La movilización se descontrola

Torra reivindica el 1-O en un homenaje que termina volviéndose en su contra

El presidente de la Generalitat ha apuntado que la explosión de indignación popular no ha de ser ahora sino una vez que el Supremo falle contra los encausados por los hechos de octubre

Foto: El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, durante el homenaje del 1-O. (EFE)
El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, durante el homenaje del 1-O. (EFE)

El presidente catalán, Quim Torra, ha reivindicado el espíritu del 1-O para resguardar la Generalitat de una movilización en la calle que hoy se empieza a volver en contra del Gobierno catalán por no haber implementado la república prometida. "El 1 de octubre conecta con el 24 de octubre", aseguró en Sant Julià de Ramis (Girona) antes del Consell Executiu, como si el éxito de la consulta pudiera hacer perdonar el fracaso de la declaración y el hundimiento posterior. Tras un anodino discurso institucional, escasos aplausos. Poco público. Y, antes de eso, gritos de "basta de autonomismo" y "no nos envíes a los Mossos". Torra y su Govern no se han dado un baño de masas precisamente.

"Este Gobierno reitera su compromiso con el mandato democrático del primero de octubre y el apoyo absoluto a todos los represaliados por haber defendido el principio democrático fundamental de la autodeterminación. Este es un camino que vamos a mantener siempre", apuntó Torra en su declaración institucional. Pero, además de la frialdad en Sant Julià de Ramis, en Girona los manifestantes asaltaron por la fuerza la delegación del Govern de la Generalitat para arriar la bandera española. Lo han hecho encapuchados.

La movilización se mostró crítica no solo con España sino con la Generalitat. Y por eso Torra estuvo tan a la defensiva. Antes de la declaración institucional, animó a los CDR: "Nos apretáis y hacéis bien". Pero también pidió paciencia. Torra apuntó que la explosión de indignación popular no ha de ser ahora sino una vez que el Supremo falle contra los encausados por los hechos de octubre: "Apelo a la conciencia de los catalanes, para saber si aceptarán o no aquella sentencia". Es decir, les demanda que esperen un año.

"Así se sabrá si aceptarán o no las sentencias, si los catalanes volverán a autodeterminarse como lo hicieron el 1- O a raíz de las sentencias", para añadir que "no podemos aceptar que votar sea un delito. El delito es que te peguen por votar o te encarcelen por ejercer la democracia", apuntó Torra en su discurso previo.

Torra reivindica el 1-O en un homenaje que termina volviéndose en su contra

Nostalgia sin un plan

La jornada estuvo salpicada de un tono nostálgico. Del recuerdo de los hechos, pero sin que se vea un plan concreto de la Generalitat más allá de que se pida a la gente que se movilice no se sabe para qué.

"Un año después, vivimos en una situación de gravedad absoluta. Pronto hará un año que dos líderes sociales, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, fueron encarcelados. Un año de prisión preventiva, como una especie de condena sin juicio ni garantías. Exigimos hoy también la puesta en libertad inmediata de los presos políticos, el regreso de los exiliados, el archivo de la causa general contra el independentismo y contra la libertad de expresión, y el respeto escrupuloso de los principios más básicos de la democracia", declaró de manera pomposa Torra.

Sin iniciativa

Pero esto, como apuntó, no implica tener iniciativa política. En TV3, la 'exconsellera' de Educación Clara Ponsatí se permitió criticar de manera abierta a la Generalitat, pues, a su juicio, "el mandato del 21-D está amortizado y no está claro qué mandato tiene este Govern, más allá de ocupar el espacio institucional. No tengo claro que la posición más efectiva sea que los jueces hagan la farsa del juicio y nos irrite mucho el resultado", justo cuestionando lo que había planteado Torra, que la sentencia iba a ser el eje de la acción política de la Generalitat.

"No veo que lleguen mensajes políticos con contenido. Llega mucha retórica, pero no estamos poniendo el hilo en la aguja", denunció Ponsatí.

Tópicos

Frente a esto, Torra recurrió a todos los tópicos del independentismo: "Vivimos en una situación de gravedad absoluta porque la democracia y la libertad siempre serán la bandera de Cataluña". "El primero de octubre es y será siempre el día que el pueblo catalán demostró su inmenso compromiso con la democracia y la libertad", afirmó. Pero más allá de eso, ninguna concreción. Hay un 'mandato del 1 de octubre' pese a la falta de garantías de la consulta, pero no se sabe cómo se va a llevar a cabo. O sí se sabe, pero nadie le quiere decir a la gente que la partida se ha acabado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
54 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios