JxCAT espera el fallo el 19 de diciembre

Puigdemont supedita un avance electoral a lo que dicte el TJUE sobre su inmunidad

Solo quedó claro que en cualquier caso el candidato sería el propio Puigdemont, pero no se fijó la fecha. Los demás debates con la mayoría de diputados resultaron largos y estériles

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra (2i), la portavoz de JxCAT en el Congreso, Lausa Borràs (i), el presidente del grupo parlamentario Andrés Batet (d) y el 'expresident' Carles Puigdemont. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (2i), la portavoz de JxCAT en el Congreso, Lausa Borràs (i), el presidente del grupo parlamentario Andrés Batet (d) y el 'expresident' Carles Puigdemont. (EFE)

Carles Puigdemont acordó supeditar cualquier decisión sobre un posible avance electoral en Cataluña a lo que dicte el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la condición de eurodiputado de Oriol Junqueras, lo que implicaría como segunda derivada que Puigdemont tendría inmunidad como europarlamentario. Así se decidió en el encuentro que se mantuvo ayer en Bruselas y al que acudieron una cincuentena de cargos de JxCAT, entre ellos, además de Quim Torra, los diputados de máxima confianza del 'expresident', como el vicepresidente del Parlament, Josep Costa, la diputada en el Congreso Laura Borràs o la diputada en el Parlament Elsa Artadi.

Puigdemont supedita un avance electoral a lo que dicte el TJUE sobre su inmunidad

Según fuentes de los asistentes, solo quedó claro que en cualquier caso el candidato sería Puigdemont, pero se vendió a los asistentes que el fallo que se espera a favor de Oriol Junqueras permitirá a Puigdemont recoger su acta y obtener la inmunidad del Parlamento Europeo. En la comparecencia posterior, Laura Borràs calificó a Puigdemont de "nuestro candidato de manera permanente".

El fallo se espera para el próximo 19 de diciembre, la semana que viene. Sin embargo, cabría la posibilidad de que el Tribunal de Luxemburgo solo amparase a Junqueras, que ha sido quien ha presentado el recurso, dejando para más adelante su decisión sobre Puigdemont, con lo que en la práctica nada cambiaría para el residente en Waterloo.

Sin embargo, resulta difícil conocer las verdaderas intenciones de Puigdemont. En Bruselas, han tenido lugar dos reuniones, una de varias horas en que se han discutido cuestiones como qué hacer con la investidura de Pedro Sánchez —se ha optado por votar que no a menos que se acepten condiciones previas como una amnistía— o la posible conveniencia de tener grupo propio en el Senado aliados con otras formaciones políticas, en vez de jugar al bloqueo político, tal y como han defendido algunos de los asistentes.

Además, tras la reunión formal, Puigdemont se ha encerrado con su grupo de fieles, encabezado por Josep Costa, en el que también se encontraba Laura Borràs. Así, Costa ha pedido que la reunión de la Mesa del Parlament hoy se celebrase a las 12:30 y no a las 10:00 como es costumbre, para tener tiempo de volver de Bruselas, ya que sus planes incluían hacer noche en la capital belga, según han adelantado fuentes de la Cámara catalana. Es en esta segunda reunión en la que se ha diseñado la verdadera estrategia contra el pacto que ERC puede cerrar con el PSOE en los próximos días, según explican fuentes del PDeCAT.

Vuelos de regreso

Los que están fuera del núcleo duro han vuelto a Barcelona. Es el caso del propio Quim Torra, según han confirmado fuentes de Presidencia, pero también de los 'consellers' históricamente alineados con el PDeCAT, como Damià Calvet. Lo mismo ha pasado con la senadora Marta Pascal, por ejemplo. Es decir, todo el antiguo espacio posconvergente ha quedado marginado del verdadero debate que ha tenido lugar en Bélgica. Puigdemont solo se fía de los independientes de JxCAT y el aparato del viejo PDeCAT es apartado de donde se deciden las cosas.

En una semana, el clima ha cambiado: ahora, un avance electoral se masca en el ambiente si bien no será antes del 19 de diciembre, cuando falle el TJUE

El entorno preelectoral se masca en el ambiente, según han explicado algunos de los diputados que han asistido a la cumbre de ayer. El avance electoral oficialmente ya no se descarta, sino que es una posibilidad cada vez más inminente a medida que el pacto entre ERC y el PSOE resulta más factible. Los dos partidos se reúnen esta mañana en la capital catalana.

División en el PDeCAT

El PDeCAT afronta este momento dividido. Están los que quieren romper con Puigdemont, encabezados por Marta Pascal. Y luego los que consideran que Puigdemont es un político pactista —recuerdan que en octubre de 2017 hubiera convocado elecciones si Junqueras no le hubiese obligado a declarar la independencia— y que como tal es el mejor activo del partido, si bien su entorno de radicales —Borràs, Aurora Madaula, Francesc Dalmases, etc.— tampoco cuenta con simpatías en esta facción del partido, que encabezarían personas como Damià Calvet.

Agrupaciones del Baix Llobregat del PDeCAT están presionando al presidente del partido, David Bonvehí, para que la formación se diluya en JxCAT. En el partido, defienden mantenerse dentro de JxCAT pero con una identidad propia. Bonvehí está muy débil, igual que Artur Mas. Y todo apunta a una decadencia lenta de los herederos de CDC mientras Puigdemont va cambiando de opinión de manera inesperada una y otra vez. Ayer, sin ir más lejos, él y Torra iban a comparecer ante los medios. Media hora antes, cambiaron de idea y enviaron a Laura Borràs a dar la cara ante la prensa. Como en el resto de temas. Parece que se va a hacer una cosa y al final se hace otra. En la comunicación y en todo lo demás.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios