ERC y JxCAT rehacen puentes aprovechando la cumbre en la cárcel de Lledoners
  1. España
  2. Cataluña
Se espera Govern en una semana

ERC y JxCAT rehacen puentes aprovechando la cumbre en la cárcel de Lledoners

A pesar del optimismo, también hay flecos pendientes. JxCAT está dando la batalla por el control de TV3 y por ello quiere amarrar la presidencia de la CCMA, ahora en su poder

placeholder Foto: Reunión entre ERC y JxCAT en Lledoners. (EFE)
Reunión entre ERC y JxCAT en Lledoners. (EFE)

ERC y JxCAT ha aprovechado la cumbre en la cárcel de Lledoners para rehacer los puentes entre ambas formaciones políticas. En el encuentro, han participado el secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez, y también los líderes republicanos Oriol Junqueras y Pere Aragonès. Era la primera vez que los tres se reunían, la primera vez que Junqueras se implicaba en las conversaciones para formar la nueva Generalitat y la primera vez que se veían cara a cara Sànchez y Aragonès en un mes, el hombre que forjará al futuro 'president' y el propio futuro 'president'. Rápidamente, los portavoces de ambos partidos se apresuraron a hablar de desbloqueo. Sin embargo, no hay que precipitarse.

Fuentes conocedoras de la marcha de los contactos apuntan que la reunión fue bien y que después del empujón de ayer, en una reunión de casi cinco horas, a partir de ahora se puede esperar que se invista a Aragonès durante la primera semana de mayo. No será el 1 de mayo, como habían pedido los republicanos, pero casi. Después de semanas perdidas y confusas, ayer fue un día de optimismo para los soberanistas.

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez, junto a  Pere Aragonès y la presidenta del Parlament, Laura Borràs. (EFE)

El reencuentro en la cárcel estuvo cargado de simbolismo, un entorno grato para el mundo independentista, en el que ellos mismos se lamentan de que se ha olvidado a los presos. Pues bien, ayer, dos presos, Oriol Junqueras y Jordi Sànchez, abrieron una ruta que parecía cegada.

El comunicado no dice nada. Pero existe y es conjunto. Por tanto, denota voluntad de acuerdo en un futuro inmediato. Se apunta en él que “las dos formaciones independentistas han valorado positivamente el encuentro”. Hay que recordar que venían de retarse a través de los medios de comunicación. Algo se ha avanzado.

“En la reunión, también se ha abordado por primera vez la estructura del Govern”, en el que Pere Aragonès prevé fusionar algunos departamentos para que no se cree una Generalitat que se acerque a las 20 'conselleries'.

Foto: Pere Aragonès y Laura Borràs. (EFE)

“Los dos partidos se han conjurado a continuar trabajando para hacer un Gobierno independentista liderado por Pere Aragonès, que dé respuesta al mandato electoral del 52% de los votos”, apunta la nota conjunta, lo que solo quiere decir que ambas ramas independentistas han acordado que durante los próximos días seguirán hablando.

Flecos pendientes

Sin embargo, también hay flecos pendientes. JxCAT está dando la batalla por el control de TV3, y por ello no quiere ceder la presidencia de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, según explican fuentes conocedoras de los contactos y también del entorno de JxCAT. Es una de aquellas cuestiones que quedarían enmarcadas en lo que en la nota se reconoce como que “se han repasado también otros temas aún pendientes de cerrar”.

En la nueva estructura, Elsa Artadi se consolida como vicepresidenta económica

ERC, por su parte, pretende retener Hacienda, si bien se acepta que Elsa Artadi sea la vicepresidenta económica de la nueva Generalitat. Los republicanos también plantean que los fondos europeos estén coordinados desde una comisión conjunta interdepartamental.

Optimismo excesivo

El optimismo puede parecer excesivo teniendo en cuenta las enormes desconfianzas que se han vivido en el entorno soberanista durante las últimas semanas. También porque, una vez que se cierre el pacto, habrá que sumar a la CUP, que puede ver alteradas las aspiraciones que acordó en un primer momento. Por tanto, la complejidad final de la investidura todavía puede ser mayor que lo que apuntaban la expectativas de ayer.

La única incógnita que de verdad se despeja es la amenaza de repetición electoral que pesaba sobre la política catalana este fin de semana. Las urnas se alejan, pero una futura Generalitat débil sigue siendo una opción más que probable.

Oriol Junqueras Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Nacionalismo Pere Aragonès Elsa Artadi CUP Cataluña Generalitat de Cataluña Jordi Sànchez
El redactor recomienda