Reunión de ambos mañana

La crisis de Torra con los Mossos deja al 'conseller' de Interior al borde de la dimisión

La relación entre Torra y Buch queda muy tocada. El pasado jueves el 'conseller' de Interior incluso amenazó a Quim Torra con la dimisión. Mientras, la CUP pide ceses en la policía

Foto: El 'conseller' de Interior, Miquel Buch. (EFE)
El 'conseller' de Interior, Miquel Buch. (EFE)

Quim Torra llevaba siete meses intentando no ejercer de presidente de la Generalitat para preservar la figura de Carles Puigdemont. Pero esta semana y desde Eslovenia, en donde se ha reunido con Puigdemont, Torra ha dado un ultimátum público al 'conseller' del Interior, Miquel Buch. Buch ha estado al borde de la dimisión, según explican fuentes del propio Govern. El 'conseller' se lo planteó así a Torra y por eso ambos se van a reunir este domingo, en cuanto Torra regrese a Cataluña.

El malestar dentro de los Mossos es enorme, según fuentes internas del cuerpo policial. Este martes, coincidiendo con la celebración del Consell Executiu, se prevé no que Buch dimita, sino que la cuestión se salde con la destitución del director de los Mossos, Miquel Esquius, quien solo lleva en el cargo desde el pasado mes de julio. Sin embargo, la relación entre Torra y Buch queda muy tocada, según explican fuentes parlamentarias del independentismo. En este momento Buch descarta dimitir y tampoco piensa llevarle a Torra la cabeza de Esquius. Quiere que Torra le dé tiempo para repasar los vídeos de la actuación policial y que se pueda evaluar de manera profesional la actuación policial. Pero tiempo es lo que no le ofrece el presidente de la Generalitat, que quiere llegar al Consell Executiu con las responsabilidades depuradas.

Torra actúa forzado por la CUP. Los 'cupaires' están pidiendo la dimisión de Buch por las cargas del jueves en Terrassa y Girona contra manifestantes independentistas, la mayoría de ellos encapuchados que quisieron romper el cordón policial. En privado Buch defendió el jueves ante Torra la actuación de los Mossos, que en Girona evitó que los manifestantes a favor de la independencia atacasen a los manifestantes de Vox. Este viernes Buch ha recorrido radios y televisiones asegurando que "las imágenes que se vieron el jueves no corresponden a una policía democrática". Se esperan depuraciones en los mandos de los Mossos para contentar a Torra e intentar evitar una crisis de gobierno en la Generalitat.

La crisis de Torra con los Mossos deja al 'conseller' de Interior al borde de la dimisión

Esto ocurre en un momento en que Torra necesita a la CUP. El 'president' y la Generalitat pretenden sabotear la celebración del Consejo de Ministros que el presidente español Pedro Sánchez quiere celebrar en Barcelona. Pero para ello no basta con los CDR, apenas 300 personas, necesita a la CUP y a sus juventudes, Arran y La Forja. Quedan tres semanas. La manera para conseguir que las movilizaciones cuenten con el apoyo suficiente, incluso cobertura policial, es efectuar cambios en la cúpula policial de los Mossos.

Para la CUP, los Mossos protegieron a manifestantes fascistas. En cambio, en opinión de la policía autonómica catalana, lo que ocurrió fueron cargas para evitar que los manifestantes de Vox y los de la CUP chocasen y se produjesen daños mayores.

Diputada de la CUP

"Si se han de hacer cambios, pues los haremos", ha manifestado Torra desde Eslovenia. Fuentes de la Generalitat han asegurado que se revisarán los protocolos de actuación de los Mossos. "Los Mossos han de garantizar el orden público en Cataluña", ha asegurado Torra quien, además, se ha disculpado ante la ciudadanía.

El papel de la CUP en esta crisis es fundamental: una parlamentaria de esta formación, Maria Sirvent, resultó herida en la manifestación de Terrassa

Una diputada de la CUP, María Sirvent, resultó herida leve en una mano en la manifestación de Terrassa por un proyectil de foam, una munición lanzada por escopeta y que ha sustituido a las balas de goma por ser menos lesiva. Además de Sirvent, hubo otro manifestante herido y cinco agentes de los Mossos, ya que se produjeron lanzamientos de objetos contundentes contra el dispositivo de la policía desplegado.

Más violencia

Las últimas manifestaciones independentistas se han vuelto más violentas, algo que no había pasado en seis años de movilizaciones. Una parte del independentismo siente frustración desde los "hechos de octubre" del año pasado, cuando se vendió a sus votantes que la soberanía estaba a la vuelta de la esquina y no pasó nada de todo eso. A partir de aquí, los Mossos se encuentran tensionados al máximo como cuerpo policial. Y más con un presidente de la Generalitat, Quim Torra, que incluso ha pedido a los CDR que "apreten" (sic) en un acto público.

Con estos mimbres, se coloca a Buch en una situación muy débil. Minado desde dentro por su secretario general, Brauli Duart, cuestionado por la ANC y el resto de organizaciones, que quieren cobertura policial para sus movilizaciones, ahora es el propio Torra el que carga contra él. Aunque su futuro dependerá más de lo que decida Puigdemont y de un factor que no se reconoce: con este panorama nadie quiere ser 'conseller' de Interior.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios