Los 'comunes' buscan quitar a la CUP la llave del Govern tras la brecha por los disturbios
  1. España
NEGOCIACIONES POSELECTORALES

Los 'comunes' buscan quitar a la CUP la llave del Govern tras la brecha por los disturbios

Los anticapitalistas tensionan la cuerda de las negociaciones poselectorales al evitar condenar la violencia y elevar el coste político para ERC y JxCAT de pactar su apoyo

placeholder Foto: La candidata de En Comú Podem, Jéssica Albiach (i), acompañada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)
La candidata de En Comú Podem, Jéssica Albiach (i), acompañada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)

En Comú Podem oficializó este lunes en la dirección de su ejecutiva la propuesta de formar un Gobierno bipartito con ERC, reclamando para ello el apoyo externo del PSC. Se trata de su fórmula alternativa para la gobernabilidad tras el 14-F, un Govern progresista que deje fuera a JxCAT, pero hasta ahora habían evitado ponerla sobre la mesa de forma clara al entender que en la primera fase de las negociaciones poselectorales le correspondía mover ficha a ERC. La decisión de abandonar la sala de espera y tomar la iniciativa busca arrebatar a la CUP la llave de la gobernabilidad, aprovechando la brecha abierta dentro del independentismo por los disturbios que vienen acompañando desde hace dos semanas las protestas en Cataluña y que este fin de semana escalaron en intensidad, al incendiar una furgoneta de la Guardia Urbana con un agente en su interior.

Las juventudes de la CUP, Arran, han arengado las escenas de violencia, mientras que su candidata, Dolors Sabater, ha tildado de "hipocresía" las condenas a los disturbios, poniendo el foco en las actuaciones policiales. La formación anticapitalista ha situado entre sus exigencias para la formación del Govern cambios profundos en los Mossos d'Esquadra, incluida la supresión de la Brimo, la brigada de antidisturbios. Este lunes, el 'conseller' de Interior en funciones, Miquel Sàmper (JxCAT), calificaba estas peticiones de inasumibles, señalaba a las juventudes de la CUP como instigadoras de los disturbios y criticaba que una formación no condenase la violencia. Por su parte, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, se desvinculaba de lo que la CUP calificaba de "primer acuerdo" para reformar el cuerpo de los Mossos refiriéndose a "pactos sobre líneas de trabajo", a la espera de estudiar su "viabilidad".

Los violentos cruzan la línea roja

Los disturbios han abierto una fisura dentro del bloque independentista, que precisa del apoyo de la CUP para poder formar Govern. Los 'cupaires' han ido tensando la cuerda durante los últimos días, hasta el punto no solo de defender unas posiciones que prácticamente equivalen a autoexcluirse del Govern, sino de elevar el coste político para ERC y JxCAT de pactar su apoyo, que para el 'conseller' de Interior ya parece inasumible. La violencia de las protestas ha irrumpido de lleno en las negociaciones, condicionándolas en tiempo y forma.

En este contexto, se abre una ventana de oportunidad para En Comú Podem, por lo que han entrado de lleno en el tablero de las negociaciones ofreciéndose como alternativa. Su entrada en el Govern sería incompatible con JxCAT, de ahí que hayan trasladado la presión también al PSC, para reclamar su apoyo externo, asegurando que esta fórmula sería la más beneficiosa para la estabilidad del Gobierno central. Frente a estos movimientos, la ANC se manifestaba por su parte este domingo para reclamar unidad a los partidos independentistas, con el objetivo de “empujar a ERC, JxCAT y la CUP” a entenderse y exigir la formación de un "Govern de concentración".

Foto: La candidata de En Comú Podem, Jéssica Albiach, durante su comparecencia para valorar los resultados. (EFE)

Desde el PSC, sin embargo, rechazan esta fórmula y también quieren aprovechar en beneficio propio las divergencias entre los partidos independentistas, acentuadas desde los hechos violentos acontecidos el pasado fin de semana y la falta de condena de la CUP. Tras criticar a republicanos y posconvergentes por ser "prisioneros" de la CUP y advertir de que "no puede haber un Govern con un partido que no condena la violencia", la viceprimera secretaria de los socialistas, Eva Granados, ha insistido en un Govern de izquierdas presidido por Salvador Illa. Una posibilidad que se quedaría lejos de la mayoría absoluta, debido a los vetos cruzados entre PSC y ERC.

En Comú Podem reconoce la dificultad de esta operación, pero entiende que ha llegado el momento de explorarla. Desde el entorno de Jéssica Albiach, vaticinaban tras el 14-F que el acuerdo entre el bloque independentista no sería rápido y que en cualquier caso se encontraría dificultades por el camino. Una complejidad que comienza a asomar al calor de la posición de la CUP respecto a los disturbios, dificultando un acuerdo con ERC y JxCAT, que ha llevado a los 'comuns' a dar este paso al frente.

Foto: Jéssica Albiach. (Fotografía cedida)

Su portavoz y diputado en el Congreso, Joan Mena, presionaba a partes iguales a ERC y PSC tras la reunión del Consell Nacional de Catalunya en Comú. A los republicanos, les reclamaba valentía para desprenderse de JxCAT, mientras que a los socialistas les recomendaba aprender la lección de Ciudadanos advirtiendo de que "quien todo lo quiere, todo lo puede perder".

Mena se desmarcaba también de la CUP, poniendo en duda su prioridad de pactar con la derecha independentista y condenando "con rotundidad" los actos violentos del pasado fin de semana. Unas acciones, dijo, "intolerables", además de defender que los cambios en el modelo de seguridad deben abordarse "desde la serenidad y la tranquilidad y no desde las negociaciones de formación de Govern". Los 'comunes' dejan así atrás la tibieza tras los primeros días de protestas violentas, en las que el también diputado de los 'comunes' y presidente del grupo confederal, Juame Asens, ponía el foco en los abusos policiales y mostraba la "solidaridad" de su grupo "con las víctimas y represaliados por la actuación de los Mossos". También desde Unidas Podemos se trataba en el arranque de las negociaciones poselectorales de llevar el debate al terreno de los abusos policiales y estirar su mensaje electoral de las catalanas sobre la falta de democracia plena en España.

CUP Disturbios Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) PSC En Comú Podem Mossos d'Esquadra
El redactor recomienda