trasladaría el consell per la república

Puigdemont alquila la casa de Macià en Perpiñán para mudarse cuando sea inmune

El expresidente de la Generalitat prepara su salida de Bélgica y su aterrizaje en el sur de Francia para dentro de unas semanas, si todo van según ha planeado junto a su 'estado mayor'

Foto: Carles Puigdemont, participando vía videoconferencia, en un acto de JxCAT. (EFE)
Carles Puigdemont, participando vía videoconferencia, en un acto de JxCAT. (EFE)
Adelantado en

El expresidente de la Generalitat catalana Carles Puigdemont prepara su salida de Bélgica y su aterrizaje en el sur de Francia para dentro de unas semanas si todo va en la línea que ha planeado junto a su ‘estado mayor’. Solo un requisito separa al fugado de Perpiñán en estos momentos: el fallo del Tribunal de Justicia Europeo sobre la reclamación de Oriol Junqueras respecto de su posible inmunidad. El condenado por los hechos del 1-O planteó un recurso ante las instituciones europeas al entender que ya tiene inmunidad por el mero hecho de haber sido elegido en las urnas europarlamentario, sin necesidad de acatar la Constitución española y recoger presencialmente su acta, como prevén las normas españolas.

Si el fallo es favorable al republicano, Puigdemont y su cohorte tienen preparada la reclamación para que se reconozca también la inmunidad del ‘expresident’. El segundo paso es abandonar Waterloo y establecerse en el sur de Francia. Según ha podido conocer El Confidencial, una persona de su total confianza ya ha realizado las gestiones pertinentes para alquilar su nuevo domicilio en la localidad de Perpiñán, capital del departamento de los Pirineos Orientales, en la región de la Occitania. De hecho, el presidente del Comité para la Autodeterminación de la Cataluña Norte, Robert Casanovas, había realizado gestiones hace dos años para buscarle alojamiento, aunque no se ha podido confirmar si en esta ocasión ha sido este activista el que ha movido los hilos.

El diario ‘L’Indépendant’ ponía este miércoles el punto de mira en el fugado. “Carles Puigdemont podría beneficiarse de una inmunidad que le permite viajar libremente por Cataluña. Este escenario pertenece, de momento, a la ficción política, pero evoca la posibilidad de verle un día recorrer las calles de Perpiñán incluso antes que las de Barcelona”, señalaba el rotativo francés.

No le falta razón a ‘L’Indépendant’, salvo por un pequeño detalle: no tiene intención de pisar Barcelona ni ninguna otra localidad al sur de los Pirineos, al menos de momento. La elección tiene varios motivos: en primer lugar, Puigdemont ya ha dicho a los suyos que no pisará España por mucha inmunidad que tenga. En realidad, según algunas fuentes, no se fía de que las autoridades españolas respeten la inmunidad que le otorga su condición de eurodiputado. “Los presuntos delitos de que se le acusa corresponden a una época en la que él no era aún eurodiputado y, además, por esos hechos ya hay condenados, por lo que no las tiene todas consigo de que echen mano de esas circunstancias para detenerle preventivamente. Normalmente, no debería ser, pero él no se fía y teme que le detengan si pisa suelo español”, indica a este diario una fuente cercana al ‘expresident’.

Puigdemont alquila la casa de Macià en Perpiñán para mudarse cuando sea inmune

Se queda, sin embargo, en lo que los independentistas llaman ‘Cataluña norte’, por lo que “podrá presumir de que ha vuelto a Cataluña, aunque no pise España”. Se trata, pues, de una iniciativa más simbólica que real, ya que en los departamentos sureños de Francia el independentismo no tiene mucha acogida popular. Sin embargo, de cara a los suyos, Puigdemont incidirá en que “reside en Cataluña”. Se trataría, pues, de una “vuelta al país natal”, aunque esa cuestión sea más retórica que práctica. Al líder de JxCAT ya le vale que sea así: la imagen a transmitir es que Puigdemont “estará en Cataluña sin pisar suelo español”.

La casa de Francesc Macià

Pero hay otra razón no menos simbólica para acabar en el sur de Francia: el domicilio alquilado tiene un fuerte componente romántico, ya que es la casa que había alquilado Francesc Macià cuando se exilió en 1923, tras proclamarse la dictadura del general Primo de Rivera. El excoronel Macià recorrió varias ciudades antes de ser detenido en 1926. Tras recalar en Perpiñán, fijó su residencia en París, desde donde organizó la invasión de Cataluña en una operación que ha pasado a la historia con el nombre de complot de Prats de Molló. Lo malo es que eligió mal a sus socios y se alió con un nieto de Garibaldi que resultó ser un agente de Benito Mussolini y que le traicionó, denunciando sus planes a los franceses.

La última fase de la invasión de Cataluña por la localidad de Prats de Molló fue organizada desde Villa Dénise, en este municipio de la frontera, una casa señorial alquilada que fue utilizada como centro de operaciones por Macià y los suyos. Ahí fue detenido el excoronel cuando se descubrió el complot.

Manifestación independentista en Perpiñán. (EFE)
Manifestación independentista en Perpiñán. (EFE)

La fijación de Puigdemont por los paralelismos históricos y atávicos se vuelve a hacer evidente: porque el ‘expresident’ adopta el acrónimo del emperador Carlomagno en sus firmas: las siglas que usa en las redes sociales son las de KRLS, que eran las siglas que utilizaban los textos de la Edad Media para referirse a Carlomagno, el considerado ‘padre de Europa’ y fundador de la Marca Hispánica. Ironías de la vida, Puigdemont pasó, desde el año 2017, a establecerse en otra villa con resonancias imperiales: en Waterloo perdió Napoleón Bonaparte la batalla más importante de su vida.

Presentarse de nuevo a ‘president’

Pero la fijación del fugado por unir su destino a sus antecesores pasa ahora por ahondar en el paralelismo con Francesc Macià, considerado el padre de la Generalitat moderna. Y aquí se da otra curiosa coincidencia: durante su refugio en Francia, Macià intentó contactar con Moscú e incluso viajó a la capital rusa. Allí solo pudo encontrarse con Grigori Zinoviev y con Nikolai Bujarin. Puigdemont no pudo ni contactar con el círculo íntimo de Vladimir Putin, aunque desde su entorno se mantuvieron contactos.

Según consta en el sumario que instruye el magistrado Joaquín Aguirre en Barcelona, Víctor Terradellas, otrora responsable de relaciones internacionales de Convergència, llegó a viajar a Moscú y a reunirse, en el año 2017, con Serguéi Markov, un diputado oficialista ruso y bien conectado con Putin, además de profesor en el Instituto Estatal de Moscú para las Relaciones Internacionales. La ‘pista rusa’, pues, en ambos casos, resultó un fiasco. Por último, el sarcasmo del destino: tras descubrirse el complot de Prats de Molló, Francesc Macià fue juzgado, multado, condenado a una pequeña pena de cárcel y deportado a Bélgica. En esta ocasión, el viaje sería al revés: Puigdemont, que aún no ha sido juzgado, haría la travesía en sentido inverso que su antecesor, esto es, de Bélgica a Francia.

Luego, con su residencia ya en Perpiñán, se dedicará a recuperar peso político: su intención es presentarse como cabeza de lista en las próximas elecciones autonómicas, con lo que la salida de Quim Torra de la Generalitat se vuelve más nítida, porque, de esa manera, el actual ‘president’ ya tiene quien le sustituya. “La hoja de ruta es esperar a ver qué hace ERC y a ser el nuevo cabeza de lista, por lo que espera volver a ganarle la partida a los republicanos”. Su objetivo está claro: convertirse en el único referente independentista catalán o, al menos, ser el jefe de la fuerza mayoritaria dentro del independentismo.

El traslado del fugado arrastraría también a su séquito: tanto su compañero Toni Comín como el mismísimo Consell per la República se aposentarían también en Perpiñán, es decir, “en territorio de la Cataluña norte”, dando pábulo a más misticismo independentista al instalar el centro de una entidad sin entidad jurídica en el ámbito ‘territorial’ de lo que el independentismo considera su ‘nación’. En la actualidad, el Consell per la República tiene su sede en la mansión que Puigdemont ocupa en Waterloo, aunque desde mediados del pasado mes de noviembre dispone de una delegación en Perpiñán, dirigida por Júlia Taurinyà (allí se inscribió como asociación). Pero todo está a la espera de conocer cuál será la decisión de los tribunales comunitarios sobre Junqueras.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios