Puigdemont: "El catalán es pacífico. Nunca ha permitido la violencia"
  1. España
  2. Cataluña
pide el apoyo de los ciudadanos europeos

Puigdemont: "El catalán es pacífico. Nunca ha permitido la violencia"

El 'expresident' reiteró que el movimiento independentista catalán “es popular sin ser populista” porque “ideológicamente incluye partidos alternativos de la derecha y la mayoría de la derecha”

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (c), el periodista Yoeri Albrecht y la traductora. (EC)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (c), el periodista Yoeri Albrecht y la traductora. (EC)

“Nosotros somos los que hemos sufrido la ira del Estado español cuando, el 1 de octubre del año pasado, varias fuerzas policiales españolas pegaron a la gente, hombres y mujeres, jóvenes y viejos. A pesar de ello, el catalán es pacífico y democrático y nunca ha permitido la violencia”. Fueron las palabras del expresidente catalán Carles Puigdemont en Ámsterdam, ante un público de unas 700 personas que acudieron a escucharle hablar de la ira y “loco de rabia”, nombre del acto organizado por el centro cultural De Balie. “Me ofende que me pregunte por la violencia”, dijo Puigdemont, cuando —advirtió— “la única violencia que hubo fue la del Estado español”.

El discurso de Puigdemont y su posterior entrevista por el director del De Balie, el periodista Yoeri Albrecht, vinieron precedidos por una representación teatral de 'Egmont', la obra dramática de Johann Wolfgang von Goethe sobre la figura flamenca de principios de la Guerra de los Ochenta Años, por la que Holanda se independizó de España. Trata de la lucha del famoso conde y guerrero holandés Egmont contra el vil invasor, liderado por el duque de Alba, allá por el siglo XVI y bajo el dominio español de Felipe II. Egmont iba a ser arrestado y vivía amenazado, pero aun así se negó a huir, porque hubiera supuesto renunciar a sus ideales de expulsar a los españoles de sus tierras flamencas. La obra termina con la muerte de Egmont como un mártir de su causa y un llamamiento a la lucha por la independencia.

La obra, representada en completo holandés, es un manifiesto de la lucha por la justicia y la libertad de los Países Bajos, entonces ocupados por el reino de España. “En Cataluña nunca hemos considerado a nuestro oponente político como un enemigo. Nuestro movimiento para la autodeterminación es empático y resistente a la agresión”, afirmó Puigdemont en un discurso en catalán. Preguntado más tarde si los españoles serían tratados como “ciudadanos de segunda categoría” en una posible Cataluña independiente, el político advirtió de que “los que tienen miedo son los que llevan el lazo amarillo”. En ningún momento hizo referencia a la violencia durante el intento de asalto al Parlament, en una entrevista en la que se le notaba claramente cómodo y conectado con su entrevistado, que le calificó de "pacifico" entre aplausos.

Foto: Protestas a las puertas del Parlament. (Reuters)

Por otro lado, Puigdemont reiteró que el movimiento independentista catalán “es popular sin ser populista” porque “ideológicamente incluye partidos alternativos de la derecha y la mayoría de la derecha”, y no incluye “organizaciones fascistas” entre sus seguidores. “No olvidemos que los nuestros has luchado como voluntarios en Europa contra el nacismo. Muchos han muerto en campos de concentración con Treblinka o Auschwitz. Los catalanes siempre se han rebelado contra el totalitarismo. Y a medida que avanza la libertad, nuestros derechos la siguen”, comparó el 'expresident', quien consideró que el comportamiento de los catalanes "debería haber sido aplaudido" por la Unión Europea.

Puigdemont aseguró que está dispuesto a negociar con el Gobierno de Pedro Sánchez la celebración de otro referéndum “aceptado por la otra parte”, es decir, por el Gobierno central, aunque advirtió de que son los catalanes los únicos que tienen derecho a votar porque “la pregunta es sobre la independencia de Cataluña, no de España”, ironizó. “Dice que esto es un problema europeo, entonces que vote toda Europa, ¿no?”, le preguntó el periodista Albrecht. “El Brexit es un problema europeo y no ha votado toda Europa”, afirmó entre risas el 'expresident' ante un público entregado y al que en un principio le fue prohibido colgar banderas catalanas en el teatro.

Puigdemont pidió también el apoyo “de todos los ciudadanos europeos” ante la falta de ayuda que está recibiendo de las instituciones de la Unión Europea, y aseguró que los catalanes “pensaron que vivían en una Europa donde la libertad y la democracia son valores fundamentales”. “Eso ha traumatizado a la sociedad catalana”, consideró, y reiteró la necesidad de la búsqueda del diálogo que lleve a un referéndum con la independencia como pregunta fundamental. “Las fronteras del siglo XXI se basan en acuerdos entre personas, no son leyes de Dios, y como todas las demás convenciones humanas, siempre deben estar sujetas a la voluntad del pueblo, la democracia y la autodeterminación”, concluyó.

Carles Puigdemont
El redactor recomienda