a pesar de la oposición de josep borrell

La Generalitat contará con 12 'embajadas' antes de fin de año para "hacer república"

Quim Torra no se arredra tras el enojo mostrado por el ministro Josep Borrell por la apertura de 'embajadas' políticas de la Generalitat en importantes capitales del mundo

Foto: Ernest Maragall inaugura la 'embajada' de la Generalitat en Washington. (Carlos Pérez)
Ernest Maragall inaugura la 'embajada' de la Generalitat en Washington. (Carlos Pérez)

El desafío al Estado del Gobierno de la Generalitat de Cataluña no cesa. Uno de los campos de batalla es la diplomacia política internacional que corresponde por ley exclusivamente al Estado. El 'president' Quim Torra y su consejero de Acción Exterior, Ernest Maragall, marchan con paso firme para activar hasta 12 delegaciones políticas antes de que finalice 2018. Existe una estrategia coral para que esas 'embajadas' y sus representantes sirvan como adalides de la independencia en el mundo y trabajen para socavar el prestigio de las instituciones españolas.

Desde que se derogara la aplicación del artículo 155 en junio pasado que había puesto fin a la acción exterior del llamado Diplocat en octubre de 2017 tras la proclamación de la república catalana, el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) ya ha publicado la apertura de seis embajadas: Alemania, Suiza, Italia, Reino Unido e Irlanda, Francia y Estados Unidos. La representación en Bruselas ante las instituciones comunitarios nunca se clausuró; tampoco la de Madrid, capital que también se considera extranjera en la narrativa documental de la Generalitat.

El último episodio de esa determinación del Govern sucedió el pasado jueves en Washington, donde Ernest Maragall presentó a la académica Victòria Alsina como nueva delegada de Cataluña en Estados Unidos. Durante la inauguración de la nueva 'embajada', Maragall señaló: "Trabajamos con la expectativa de que Cataluña logre un reconocimiento de su condición como país".

Ernest Maragall inaugura la 'embajada' de la Generalitat en Washington. (Carlos Pérez)
Ernest Maragall inaugura la 'embajada' de la Generalitat en Washington. (Carlos Pérez)

Ese mensaje cristalino del consejero de Acción Exterior catalán se ve acompañado diariamente por las actividades políticas de las 'embajadas' y la comunicación de las mismas. Meritxell Serret, fugada a Bélgica de la justicia española que la investiga por desobediencia y malversación de fondos públicos, fue nombrada representante ante la Unión Europea en junio pasado. En su perfil de Twitter usa una expresión muy transparente sobre la naturaleza de su misión política: #FemRepública (#HacemosRepública).

"Resulta muy curioso que nuestras embajadas nos cuenten que más que promocionar Cataluña, lo que hacen esas delegaciones es denigrar y deslegitimar a España", afirma a este diario un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores. Agrega esa fuente que las seis primeras aperturas de 'embajadas' ocurridas desde junio no le fueron comunicadas al Ministerio, "aunque están obligados por ley".

Por el contrario, sí comunicaron desde la Generalitat la apertura de seis nuevas delegaciones políticas, además de las más de 40 representaciones comerciales y culturales que tiene repartidas por el mundo. Como confirmó el propio Maragall el pasado jueves en Washington, el DOGC anunciará oficialmente en los próximos días la creación de las oficinas de Zagreb para los Balcanes, Estocolmo para los países nórdicos, Tallin para los países bálticos, Viena para Centroeuropa y Beirut para el Mediterráneo.

Esta nueva iniciativa motivó un informe desfavorable no vinculante del ministerio que comanda Josep Borrell al estimar que su objetivo manifiesto "consiste en utilizar estas delegaciones para apoyar fines manifiestamente contrarios a los principios y objetivos de la política exterior de España". El mismo ministro señaló que esas 'embajadas' son "instrumentos al servicio del proceso independentista".

El pasado 9 de noviembre, Ernest Maragall calificó de "panfleto" el informe de Exteriores y opinó que estaba lleno de "exabruptos" y de "apriorismos". Un portavoz del Palacio de Santa Cruz aseguró a El Confidencial que causó gracia en el Ministerio que el 'conseller' hablara de apriorismos cuando en su ejercicio político diario tanto el gobierno de la Generalitat como sus 'embajadas' trabajan en favor de la independencia.

Sede londinense de la 'embajada' de la Generalitat en Reino Unido e Irlanda. (Google Maps)
Sede londinense de la 'embajada' de la Generalitat en Reino Unido e Irlanda. (Google Maps)

El Ministerio de Borrell no cuenta con capacidad ejecutiva para clausurar las 'embajadas' de la Generalitat. Su única herramienta consiste en presentar recursos contencioso-administrativos como ya hiciera en agosto. La voz al teléfono de un representante del Ministerio rezuma frustración. "Ellos [los políticos del Govern] son muy listos porque siempre acuden al victimismo y la ambigüedad. Van argumentando en diferentes foros que España cerró todas sus representaciones, pero eso no es cierto porque el 155 no clausuró la delegación ante la Unión Europea ni los más de 50 centros culturales y comerciales que tienen en otros países", explica ese alto funcionario.

Supuesta malversación

El portal de Transparencia solo proporciona el salario de la representante de la Generalitat ante la Unión Europea: 83.649 euros anuales. No se encuentran los sueldos de los otros delegados ni otros gastos relativos a la actividad diplomática catalana (alquileres de oficinas, representación, partidas para viajes u otras actividades).

Desde el Ministerio, se afirma que las comunicaciones de la Generalitat sobre la apertura de las 'embajadas' no van acompañadas de memorias económicas. Consultado el Departamento de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, este diario no ha recibido respuesta sobre el presupuesto destinado al funcionamiento de las 12 'embajadas' planificadas. Preguntados personalmente los 'embajadores', nos han remitido al Departamento.

En el proceso que se sigue en el Tribunal Supremo sobre las actuaciones de 18 varios miembros del Ejecutivo de Carles Puigdemont en otoño de 2017, la Fiscalía expresa de forma diáfana que Raül Romeva y el Departamento de Exteriores que dirigía habrían desempeñado un papel clave en favor de la proclamación de la independencia de Cataluña. El informe de la Fiscalía les atribuye un delito de rebelión y de malversación de caudales públicos.

De acuerdo con el escrito de la Fiscalía, fechado el pasado 2 de noviembre, el Diplocat habría financiado actividades desarrolladas en el exterior "para internacionalizar el conflicto" y "que sirviera de palanca para el proceso de independencia emprendido". Romeva consiguió que la acción en el extranjero de la Generalitat duplicar su presupuesto en 2017 hasta llegar a los 35 millones de euros.

Con ese dinero, siempre según el Ministerio Público, Romeva habría conseguido que las delegaciones del Govern funcionasen "como auténticas embajadas", lanzó una campaña internacional de imagen en favor de la independencia, creó portales web alojados en servidores de otros países para promocionar el referéndum del 1-O y contrató a expertos y observadores internacionales. Entre estos últimos, había uno de EH Bildu y otro de Alternativa Galega de Esquerdas.

Entre la documentación disponible en el portal de datos abiertos de la Generalitat, están disponibles los gastos de los 38 viajes al extranjero que realizó Raül Romeva entre abril de 2016 y junio de 2018. Ascienden a casi 40.000 euros. En la línea de lo que apunta la Fiscalía del Tribunal Supremo, las razones de sus viajes están motivadas para despachar con los 'embajadores' catalanes, participar en reuniones con organizaciones internacionales como Transparencia Internacional en Berlín o para defender el referéndum del 1-O en una conferencia en el Parlamento Europeo.

Propaganda y redes sociales

Antes de la aplicación del artículo 155, durante y después de su derogación, la ingeniería propagandística de la acción exterior de la Generalitat ha puesto especial énfasis en las redes sociales. Su mera observación trasluce una estrategia coral para difundir todo contenido que vilipendie las instituciones españolas y ensalce el anhelo de la república catalana independiente.

A modo de ejemplo, el departamento de Romeva contaba en Twitter con dos cuentas: @Diplocat y @ThIsCatalonia (en inglés). Ambas fueron creadas en marzo de 2013 y liquidadas por el Estado en octubre de 2017. Su actividad en favor de la independencia y la deslegitimación de España como democracia fue frenética en el entorno temporal del referéndum ilegal del 1-O.

La cuenta @Diplocat retuiteaba este mensaje el 18 de octubre de 2017:

Unos meses antes, en julio, Diplocat organizaba un seminario en Tokio para promocionar el 'procés' y lo publicitaba así en Twitter:

Por su lado, los actuales 'embajadores' tampoco pierden oportunidad de tuitear constantemente en favor de la independencia de Cataluña y poner en tela de juicio la acción del Estado. Sergi Marcén es el delegado en Reino Unido e Irlanda y hace unas fechas retuiteaba esto que sigue:

Meritxell Serret actúa en la misma línea que sus colegas desde Bruselas. A Josep Borrell le nombra cada vez que se da una circunstancia propicia:

Ernest Maragall ha manifestado que desea presentarse a las primarias de Esquerra Republicana de Cataluña para así aspirar a la alcaldía de Barcelona. Según se desprende de sus manifestaciones, quiere despachar el asunto de la apertura de las 12 'embajadas' antes de dejar su cometido al frente de la acción exterior de la Generalitat.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios