Independencia de Cataluña: El PDeCAT se desdibuja en un programa soberanista radical para atraer a la CUP
banca pública, expropiaciones y consulta

El PDeCAT se desdibuja en un programa soberanista radical para atraer a la CUP

Se propone un nuevo 9-N que remate un proceso constituyente para crear la nueva república, algo que sería delito y que comprometería a los diputados con causas pendientes

Foto: La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal. (EFE)
La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal. (EFE)

El PDeCAT queda del todo desdibujado en el programa de gobierno que han pactado JxCAT y ERC. No han dejado ni rastro del partido catalanista liberal que coordina Marta Pascal. En 46 páginas, lo único que se percibe es una reverberación de la legislatura anterior: leyes en ámbitos en que la Generalitat no tiene competencias o activar normas suspendidas por el Tribunal Constitucional (TC). El programa es de izquierdas sin tapujos: renacionalización del agua, plan de vivienda pública, leyes de pobreza energética, apostar por la banca pública y como gran anzuelo: un nuevo 9-N que remate un proceso constituyente para crear la nueva república, algo que sería delito y que comprometería a los diputados con causas pendientes como Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva o Carme Forcadell.

También se incluyen medias como usar la inspección laboral para igualar el salario a hombres y mujeres, subir el salario mínimo a 1.100 euros brutos mensuales —otra área para la cual la Generalitat carece de competencias—, un salario mínimo para las mujeres empleadas de la Generalitat de 1.200 euros, esto último solo en fase de estudio, o el fin de las ayudas públicas a los colegios del Opus que segreguen por sexo.

La palabra 'desobediencia' no aparece en ningún momento. Tampoco hay referencia alguna a un pacto con el Gobierno español. Por tanto, para conseguir el apoyo de los 'cupaires' se vuelve a plantear un programa de izquierdas y de choque con el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Con otra consulta que tendrá “todas las garantías”.

Más allá del programa de gobierno, que incluye 15 leyes, muchas de ellas en terrenos en donde la Generalitat carece de competencias, se plantea un “proceso constituyente” que impulsará el propio Parlament a través de “comisiones de estudio” para “profundizar en los debates nacionales”. No parece que haya un marco legal para que la cámara catalana promueva, aunque sea de manera indirecta, un nuevo proceso constituyente. En todo caso, la legislatura no acabaría con una constitución de la república de Cataluña. Todo se plantea como una proceso largo. En estos primeros cuatro años se cerraría un pacto nacional. Después, más adelante, se crearía un foro social constituyente para “sistematizar las propuestas” que se hubieran votado en la multiconsulta.

Además, se dedica mucho espacio a justificar la duplicidad de estructuras en Bruselas, que encabezaría el propio Carles Puigdemont como presidente del Consell de la República. La salida para el 'expresident' parece la principal prioridad de JxCAT en esta propuesta.

Por su parte, ERC también salva los muebles. Se ha incluido su plan de recuperar las veguerías y acabar con la Administración provincial. Se recoge, además, su propuesta de nueva Ley de Territorio para proteger suelo y su propuesta de plan de educación.

La CUP no compra

Fuentes del independentismo avanzan que el sacrificio del PDeCAT ha sido estéril. La CUP no comprará. Y ayer el desánimo era importante en las filas soberanistas. Para la CUP, el proyecto carece de credibilidad.

Para la CUP, la propuesta es una trampa, carece de credibilidad y no incluye verdaderas medidas de desobediencia, contra lo que opina el PDeCAT


Según explican fuentes de JxCAT, la única esperanza es que el juez Pablo Llarena deje acudir a Jordi Sànchez al pleno de su investidura y que la CUP vote a su favor. Algo que se considera improbable. Altamente improbable. De hecho, fuentes jurídicas consultadas apuntan que las 46 páginas del pacto dibujan futuros delitos, como la multiconsulta o el proceso constituyente. El propio documento puede ser usado por Llarena para justificar que Sànchez siga confinado en Soto del Real.

Callejón sin salida

Sin Jordi Sànchez, Jordi Turull, el suplente previsto, lo tiene todavía más complicado para recibir el visto bueno de los antisistema. En ERC consideran que el 'exconseller' de Exteriores Raül Romeva tendría más posibilidades de salir investido con los votos de la CUP. Pero que entonces faltarían los de JxCAT. El independentismo no suma. Y la presión de la CUP dificulta tanto la situación de los presos como la de los encausados en libertada provisional.

A cada paso que da el independentismo para salir de esta complicada situación, su posición se embrolla más y más. La única salida parecen nuevas elecciones.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios