Noticias de Cataluña: Los nervios de Marta Rovira por la oferta a la CUP: Esto es una gran mentira
la secretaria general de erc, muy crítica

Los nervios de Marta Rovira por la oferta a la CUP: "Esto es una gran mentira"

La oferta a los 'cupaires' ha hecho saltar las alarmas en buena parte de la dirigencia de ERC, incluida su secretaria general, que ve complicarse su horizonte penal

Foto: Marta Rovira. (Reuters)
Marta Rovira. (Reuters)

En la cúpula de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) han saltado las alarmas después del documento conjunto que este partido y Junts per Catalunya (JxCAT) enviaron a la CUP el pasado jueves. Después de las presiones y de negociaciones contrarreloj, y visto con la frialdad de la distancia, los republicanos se han dado cuenta de dos cosas: la hoja de ruta que plantean puede perjudicar a los dirigentes que tienen causas pendientes con la Justicia, y, además, da el poder omnímodo del nuevo ‘procés’ a Carles Puigdemont. Una de las dirigentes más horrorizadas e indignadas por el tema es la propia secretaria general del partido, Marta Rovira.

Una fuente del PDeCAT apunta a El Confidencial que “tiene gracia que sea precisamente Marta Rovira quien ponga ahora el grito en el cielo, cuando fue ella la culpable de que Puigdemont no convocase elecciones el pasado mes de octubre. Lo único que hace el ‘president’ es responderle ahora con su propia medicina”.

El documento bordea peligrosamente la ilegalidad del nuevo ‘procés’ y la unilateralidad para dar confianza a los anticapitalistas. Se trataba de visualizar que tanto JxCAT como ERC están dispuestas a implementar la república catalana desde el primer día si existe acuerdo para formar Gobierno. Pero en algunos círculos de los republicanos han saltado las alarmas. Rovira ya expresó en reuniones internas su malestar por la inclusión de que se va a iniciar un proceso constituyente y por la posibilidad de que se hará un nuevo referéndum. O sea, que mientras Junqueras, Rovira y los consejeros republicanos se afanan ante el juez Llarena en explicar que todo era humo, ahora vuelven a las andadas y plasman en un documento que pretende ser su hoja de ruta justamente lo contario de lo que declararon en el Tribunal Supremo.

Según fuentes bien informadas, Rovira llegó a decir en esas reuniones que todo eso es “una gran mentira para los ciudadanos”. En esa opinión coinciden también otros dirigentes republicanos e incluso su presidente, Oriol Junqueras, que se encuentra en prisión provisional en la cárcel de Estremera.

El texto del acuerdo que fue enviado a la CUP fue redactado, casi en su totalidad, por JxCAT, y Esquerra fue a remolque de la iniciativa. En el documento se recogían tres vías de acción: la creación del Espacio Libre de Bruselas, bajo el mando directo de Carles Puigdemont (que integraría la Asamblea de Representantes, el Consejo de la República y la Presidencia del Consejo de la República); la conformación del Gobierno de la Generalitat y del Parlament, que impulsarían un “plan de gobierno de obediencia republicana”, y la movilización permanente en las calles para defender esas instituciones.

Una bomba de relojería

Recogía ese documento que “durante la presente legislatura, se llevará a cabo un proceso constituyente que tendrá que ser de base ciudadana, transversal y participativa”. Eso significaría retomar el ‘procés’ tal y como se había planeado hasta septiembre del año pasado. Y ese proceso constituyente sería controlado directamente por Puigdemont desde Bruselas, ya que el Consejo por la República “se encargará de fomentar e impulsar los debates necesarios, así como de dotar las herramientas para desarrollarlo”. En su fase cero, “se autoimpulsará un Pacto Nacional Constituyente, que tendrá que emplazar a todos los agentes cívicos, sociales y políticos. Asimismo, se podrá dotar de un órgano técnico”. Ese pacto nacional articularía después el foro social constituyente para dar paso a una segunda fase “de participación ciudadana, que tiene que concluir con una multiconsulta donde la ciudadanía se pueda expresar en cada uno de los elementos fundamentales de los debates realizados”.

Ese control de Puigdemont de toda la situación y acción política es uno de los motivos por los que ERC desconfía de la hoja de ruta planteada en el documento. Eso no quita que también pese, y mucho, que la cúpula republicana considere que esas previsiones son una bomba de relojería para las personas incursas en procesos judiciales. Y ya no solo afectarían a Junqueras o a los exconsejeros de Esquerra en libertad condicional, sino a altos cargos de la Generalitat investigados en distintos sumarios.

Fuentes de la CUP admiten que el documento no es de su completo agrado, aunque ven avances notables en él respecto a ofertas anteriores. En el ámbito social es donde más se nota el avance y “podría quedar cerrado con una negociación rápida y con un par de añadidos”. Otra cosa es el ámbito “nacional”, donde la cúpula de la CUP considera que se queda aún muy corto, ya que a los anticapitalistas les gustaría que recogiese contundentemente que se desobedecerán las leyes españolas, que se pondrán en vigor las normas suspendidas por el TC y que se implementará la república catalana. Esta última cuestión es la única que se recoge, tímidamente, en el texto. Las asambleas territoriales de la CUP discutirán el texto durante toda esta semana y decidirán luego si aceptan los planteamientos propuestos oficialmente por JxCAT y ERC.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios