Reunión hoy en Waterloo de JxCAT

Puigdemont baraja un adelanto electoral para impedir el pacto de ERC con Sánchez

La previsión entre los fieles a Puigdemont de JxCAT consultados es que ERC no aguantará esta presión y se plegará a sus designios. La convocatoria sería después del 19 de diciembre

Foto: Carles Puigdemont. (EFE)
Carles Puigdemont. (EFE)
Adelantado en

Avanzar elecciones catalanas para que ERC abandone sus planes de facilitar la investidura de Pedro Sánchez por la vía de la abstención. Esta es la opción que baraja en Waterloo Carles Puigdemont y que se tratará en la reunión que se celebra hoy en Bélgica, tal y como adelantó El Confidencial. El encuentro —en el que participarán Quim Torra, Marta Pascal, senadora autonómica, y el resto de diputados en el Parlament y en Madrid de JxCAT— vendrá marcado por dos ideas: que habrá un avance electoral en Cataluña para oponerse al pacto que negocian los republicanos y que cualquier oposición a Puigdemont dentro de JxCAT se castigará dejando fuera de las listas a cualquier crítico.

Así lo han explicado fuentes del PDeCAT y del entorno de Puigdemont en Bélgica. Desde Waterloo, se teme que el acuerdo que negocian los de Oriol Junqueras en Madrid y cuya nueva reunión se celebrará mañana martes dejará a JxCAT reducido a la marginalidad. De manera que el antiguo criterio, que la legislatura catalana fuese lo más larga posible, está cambiando a que sea lo más corta posible si eso perjudica la negociación para la investidura.

La pretensión de Puigdemont y sus fieles de JxCAT es que ERC, ante la perspectiva de aparecer como unos traidores en la futura campaña electoral en Cataluña, prefiera no abstenerse en una investidura. Los de Puigdemont consideran que la inestabilidad en España y la imposibilidad de formar Gobierno son la mejor opción para el independentismo.

Pero no solo ERC quiere facilitar la investidura de Pedro Sánchez. El sábado, el exdiputado del PDeCAT Jordi Xuclà manifestó que lo mejor para el partido es ayudar a investir al líder socialista y apostar por hacer política en lugar de jugar al bloqueo. Es decir, la división en el seno soberanista no sería solo entre Puigdemont y Junqueras sino también entre una parte del PDeCAT y el resto de la formación de JxCAT.

El diputado del PDeCAT Jordi Xuclá intervien en el pleno del Congreso. (EFE)
El diputado del PDeCAT Jordi Xuclá intervien en el pleno del Congreso. (EFE)

+

El avance electoral no depende de Puigdemont, aunque la decisión sea suya, sino de Quim Torra, que como presidente de la Generalitat es quien tiene la potestad legal para disolver el Parlament y convocar nuevos comicios avanzados. Sin embargo, no se prevé que la convocatoria sea inmediata sino que se lleve a cabo después del 19 de diciembre, cuando se espera que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncie sobre la inmunidad de Oriol Junqueras, una decisión que también podría tener consecuencias para Puigdemont, según fuentes de JxCAT. Sin embargo, otras fuentes jurídicas apuntan que los dos casos se verán por separado y que Puigdemont no tendrá ningún tipo de inmunidad por el momento.

Puigdemont, candidato

En todo caso, Puigdemont será con toda posibilidad el candidato, tenga inmunidad o carezca de ella. El problema radicará en quién será el presidente efectivo, ya que Torra no podrá seguir jugando este papel después de su inhabilitación. En todo caso, la fecha de las elecciones se colocaría sobre el mes de febrero, con el DNI de Puigdemont todavía en vigor.

Para Puigdemont, avanzar elecciones no solo es un golpe mortal a Junqueras. También cierra de un plumazo la tentación de divisiones en el PDeCAT, abortando cualquier rebelión interna.

Avanzar elecciones tiene dos ventajas para Puigdemont: atajar las negociaciones de ERC-PSOE y atajar los intentos de rebelión interna del PDeCAT

La previsión entre los fieles a Puigdemont de JxCAT consultados es que ERC no aguantará esta presión y se plegará a sus designios, igual que hizo con la declaración de independencia el 27 de octubre de 2017. Si el precio es repetir por tercera vez las elecciones en España, en Waterloo parece poco. Igual que Cataluña se vuelva a quedar sin Presupuestos. Para el tipo de estrategia que se hace en JxCAT son temas menores, dada la “excepcionalidad política catalana”.

Las encuestas internas dan ahora a Puigdemont 27 diputados en el Parlament y aspira a llegar a 32 si logra colocar a Junqueras el sambenito de traidor, según apuntan fuentes del PDeCAT. En el entorno de Puigdemont, aseguran que con esta situación la campaña electoral estaría casi hecha.

Posibilidades de Junqueras

Otras fuentes, más próximas a ERC, sin embargo, apuntan a que Junqueras podría resistir el envite de que se anticipen las catalanas. En la cárcel, poco tiene que perder. La carta sería que la 'consellera' de Justicia, Ester Capella (ERC), facilitase que Junqueras saliese con el tercer grado y pudiese hacer campaña, jugando la carta de la sentimentalidad, con imágenes de él saliendo de la cárcel por la mañana y volviendo cada noche. Una campaña basada en la sentimentalidad y respaldada por Pere Aragonès, un candidato de verdad que asumiría la presidencia de verdad. Algo de lo que Puigdemont carece con un JxCAT tan tensionado y su persona de confianza, la diputada en el Congreso Laura Borràs, pendiente de ser encausada por el Tribunal Supremo.

Con esta situación, ERC podría quedar segundo en unas elecciones catalanas y forzar un tripartito con el PSC y los comunes, eso sí, presidido por Aragonès. Es la ventaja de los republicanos. JxCAT solo puede pactar con ERC. En cambio, los de Junqueras tienen más alternativas. Y eso lo cambia todo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios