COMIENZA LA CUENTA ATRÁS HACIA LA TEÓRICA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA

43% de participación, 90,18% de síes, apoyo más bajo en BCN: los datos finales del 1-O

El Govern hace público su escrutinio definitivo del referéndum, sin validación alguna y que no cuadra con el provisional. Participaron 2.286.217 catalanes: 2.044.038 apostaron por la independencia

Foto: Recuento de votos en un colegio electoral en Barcelona el pasado 1-O. (Reuters)
Recuento de votos en un colegio electoral en Barcelona el pasado 1-O. (Reuters)

2.044.038 catalanes apoyaron la independencia. El 90,18% de los ciudadanos que se movilizaron en el referéndum del 1-O. Pero solo acudió a votar el 43,03% del total de censo.

Son las cifras del escrutinio definitivo de la consulta del pasado domingo publicadas este viernes por el Govern, según su recuento oficial en calidad de "administración electoral de Cataluña". Pero no dice cómo ha validado el cómputo de papeletas una vez que disolvió la Sindicatura Electoral por la multa de 12.000 euros diaria que debían afrontar sus miembros. Aparte de que la votación careció de garantías legales.

Pero el hecho de publicitar los datos de la votación tiene consecuencias para los independentistas. Según el artículo 4. 4 de la Ley de Referéndum, que el Tribunal Constitucional suspendió —igual que el propio plebiscito, e igual que la Ley de Transitoridad Jurídica—, establece que "el Parlament, dentro de los dos días siguientes a la proclamación de los resultados, celebrará una sesión ordinaria para efectuar la declaración formal de independencia de Cataluña, sus efectos y acordar el inicio del proceso constituyente". Por ahora, se sabe que el martes se celebrará un pleno en el que el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, comparecerá para "informar de la situación política actual", sin mención a la Ley de Referéndum, ni al 1-O ni a una eventual declaración de independencia. Para la CUP, aliada parlamentaria de la mayoría de Junts pel Sí, esa sesión debe servir para ratificar los resultados del plebiscito y proclamar la secesión.

El Govern, según indica en su web, "traslada los resultados definitivos del referéndum del 1 de octubre al Parlament de Catalunya" en calidad de "administración electoral de Cataluña". La comunicación se ha hecho mediante una carta firmada por el vicepresidente y 'conseller' de Economía, Oriol Junqueras, y los titulares de Presidencia y Asuntos Exteriores, Jordi Turull y Raül Romeva. La publicación oficial del escrutinio de la jornada del 1-O se produce 48 horas hábiles antes de la comparecencia de Puigdemont, fijada para el martes 10 de octubre a las seis de la tarde, tal como acordaron este viernes la Mesa y la Junta de Portavoces.

[Consulta aquí en PDF los resultados definitivos de todos los municipios y comarcas catalanas publicados por el Govern]

La Generalitat ha contabilizado 2.286.217 votos (a los que añade "770.000 censados en los colegios clausurados" por la policía). Teniendo en cuenta que el censo que barajaba el Govern para esta consulta —y del que no explicó el origen— era de 5.313.564 electores, la participación total alcanzó por tanto el 43,03%. Claro que hace justo una semana el mismo Ejecutivo de Puigdemont publicitaba que los llamados a las urnas del 1-O eran 5.343.358 ciudadanos. Las papeletas del sí fueron 2.044.038, el 90,18% de los votos válidos. Por el no apostaron 177.547 (el 7,83%) y por el voto en blanco, 44.913 (el 1,98%). Los síes, noes y blancos sumaron 2.266.498, que son los votos válidos, y a ellos hay que agregar los 19.719 nulos. La participación fue más baja que en la consulta del 9-N de 2014: hace tres años votaron 2.344.828 personas, según informó la Generalitat.

La Ley de Referéndum estipulaba que una vez se proclamasen los resultados, se proclamaría la independencia dentro de las 48 horas siguientes

El pasado domingo por la noche, Turull hizo públicos los datos provisionales del referéndum. Entonces contó que habían participado 2.262.424 personas, e indicó que había habido 2.020.144 votos a favor (el 90%) y 176.566 en contra (el 7,8%), además de 45.586 blancos y 20.129 nulos. Aquella jornada ya hablaba de que se habían cerrado 400 de los más de 2.300 colegios desplegados por toda Cataluña.

El escrutinio era provisional porque faltaban por contabilizar 15.000 papeletas más las de los catalanes en el exterior. Es decir, que los síes aumentan en 23.894 del recuento provisional al definitivo, y los noes, apenas 981. Los blancos, extrañamente, se reducen: hay 673 menos que el domingo. Y hay también menos nulos: de 20.129 a 19.719 (410 menos). Otro descuadre: mientras que se han computado 23.793 sufragios más más desde el domingo, los síes que han emergido son más, son 23.894. Dicho de otra forma, mientras que el número de votantes aumenta apenas un 1%, el volumen de síes crece en un 1,2%. El Govern explica que el recuento está "basado en papeletas verificadas y no secuestradas" por la Policía, la Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra, informa Europa Press.

Jordi Turull, Oriol Junqueras y Raül Romeva, el pasado 1 de octubre facilitando los datos provisionales del referéndum. (EFE)
Jordi Turull, Oriol Junqueras y Raül Romeva, el pasado 1 de octubre facilitando los datos provisionales del referéndum. (EFE)

Por provincias, fue Girona en la que más participación se registró —siempre según las cuentas de la Generalitat, no validadas por ningún organismo autónomo y arbitral—, del 53,32%, y en la que más síes se registraron, el 94,83%. Le sigue Lleida, con un 52,83% de movilización y un 93,84% de votos a favor. No sorprende, porque ambas han sido tradicionalmente las dos provincias más soberanistas. En Tarragona, se alcanzó la menor participación (40,62%), pero a cambio mayor porcentaje de síes (92,88%) que en Barcelona, en la que acudió a las urnas un 41,23% del censo pero el número de apoyos no traspasó el umbral del 90%: se quedó en el 88,69%. Por veguerías, la movilización más baja se dio en Tarragona (36,82%), y la más alta, en la Catalunya central (58,15%). La Generalitat contó 4.330 votos válidos en el exterior, de los cuales el 98,13% (4.252) apostó por la secesión.

Los datos no encajan: del recuento provisional al definitivo hay 23.793 votos más, pero los síes que crecen son 23.894 y los blancos y nulos menguan

Si se mira por comarcas, la que registró una participación más alta fue la del Priorat (85,42%), pero donde mayor número de síes se computaron fue en la de Pla de l'Estany (96,70%). En cambio, en el Baix Llobregat, en el área metropolitana de Barcelona, se acercaron a las urnas apenas el 32,97% de los censados. El porcentaje de apoyo menor a la independencia se alcanzó en el Valle de Arán (83,99%).

43% de participación, 90,18% de síes, apoyo más bajo en BCN: los datos finales del 1-O

Más votantes que censados en municipios

En el documento publicado por la Generalitat se dice que, dado que menos de una hora antes de la apertura de colegios se implantó un censo universal —que permitía votar en una mesa distinta a la inicialmente asignada— y que algunos puntos de votación estuvieron cerrados, algunos municipios "presentan más votantes que personas en el censo".

Girona y Lleida fueron las provincias con más participación y más porcentaje de apoyo. La comarca con menos voto sí, el Valle de Arán

Estos datos están desprovistos, en todo caso, de validez jurídica, tal y como ya certificó la Junta Electoral Central (JEC) el pasado miércoles. En un acuerdo adoptado por unanimidad, el organismo que vela por la marcha y el cumplimiento de todas las garantías en todos los plebiscitos y también en los procesos electorales en Cataluña, afirmó que el pasado 1-O no tuvo lugar "ningún proceso que pueda ser considerado como referéndum en ninguna de las modalidades previstas por el ordenamiento jurídico" por varias razones.

Uno, porque el sujeto convocante, la Generalitat, no tiene competencias para hacerlo. Dos, porque se vulneraron las resoluciones del Constitucional y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Tres, porque la consulta era contraria a la Carta Magna. Y cuatro, porque no había ningún todo tipo de garantías. Así que "carecen de todo valor los que vienen presentando como resultados del llamado referéndum de autodeterminación", advertía la JEC. Es decir, que no podían utilizarse como argumento para la declaración unilateral de independencia (DUI). Esa comunicación fue remitida a autoridades del Estado —entre ellas, a Puigdemont, pero también a Mariano Rajoy y a los presidentes de Congreso y Senado— y a instituciones internacionales, como el Parlamento y la Comisión Europea, el Consejo de Europa, el secretario general de la ONU o la Comisión de Venecia.

La Generalitat concluye que, una vez publicados los resultados definitivos, "ha cumplido el mandato del Parlament de celebrar el referéndum de autodeterminación de Cataluña". La duda es si llevará a término las consecuencias y proclamará la secesión de España.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios