Vincula la sentencia del Supremo a la política

Torra pone fechas: noviembre de 2018 para Sánchez y junio de 2019 para su Govern

El presidente catalán, Quim Torra, ha vinculado la sentencia por los hechos de octubre, que se espera para después de mayo del año que viene, con el final de su legislatura

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante su intervención en el pleno de Política Genera. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante su intervención en el pleno de Política Genera. (EFE)

Si Montesquieu no ha muerto es que está durmiendo la siesta. Hoy el presidente catalán Quim Torra ha vinculado la sentencia por los hechos de octubre, que se espera para después de mayo del año que viene, con el final de su legislatura. En la práctica una Generalitat que no quería fijar calendarios ha puesto dos fechas: noviembre de 2018 para enterrar el Gobierno de Pedro Sánchez y junio de 2019 para el punto de inflexión en el que podría acabar la XII legislatura catalana al darse otro punto de choque frontal con el Ejecutivo de Madrid.

Torra pone fechas: noviembre de 2018 para Sánchez y junio de 2019 para su Govern

"El día de las sentencias, si son condenatorias, será el punto de inflexión y de no retorno de esta legislatura", ha asegurado Quim Torra en su discurso de política general, en el que utilizó la tribuna parlamentaria para trazar una línea en la arena: o autodeterminación o nada. Torra acotó tanto el espacio de diálogo con Pedro Sánchez que en la práctica sacó todo el oxígeno para que el ambiente de la habitación se hiciese irrespirable.

El máximo dirigente catalán manifestó que “como representante electo del pueblo de Cataluña, tengo la obligación y la determinación de canalizar el rechazo mayoritario de los catalanes por unas sentencias que no son fruto de la ley sino de la venganza". Y tras descalificar así a la Justicia española añadió: "Si España condena los presos políticos y exiliados, condenará la mayoría del pueblo catalán y estará legitimando ante el mundo el derecho de Cataluña a la autodeterminación, a convertirse en un Estado".

"No podemos aceptar ninguna sentencia que no sea el archivo inmediato de la causa abierta contra el independentismo y su anulación", afirmó Torra repitiendo una idea que ha ido reiterando durante los días anteriores.

Para Torra, "la solución no es un nuevo estatuto. Y yo no voy a renunciar nunca a cumplir el mandato del primero de octubre, para que el derecho de autodeterminación no me pertenece a mí, ni al Govern ni al Parlament, es un derecho inalienable del pueblo de Cataluña", con lo que daba un portazo al principal plan de Moncloa: negociar un nuevo Estatut para desescalar el conflicto en Cataluña.

Al contrario, Torra insistió en el referéndum pactado “para acercar a España a democracias más avanzadas como el Reino Unido o Canadá. Y este último lo ha podido conocer de cerca”. Pero no ha salido de ahí. Sobre el papel, la Generalitat no quiere hablar de nada más con Madrid. Aunque luego está cerrando acuerdos sobre otros muchos puntos. Y si alguien protesta, Torra saca a colación la situación de los presos y se acabó el debate, tal y como ha hecho hoy en el Parlament.

Nueva Constitución

"Nos disponemos a desplegar una acción del Govern para hacer efectivo el mandato político del referéndum del 1-O. Hemos nombrado el director de la Oficina para los Derechos Civiles y Políticos y los próximos días presentaremos el Foro Cívico, Social y Constituyente”, ha asegurado Torra. Por tanto, la Generalitat impulsará las bases de una nueva Constitución de Cataluña, algo que no parece compatible con mantener un diálogo con Moncloa al más alto nivel.

Torra ha vuelto a pedir que se acabe la causa judicial contra los presos y ha advertido que "el Gobierno socialista de Pedro Sánchez tiene en sus manos retirar las impugnaciones de leyes pensadas para mejorar la calidad de vida de los 7,5 millones de catalanes. Si no retira los recursos contra estas leyes sociales, las volveremos a aprobar". Su postura no ha parecido especialmente dialogante.

E igual que ha culpado a Sánchez también lo ha hecho con los diputados de la oposición en la cámara catalana asegurando que "lamento que en la defensa democrática de la soberanía del Parlament no estemos todos los diputados de esta cámara. En el respeto para nuestras instituciones debemos estar todos los demócratas de este país".

Poco autocrítica

Torra ha dicho que sobre los incidentes de ayer, que ha calificado de “hechos aislados" le llevaban a la autocrítica. Pero la autocrítica ha durado poco. A su juicio, “el estado español y su deriva autoritaria y represiva son los máximos responsables de la tensión en las calles".

Torra pone fechas: noviembre de 2018 para Sánchez y junio de 2019 para su Govern

Además habrá un nuevo clima de enfrentamiento en los tribunales con el Gobierno ya que Torra ha adelantado hoy en el Parlament que "he dado instrucciones para que la Generalitat se persone como acusación popular en todas las causas judiciales abiertas de persecución del independentismo y la libertad de expresión. No podemos permitir que se persiga la defensa de la democracia".

Llamamiento a la unidad

Por último, Torra ha hecho un llamamiento a la unidad del soberanismo. Una vez más la culpa no es suya si buena parte de sus votantes piensan que les han estado tomando el pelo. “Una parte de la población no comprende nuestra opción política. Tenemos que esforzarnos para que todo el mundo la comprenda”, ha manifestado Torra.

Por eso, el presidente de la Generalitat ha demandado a ERC, sin nombrarlo, que “hay que volver al trabajo unitario y que se acabe este mirarse de reojo constante”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios