con los votos de JxCAT, erc y cup

El Parlament aprueba la reforma de la Ley de Presidencia como sacrificio a Puigdemont

La reforma, aprobada por lectura única pese a que el Consejo de Garantías Estatutarias lo desaconsejaba, habilita al Parlament a investir al presidente de la Generalitat por vía telemática

Foto: El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Alemania. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Alemania. (Reuters)

El Parlament aprobó este viernes la reforma de la Ley de la Presidencia. Ha sido él último sacrificio político en el altar de Carles Puigdemont para intentar que acepte designar un presidente de la Generalitat después de seis meses de 155. Los vaivenes de última hora hacen pensar que no será suficiente, en una votación en la que ERC fue arrastrando los pies. Y como defendió el diputado Antoni Castellà "éste no era es el debate de fondo". Incluso añadido que "es posible que esta reforma no sirva para investir a nadie".

La Ley se votó en secreto. Además se prevé que el Gobierno la recurra de manera inmediata. Pero Puigdemont desde Alemania había exigido que se votase esta modificación de la ley como condición para crear un gobierno efectivo. La oposición puso, una vez más el grito en el cielo.

"Estamos debatiendo en un parlamento intervenido, En un régimen que no es plenamente democrático. No se aceptó el 27-S, se respondió con violencia al 1-O y ahora no se acepta que la mayoría pueda nombrar a su candidato", lamentó Castellà.

La líder de Cs, Inés Arrimadas, lo vio de manera totalmente diferente: comparó a Puigdemont con Berlusconi. "Ustedes saben que esta ley no se aplicará la están trayendo aquí para que se la tumben. Puigdemont no está exiliado. Puigdemont vive en una república imaginaria en la que el 'procés' ha sido un éxito", lamentó la representante del partido naranja.

Miquel Iceta (PSC) fue igual de duro al afirmar desde la tribuna que "lo que están haciendo es una reforma encubierta del Reglamento del Parlament. Están pisoteando los derechos de la minoría, igual que lo hicieron los pasados 5 y 6 de septiembre".

Para Xavier Domènech, por su parte, la clave radica en que "este es un debate simbólico. No hay que aprobar esta Ley por lectura única, solo les servirá como nueva propaganda para explicar lo inexplicable, por qué vamos a nuevas elecciones".

Y las nuevas elecciones vuelven a amenazar el horizonte después de que la opción Elsa Artadi se haya desinflado después de que ella misma se haya descartado ante las exigencias de Puigdemont que devaluaban la presidencia de la Generalitat a algo simbólico, algo que se conocía al mismo tiempo que la ley se debatía en el Parlament.

El presidente de la Cámara catalana, Roger Torren. (EFE)
El presidente de la Cámara catalana, Roger Torren. (EFE)

Esfuerzo inútil

El representante del PP Santi Rodríguez recordó que tanto "los letrados del Parlament como el Consell de Garanties aseguraron que no se puede tramitar esta Ley de la Reforma de la Ley de Presidencia y eso debería tenerse en cuenta". Rodríguez añadió que "esta no es una ley cualquiera sino una ley que ustedes pervierten porque responde a un interés particular y partidista. La ley nunca puede ser un instrumento al servicio de un partido y de una persona, como esta ley que se está utilizando la servicio exclusivamente del señor Puigdemont".

Y tanto Arrimadas como Iceta pidieron a los partidos independentistas que no aprobase la modificación. Fue un gesto estéril.

Puigdemont no se rendirá

El diputado de JxCAT Albert Batet denunció que, a su juicio, los derrotados no aceptaron el resultado de las elecciones y quieren ganar en los tribunales lo que han perdido en las urnas y recordó que no se ha podido investir a ninguno de los candidatos que ha propuesto la mayoría independentista.

"No nos rendiremos, no nos rendiremos ni a la prisión ni al exilio ni a las elecciones. La mayoría republicana del pueblo de Cataluña no se rendirá. El presidente Puigdemont no se rendirá", concluyó Batet. Después se votó la ley, a tiempo para que los diputados fueran a comer y para designar los nuevos senadores: entre ellos la coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios