En lledoners y puig de les basses

Piscina, gimnasio, teatro... Así son las nuevas cárceles para los políticos catalanes

Dos modernas prisiones catalanas aguardan a Junqueras, Forcadell, los Jordis y el resto de políticos. Los lazos amarillos y las pintadas jalonan su llegada

Piscina, amplitud de espacios, gimnasio y un régimen especial de autogestión de actividades es lo que se van a encontrar los políticos catalanes presos que llegarán a las cárceles de esta comunidad a partir de hoy. Para la mañana de este miércoles, está prevista la llegada del exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, así como del exconsejero de Exteriores Raül Romeva y de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, de la ANC y de Òmnium Cultural. La expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la exconsejera de Trabajo Dolors Bassa llegarán por la tarde a la prisión de Puig de les Basses, en Figueres (Girona).

Los hombres llegarán primero a la prisión de Brians 2, desde donde serán conducidos luego a Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada, una moderna cárcel, inaugurada en 2008, a 70 kilómetros de Barcelona. Y llegarán por casualidad, porque los problemas urbanísticos estuvieron a punto de hacer que se demoliera la edificación por haber aplicado una norma urbanística que no correspondía (el TSJC llegó a dictar sentencia certificando que el suelo no era urbanizable, pero al final no obligó a derruirla). La paradoja es que en el Gobierno que la construyó participaba ERC, el partido cuyo presidente, Oriol Junqueras, será ahora uno de sus inquilinos.

Lledoners es una prisión con capacidad para 929 internos, pero en estos momentos hay solo 684 (repartidos en ocho módulos), por lo que no existe masificación en sus instalaciones. Un opúsculo de la propia Generalitat explicaba: “Como si fuese una ciudad, el nuevo centro dispone de zonas donde los internos hacen la mayor parte de la vida cotidiana. Son los llamados módulos de vida ordinaria, donde duermen —en celdas dobles, mayoritariamente— y tienen a su alcance los servicios básicos (aulas de formación, biblioteca, economato, peluquería, talleres, comedores, salas de estar, gimnasio, locutorio…). Cada uno de los ocho módulos de vida ordinaria que hay en el centro puede funcionar con total independencia de los otros”.

Piscina, gimnasio, teatro... Así son las nuevas cárceles para los políticos catalanes

La ‘ficha técnica’ da cuenta de lo que es esta prisión: 54.107,24 metros cuadrados de superficie construida, ocho módulos de vida ordinaria (64 celdas por módulo), uno de ingresos (20 celdas), uno de régimen cerrado y sancionados, una enfermería (con 20 habitaciones dobles) y una unidad de observación psiquiátrica (ocho habitaciones dobles). Al margen, tiene gimnasio, biblioteca, aula multimedia, economato, panadería, lavandería, 25 locutorios, 14 salas de visitas familiares, 15 salas de visitas íntimas, cuatro áreas de convivencia, tres salas de videoconferencias, pista polideportiva cubierta, campo de fútbol, piscina y teatro o sala de actos.

El régimen de participación

Lo que diferencia a esta prisión del resto es un curioso régimen de participación y convivencia de los internos. “Todos tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones, pero se añaden fórmulas de participación. Por ejemplo, se eligen comisiones formadas por internos y profesionales funcionarios, educadores o psicólogos que a su vez organizan actividades”, explican a El Confidencial fuentes oficiales de la Generalitat.

De este modo, se autogestionan las actividades. Las principales iniciativas que se llevan a cabo tienen que ver con monitoraje deportivo, iniciativas solidarias o resolución de conflictos. Cruel ironía del destino: una resolución de estas características es lo que Cataluña necesita. “Esto mejora el clima social de los internos y de los profesionales, tanto los de régimen interno como los de tratamiento”, subrayan desde la Administración catalana. Este original régimen funciona desde el año 2012.

Piscina, gimnasio, teatro... Así son las nuevas cárceles para los políticos catalanes

Curiosamente, en ese año, merced a los recortes presupuestarios, el Gobierno de Artur Mas cerró algunos equipamientos del centro, como la piscina de Lledoners y la de Puig de les Basses. Fue la entonces consejera de Justicia, Pilar Fernández Bozal, la que decretó el cierre de estos equipamientos (junto a las de Brians 2 y la del centro de jóvenes de Quatre Camins) para ahorrarse 17.000 euros al año en gastos de mantenimiento. En julio de 2016, las piscinas fueron reabiertas para que pudieran acceder a ellas los reclusos incluidos en determinados programas de rehabilitación.

Visita médica al llegar

Los políticos que lleguen a Lledoners pasarán a tener una rutina igual a la de los preventivos que hay en ese centro, pero estarán exentos de participar en las actividades especializadas que realizan los condenados. Sí pueden, en cambio, participar en las actividades deportivas, artísticas o culturales que se convoquen.

A su llegada, irán directos al módulo de ingresos, donde se les identificará, tendrán una visita médica y realizarán una entrevista con el equipo. Luego, serán destinados a un módulo ordinario. Como los demás internos, tienen derecho a una visita semanal el sábado o el domingo de 40 minutos de duración en locutorio o, si lo prefieren, dos entrevistas repartidas entre sábado y domingo de 20 minutos cada una. Los que tengan hijos menores de 10 años tendrán también derecho a una comunicación de convivencia (en la que se encuentran con el niño y un adulto) de 90 minutos, que es mensual.

Forcadell y Bassa, por su parte, compartirán un módulo de Puig de les Basses con otras 35 mujeres. Esta prisión de Figueres tiene capacidad para 922 internos, pero hay solo 734 presos. Todos los módulos son de hombres excepto uno, que es de mujeres. Esta prisión, con 61.642,43 metros cuadrados construidos, tiene 17 edificios, que albergan nueve módulos de vida ordinaria más uno de ingresos con 24 celdas, uno de régimen cerrado, una enfermería con 22 habitaciones y una unidad psiquiátrica con 24 habitaciones.

Calendario de movilizaciones

Por otro lado, las organizaciones independentistas ya comenzaron a diseñar un calendario de movilizaciones para “dar la bienvenida” a los presos, liderados por la ANC y Òmnium Cultural, bajo el lema ‘Os queremos en casa, no cerca de casa’. Para este miércoles a las siete de la tarde está prevista una “marcha” desde el polígono industrial de Pla dels Vinyals, en Sant Joan de Vilatorrada, hasta la prisión de Lledoners. De momento, se han adornado los accesos a la cárcel con lazos amarillos a ambos lados de la carretera, así como pintadas en el suelo de la calzada. Ese trabajo se hizo por voluntarios de los CDR durante la noche del pasado lunes.

También habrá hoy una concentración ante la prisión de Puig de les Basses, pero aún no está concretada la hora, ya que dependerá de la hora a la que lleguen Forcadell y Bassa. De hecho, serán los dos primeros actos de una campaña que se quiere bautizar como ‘Marchas por la libertad’ y que se prolongará durante los próximos meses, en la que también tomará parte la Asociación Catalana por los Derechos Civiles, plataforma creada por los familiares de los políticos presos y fugados.

En Lledoners también se realizará una concentración cuando lleguen los tres presos que faltan, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn. Para el sábado, está ya convocada una “manifestación por la liberación de los presos políticos”, aunque todavía no se han definido ni la hora ni el sitio desde donde partirá.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios