Torra y Puigdemont: paz ante la tumba de Antonio Machado tras las tensas vacaciones
  1. España
  2. Cataluña
Las elecciones serán a partir de febrero

Torra y Puigdemont: paz ante la tumba de Antonio Machado tras las tensas vacaciones

Tras almorzar juntos en el sur de Francia, al final Torra ha comprado la tesis de su predecesor y valedor: evitar convocar elecciones para que estas sean lo más tarde posible

placeholder Foto: Fotografía de archivo de Carles Puigdemont y Quim Torra. (EFE)
Fotografía de archivo de Carles Puigdemont y Quim Torra. (EFE)

Quim Torra y Carles Puigdemont fumaron la pipa de la paz ante la tumba de Antonio Machado tras el tenso periodo estival que han vivido a cuenta de las diferencias sobre el calendario electoral. Fuentes del entorno de Puigdemont en Waterloo apuntan que al final Torra ha comprado la tesis de su predecesor y valedor: que Torra se sacrifique y evite convocar elecciones para que se fije la llamada a las urnas a través de los mecanismos automáticos, lo que implicaría febrero o marzo de 2021, cuando ERC ya haya sido desgastada por la gestión del coronavirus, tanto en los hospitales, donde ya se masca el drama, como en la apertura de los colegios, que se prevé sea desastrosa.

El encuentro fue el pasado sábado en Colliure, en el sur de Francia. Ambos líderes almorzaron y recuperaron la sintonía perdida durante este verano. De hecho, al día siguiente, en la clausura de la Universidad de Verano de Prada de Conflent, foro habitual del independentismo cada verano, Torra se sumó a las tesis de Puigdemont de la "confrontación inteligente". Quim Torra argumentó que la independencia de Cataluña era "más necesaria y más urgente que nunca", aunque para "ganar" hay que "arriesgar": "Si no confrontamos, no avanzaremos".

Foto: Reunión de JxCat en Bruselas en diciembre pasado. Eran otros tiempos (EFE)

Por tanto, Torra y Puigdemont volvían a coincidir en la defensa del escenario de confrontación, contrapuestos a ERC y su apuesta por el diálogo. Los astros volvían a estar alineados. Se ha consultado con portavoces de Torra y Puigdemont sobre el encuentro en Colliure, pero han evitado responder.

Lejos quedaba ya este verano en el que el director de TV3, Vicent Sanchis, ha tenido que estar disponible todas las vacaciones para entrevistar a Torra, que tenía planteado anunciar el día de las elecciones en el canal autonómico. Incluso había listo un plató. Pero la entrevista fue abortada porque el entorno de Puigdemont no se fiaba de lo que pudiera decir su protegido.

Foto: Torra y Puigdemont, durante un encuentro en Bruselas. (EFE)

Quim Torra ha obtenido algunas garantías de Puigdemont a cambio de su sacrificio político. Se le pondrá como ejemplo. Se recurrirá a su figura en la campaña electoral. Máximo reconocimiento, además, dificultar que Pere Aragonès (ERC) acceda a la presidencia —actualmente, es el vicepresidente— alegando que no puede ejercer el cargo porque no es diputado, algo que sí que podría hacer el 'conseller' de Interior, Miquel Buch. Pero este extremo no es claro y hay lecturas jurídicas en sentido contrario, ya que Aragonès solo ejercería como 'president' de manera temporal y con sus poderes muy mermados, ya que no puede convocar elecciones. Es decir, este pulso puede producirse, y alargar algo la vida política de un Torra que quedará del todo amortizado con su altamente probable inhabilitación a principios de octubre, pero tiene escaso recorrido legal.

Desgastar a ERC…

El objetivo de toda la operación de renunciar a la convocatoria de elecciones es desgastar a ERC en aquellos puntos en los que no lo haya hecho ya el covid-19. Así, la ley marca que después de 10 días se convoque el Parlament para escoger al nuevo 'president'. Las alternativas que JxCAT piensa poner sobre la mesa pueden ser o Marta Madrenas, alcaldesa de Girona, o la nueva portavoz de JxCAT, Elsa Artadi. Ambas alternativas resultarían inaceptables para ERC y, por tanto, en JxCAT creen que será fácil culpar a los republicanos de dos meses de debates estériles en el Parlament.

El retraso electoral busca laminar a ERC, por la gestión del coronavirus y por negarse a investir a un nuevo 'president' de JxCAT en el Parlament


Tras esos dos meses, elecciones en 60 días hábiles. Para febrero o marzo, cuando ya Cataluña esté sumida en lo peor de la crisis económica y cuando todavía estará operativa la búsqueda de una vacuna por la pandemia. En línea con este sector del independentismo, se pretende aplicar el principio de cuanto peor mejor, igual que en diciembre de 2017, cuando Puigdemont se impuso en las urnas a los de Oriol Junqueras.

… y diluir al PDeCAT

Estos cinco meses también hacen falta para diluir al PDeCAT, que sigue resistiéndose a confluir con el nuevo partido de Puigdemont. En JxCAT, se quiere construir una red local, en cada pueblo de Cataluña. Para ello, se pueden utilizar diversas vías, como la ANC o el Consell per la República, a través de los denominados 'consells locals'. O la deserciones masivas, como en Terrassa, donde el PDeCAT local se ha pasado en bloque a JxCAT. Así, cada día que pasa el PDeCAT es más débil y Puigdemont más fuerte, pese a que JxCAT solo cuenta con 3.791 militantes, muchos menos que los 16.000 que se apuntaron a la Crida.

Para convertir JxCAT en una máquina capaz de derrotar a ERC, hace falta tiempo para construir esta red local. Y el tiempo no lo daría la convocatoria de elecciones sino el sacrificio de Torra. La paz la han firmado delante de la tumba de un intelectual muerto hace 81 años, comprometido con la República y que Torra admira, como ya demostró cuando visitó la Moncloa, con su interés por el jardín donde el poeta se reunía con Guiomar. Sin embargo, Machado no era ningún defensor de romper España. Y se encontraba en las antípodas de los hermanos Badia, adalides del pistolerismo en la Barcelona de los años treinta y a los que Torra dedicó artículos elogiosos.

Quim Torra y Carles Puigdemont fumaron la pipa de la paz ante la tumba de Antonio Machado tras el tenso periodo estival que han vivido a cuenta de las diferencias sobre el calendario electoral. Fuentes del entorno de Puigdemont en Waterloo apuntan que al final Torra ha comprado la tesis de su predecesor y valedor: que Torra se sacrifique y evite convocar elecciones para que se fije la llamada a las urnas a través de los mecanismos automáticos, lo que implicaría febrero o marzo de 2021, cuando ERC ya haya sido desgastada por la gestión del coronavirus, tanto en los hospitales, donde ya se masca el drama, como en la apertura de los colegios, que se prevé sea desastrosa.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Quim Torra Parlamento de Cataluña Junts per Catalunya Independencia de Cataluña Cataluña Generalitat de Cataluña Oriol Junqueras Coronavirus Carles Puigdemont Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Partit Demòcrata Català (PDeCAT)
El redactor recomienda