La sesión se prevé para el jueves que viene

JxCAT fuerza a Roger Torrent a un pleno del Parlament bajo la tensión por la sentencia

Tras el pleno monográfico, se presentarán a votación propuestas de resolución, mientras que fuera se prevén miles de manifestantes de las marchas de la ANC llegados a Barcelona

Foto: El presidente del Parlament, Roger Torrent. (EFE)
El presidente del Parlament, Roger Torrent. (EFE)

El presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), lleva unos días en que ve cómo el sector más radical de JxCAT, el que lidera el vicepresidente de la Cámara, Josep Costa, le va acorralando para convocar un pleno monográfico sobre la sentencia del Tribunal Supremo sobre los hechos de octubre de 2017 en los que desembocó el 'procés'. Estos diputados más extremos pretenden que el pleno sea el próximo jueves 17 de octubre, justo cuando se prevé que convergerán en Barcelona las tres marchas que ha convocado la ANC para manifestarse contra las condenas que se esperan.

Roger Torrent lleva días esquivando la espinosa convocatoria, pero ve cómo la trampa se va cerrando poco a poco a su alrededor: una situación explosiva, un Parlament que debatirá presumiblemente cercado de manifestantes indignados llegados de comarcas, justo un día antes de que se tenga que celebrar una 'huelga de país', prevista para el viernes siguiente, y con unos temas de discusión que pueden llevar a Torrent hacia la inhabilitación.

Fuentes de JxCAT y ERC han confirmado que lo que está sobre la mesa en este momento es un debate monográfico tras el cual se presentarán a votación propuestas de resolución. Un peligro añadido, ya que la CUP puede introducir propuestas que, por ejemplo, cuestionen la legitimidad del Tribunal Supremo.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la propia Cámara esta semana, durante la sesión de control al Govern, emplazó al Parlament a "tomar una decisión", que espera "se enmarque en los principios del derecho de autodeterminación, la democracia y los derechos humanos", en el caso de una sentencia no absolutoria, que definió como "el torpedo más grave que podría haber contra la convivencia en Cataluña".

Pero justo ayer llegó al Parlament un requerimiento del Tribunal Constitucional advirtiendo a la Cámara catalana de que no puede abrir debates sobre cuestiones como la autodeterminación. Justo uno de los temas que ha exigido Torra, con su pase envenenado de responsabilidad de la Generalitat al Parlament.

El próximo martes se reúne la Mesa de Parlament, y allí será donde previsiblemente se convocará este pleno del jueves, al que Torrent y ERC se dirigen arrastrando los pies. Pasa igual que en octubre de 2017. Los republicanos quieren desmarcarse, pero no son capaces de bajarse de un tren desbocado que se precipita hacia el abismo.

JxCAT fuerza a Roger Torrent a un pleno del Parlament bajo la tensión por la sentencia

Maniobra de la foto

Como una forma de eludir este pleno, Torrent lleva días intentando conseguir una foto de un acto que arrope al Parlament tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre los hechos de octubre de 2017 en los que desembocó el 'procés'. Se trataría de convocar a los agentes sociales y representantes de la denominada sociedad civil a lo que denomina “una respuesta de país”.

Se trata de suscribir un documento breve y de extrema vaguedad que invite al diálogo social y, sobre todo, comparecer en la Cámara catalana para hacerse la foto de rigor en una imagen lo más parecida posible a “toda Cataluña”.

Torrent quería enfriar el ambiente con una foto con la sociedad civil respondiendo a la sentencia, pero la mayoría de entidades han rehusado la invitación

Según ha publicado 'La Vanguardia', los contactos de Torrent han llegado hasta el FC Barcelona, la institución más relevante de Cataluña junto con la Generalitat, y la Fundación Bancaria La Caixa. Pero la ronda de contactos ha incluido sindicatos, patronales, 'lobbies' como el Círculo de Economía, colegios profesionales, universidades e incluso el RACC, club automovilístico con más de 800.000 socios. Evidentemente, se ha incluido en ronda a la ANC y Òmnium, pero estos no han sido un problema. El problema ha sido el resto. La mayoría están diciendo que no, con lo que fuentes del Parlament apuntan que Torrent acabará renunciando a su idea, ya que no quiere un acto en el que solo haya entidades de corte inequívocamente independentista.

Todo lleva al jueves

Sin los grandes clubes de fútbol y sin CCOO —UGT está más en duda, según las fuentes consultadas—, la foto pinta más bien deslucida. Y eso que Torrent ha aguado el texto todo lo que ha podido, con solo tres puntos con los que difícilmente se puede estar en desacuerdo: lamentar la condena de manera más bien vaga, pedir una salida dialogada al conflicto político catalán y que se respete el voto de los catalanes, sin especificar si dicho voto se ha emitido en unas elecciones legales o el pasado 1 de octubre. Pero como esta iniciativa naufraga, todo lleva al jueves y a su pleno envenenado en el Parlament.

La iniciativa implica una última paradoja: resultará inocua para Torra mientras que Roger Torrent se arriesga a ser inhabilitado, con lo que JxCAT le estaría pasando la factura por haberse negado a investir a Carles Puigdemont a distancia hace un año.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios