: por un lado, se asegura de que quien solicite el documento pague su cuota de afiliación al Consell per la República y, por otro lado, sea una fuente de nuevos ingresos para este chiringuito partidista, ya que aparte de la cuota se deben abonar los 12 o los seis euros del documento.

Desde la web del Consell se identifica también a quien apoya el proyecto de esta tarjeta de identidad. Enumera, así, a 13 empresas o marcas: de ellas, cinco son pequeños medios de comunicación que viven gracias a las subvenciones de la Generalitat, que los riega con generosas ayudas económicas. Además, figuran en esa relación la Llibreria Les Voltes, propiedad de la familia Matamala, uno de cuyos miembros, Josep Maria, estuvo al lado de Puigdemont durante su fuga. Como pago por sus servicios, Puigdemont hizo que este encabezase la lista al senado por Girona en las últimas elecciones generales.

También apoya este carnet la compañía Petrolis Independents, uno de cuyos propietarios es Joan Canadell, número 3 en la lista de JxCat por Barcelona y hasta hace poco presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. Figura en la relación Anem x Feina, la patronal independentista que creó la ANC en su seno para ‘asaltar’ instituciones, así como la Plataforma per la Llengua, otro de los chiringuitos generosamente subvencionados por la Generalitat. Completan la lista la plataforma Aixeta, una entidad de Girona dedicada a facilitar campañas de micromecenazgos, la firma de telefonía Parlem Telecom, los supermercados leridanos Plusfresc y GentComTu, un portal de relaciones para “encontrar pareja en catalán”.

Carles Puigdemont Código QR Catalán Independentismo Independencia de Cataluña
El redactor recomienda