El nuevo 'embajador' de Torra en EEUU olvida a Trump y da un giro a los demócratas
  1. España
  2. Cataluña
Isidre Sala era un hombre de Romeva

El nuevo 'embajador' de Torra en EEUU olvida a Trump y da un giro a los demócratas

Se espera de Sala una cierta continuidad con su predecesora, Victòria Alsina, que ya estaba reuniéndose con políticos de EEUU alejados de las líneas de presidente Donald Trump

Foto:  Isidre Sala. (EFE)
Isidre Sala. (EFE)

Isidre Sala fue nombrado esta semana nuevo delegado de la Generalitat en Estados Unidos, confirmando un giro de la administración de Quim Torra que lleva los últimos meses buscando complicidades políticas para Cataluña fuera del entorno de Donald Trump. Sala venía de ser director general de Asunto Globales y había sido uno de los hombres de confianza del ahora encarcelado Raül Romeva, con quien había ocupado el puesto de director general de Asuntos Multilaterales y Europeos. Ahora trabajará para la estrategia internacional de la Generalitat en Estados Unidos y para conseguir simpatías para la causa independentista en ese país.

Se espera de Sala una cierta continuidad con su predecesora, Victòria Alsina, quien ya había marcado una alejamiento de la órbita Trump a sectores más críticos con el actual presidente, que ahora está afrontando un proceso de 'impeachment'. La Generalitat parece así avanzarse a un posible relevo en la política estadounidense.

Según los documentos de Transparencia del propio Gobierno de Estados Unidos, entre las últimas reuniones de Alsina con cargos políticos estaban personal del equipo de la senadora demócrata, Jeanne Shaheen; un encuentro con Damian Murphy, miembro Comité de Relaciones Exteriores del Senado y antiguo colaborador de Barack Obama; y otro con el congresista republicano, Adam Kinzinger, crítico con la política exterior de Trump y también con el presidente ruso Vladimir Putin. Estas tres reuniones tuvieron lugar los días 20 y 21 de mayo de este año, entre los viajes de Torra a Estados Unidos, en enero y el que llevó a cabo el 'conseller' de Exteriores, Alfred Bosch, el pasado mes de noviembre.

placeholder Carles Puigdemont durante una comparecencia en Bruselas, el 14 de octubre de 2019. (EFE)
Carles Puigdemont durante una comparecencia en Bruselas, el 14 de octubre de 2019. (EFE)

La agenda de Victòria Alsina marca una línea de encuentros más moderada que la que defiende Carles Puigdemont desde Waterloo, apoyando a Putin y a Rusia, y que parece apostar por prepararse para un cambio político en Estados Unidos.

Fuentes de la 'conselleria' de Exteriores de la Generalitat, han explicado que los perfiles de los políticos con los que se conecta no buscan tanto un posicionamiento a favor o en contra de Trump sino la sensibilidad por temas nacionales. Eso no se ve en los demócratas que aparecen en la lista, pero sí en el republicano Adam Kinzinger muy involucrado en la independencia de Georgia de Rusia, de nuevo una causa contraria a los intereses internacionales de Vladimir Putin. Sin embargo, incluso salvando las distancias, los casos de Georgia y Cataluña tienen muy poco que ver.

Asunto interno

A pesar de los esfuerzos, Estados Unidos nunca se ha querido implicar en la crisis catalana. Nunca ha pasado de definirla como un asunto interno español.

El perfil de Isidre Sala, que ha estado desempeñando el cargo en funciones desde junio hasta que ha superado el concurso de la Generalitat, apunta a una política más práctica y de delegación comercial, por su experiencia en el área económica.

Delegación cara

En noviembre, Cs preguntó a la Generalitat, a través del diputado, David Bertran Román, por los costes de la delegación y por las nuevas contrataciones, entre ellas las de Sala pero también las de Magalí Muria y Jamie Preto Hepworth, este último con una curiosa carrera diplomática ya que ha llegado a jefe de prensa de la Generalitat en Washington tres siete años siendo director de desarrollo de Gestmusic.

Los gastos totales que declara la delegación en su informe como 'lobby' en Estados Unidos durante los seis primeros meses suman 75.559 dólares en los seis primeros meses de este año, de los que la mayor parte, 45.000 dólares han sido en salarios.

Quim Torra Política exterior Carles Puigdemont Nacionalismo Internacional Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda