ERC tienta a la CUP con la vicepresidencia del Parlament, su techo de poder institucional
  1. España
  2. Cataluña
La ocuparía Dolors Sabater

ERC tienta a la CUP con la vicepresidencia del Parlament, su techo de poder institucional

Su entrada no busca tanto radicalizar más el órgano de control de la Cámara, sino evitar que los antisistema empujen desde fuera. Se persigue, paradójicamente, rebajar la tensión

placeholder Foto: Pere Aragonès. (EFE)
Pere Aragonès. (EFE)

ERC está tentando a la CUP con la vicepresidencia del Parlament, según explican fuentes cercanas a la negociación para configurar la nueva Generalitat. La candidata a ocupar esta vicepresidencia sería la candidata de los anticapitalistas Dolors Sabater. ERC les ofrece uno de los dos puestos que le corresponden en la Mesa del Parlament, de manera que se mantendría la mayoría independentista en este órgano clave. Y se convierte en la primera trinchera de la 'confrontación inteligente' con el Estado que busca una parte de JxCAT.

Fuentes cercanas a los cuperos aseguran que estos se dejan querer, pero que todavía no hay un 'sí' definitivo. Sin embargo, esta es la parte de la negociación que mejor progresa, ya que entre los republicanos y JxCAT no se producen avances significativos. La vicepresidencia del Parlament sería la mayor cota de poder institucional que lograría la CUP en su historia.

placeholder La candidata de la CUP en las pasadas elecciones catalanas, Dolors Sabater. (EFE)
La candidata de la CUP en las pasadas elecciones catalanas, Dolors Sabater. (EFE)

Con esta maniobra, la constitución de la Mesa del Parlament quedaría así: dos diputados de JxCAT, uno de ERC, uno de la CUP, dos del PSC, que sería la minoría constitucionalista, y uno para los Comunes de Ada Colau, de manera que el independentismo tendría la mayoría en este organismo clave y los socios de Podemos podrían servir de muleta ocasional para algunos temas de corte más social.

La presidencia quedaría reservada para JxCAT, pero todavía no se sabe qué persona la ocuparía a la espera de que Laura Borràs deshoje la margarita de su decisión. Esta configuración de la Mesa permitiría al independentismo asegurar que hay un cinturón sanitario contra Vox y también dejar en minoría al PSC lo que dure la legislatura en un órgano clave.

La intención de hacer jugar a la CUP no es tanto para radicalizar la Cámara sino para que la CUP no la empuje al choque

Con esta maniobra, Pere Aragonès busca conseguir tres cosas: asegurarse el apoyo de los nueve diputados de la CUP para su investidura y resguardecer a Generalitat ante posibles futuros problemas legales poniendo el foco del choque con el Estado en el Parlament, lejos de la Plaça Sant Jaume.

Aunque no se verbaliza, la intención de hacer jugar a la CUP no es tanto para radicalizar la Cámara sino para que la CUP no la empuje al choque. Está demostrado que donde gobierna la CUP se cuida mucho de tener problemas, como ha pasado en Berga, donde Montse Venturós acató una inhabilitación, solo que haciendo ver que seguía siendo alcaldesa. Pero ni firmó papel alguno, ni ejerció el cargo ni puso en riesgo a ningún funcionario. Berga es el ayuntamiento más importante que gobierna la CUP.

Tres acuerdos

Por ahora, las conversaciones entre ERC y la CUP se apoyan en tres ejes: que la Generalitat evite personarse en procesos judiciales contra los anticapitalistas, que los Mossos dejen de usar proyectiles de foam durante algún tiempo en las manifestaciones y que la policía autonómica no ejerza a su vez de policía judicial en los desahucios.

Las tres cuestiones son de difícil cumplimiento a medio plazo, pero los Mossos se han convertido en moneda de cambio de la clase política y Barcelona lleva dos días sin violencia callejera, señal de que la CUP se aproxima a un pacto. Todo apunta a que el acuerdo con la CUP puede ir por buen camino, a menos que una asamblea del sector más duro de la formación —Endavant— lo dinamite en cualquier momento. Algo que podría pasar de aquí al 12 de marzo, cuando debe constituirse la Cámara catalana.

Tras los desórdenes callejeros, los Mossos se han convertido en moneda de cambio

El debate sobre el “el nuevo modelo policial” no se sabe qué alcance real tendrá, pero, según las partes, las conversaciones han sido clave para que no se hayan estancado las negociaciones. Esta situación ha generado un profundo malestar en el seno de los Mossos.

Otro enfoque

El anterior vicepresidente del Parlament fue Josep Costa, que ha ejercido en la pasada legislatura el cargo que ahora se ofrece a la CUP. La tensión de Costa con Roger Torrent fue tan grande que hizo que en buena parte el Parlament viviese de espaldas a la Generalitat, y ha convertido en estéril la acción legislativa de los últimos tres años. Esta estrategia la abonaban el propio Costa o el entonces president Quim Torra.

Tras esta legislatura perdida, el sector más moderado de JxCAT prefiere preservar las instituciones y, por tanto, también el Parlament para no entrar en debates estériles. Aunque puede haber puntos de tensión alrededor del voto de Meritxell Serret i Lluís Puig, los dos aspirantes a convertirse en telediputados desde Bélgica.

ERC está tentando a la CUP con la vicepresidencia del Parlament, según explican fuentes cercanas a la negociación para configurar la nueva Generalitat. La candidata a ocupar esta vicepresidencia sería la candidata de los anticapitalistas Dolors Sabater. ERC les ofrece uno de los dos puestos que le corresponden en la Mesa del Parlament, de manera que se mantendría la mayoría independentista en este órgano clave. Y se convierte en la primera trinchera de la 'confrontación inteligente' con el Estado que busca una parte de JxCAT.

CUP Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Mossos d'Esquadra Parlamento de Cataluña Nacionalismo Junts per Catalunya Cataluña
El redactor recomienda