Independencia de Cataluña: La CUP exige a JxCAT y ERC reuniones tripartitas para atar una ruptura común. Noticias de Cataluña
LA OPOSICIÓN NIEGA LEGITIMIDAD A PUIGDEMONT PARA SER ‘PRESIDENT’

La CUP exige a JxCAT y ERC reuniones tripartitas para atar una ruptura común

“Queremos reuniones con todos los protagonistas para que nadie pueda escurrir el bulto, como ha pasado hasta ahora”, dice una fuente de la dirección de la CUP a El Confidencial

Foto: Los diputados Carles Riera, de la CUP (i), Sergi Sabrià (2i), Gerard Gómez del Moral (c), de ERC, Eduard Pujol (2d) y Gemma Geis (d), de JXCAT, durante la reunión de la Junta de Portavoces en el Parlament. (EFE)
Los diputados Carles Riera, de la CUP (i), Sergi Sabrià (2i), Gerard Gómez del Moral (c), de ERC, Eduard Pujol (2d) y Gemma Geis (d), de JXCAT, durante la reunión de la Junta de Portavoces en el Parlament. (EFE)

La CUP exigirá reuniones tripartitas con Junts per Catalunya (JxCAT), la formación que encabeza Carles Puigdemont, y con ERC para pactar las condiciones de la investidura del futuro presidente de la Generalitat y el apoyo parlamentario al nuevo Govern. “Queremos reuniones con todos los protagonistas para que nadie pueda escurrir el bulto, como ha pasado hasta ahora. Que nos digan lo que tienen intención de hacer y nosotros apoyaremos o no apoyaremos. Ya basta de titubeos y de trampas”, dice una fuente de la dirección de la CUP a El Confidencial.

La formación anticapitalista ha puesto sobre la mesa tres grandes condiciones para que sean asumidas por sus eventuales ‘socios’: que se vuelvan a poner en vigor las leyes aprobadas por el Parlament de Cataluña y anuladas luego por el Constitucional; la implementación efectiva de la república, y no aceptar las sentencias de la Audiencia Nacional ni del TC. “Hay otros temas sociales en los cuales ya hay bastante consenso, donde se incluyen medidas como la retirada de subvenciones a las escuelas que segreguen por sexo o la reversión de la privatización de la compañía Aigües Ter-Llobregat. Pero en esos temas ya hemos llegado a acuerdos. En estos momentos, faltan por cerrar los flecos de temas en clave nacional, porque si hay acuerdo en los temas nacionales, el pacto se cierra, debido a que los temas sociales ya están atados”, añaden las fuentes.

La diputada Natalia Sánchez avisó también ayer por la tarde a ERC y a JxCAT para que se pongan de acuerdo y les "hagan llegar un plan definitivo, concreto, y garantizando que es un acuerdo firme entre las dos partes”. A partir de ahí, explican fuentes cuperas a este diario, los anticapitalistas decidirán qué hacer. “Hasta ahora, han fallado todas las previsiones porque los dos partidos mayoritarios no se han puesto de acuerdo. Lo mínimo que les pedimos es que lo hagan y luego nosotros, a la vista de lo que acuerden, lo apoyamos o no”, enfatizan.

No a dos gobiernos

La CUP, igual que JxCAT, se posiciona, por otra parte, en contra de que sea la Asamblea de Electos la que pueda investir a Puigdemont en el ‘exilio’, tal y como puso ERC sobre la mesa este fin de semana, para presidir un Gobierno ‘simbólico’. De hecho, la creación de un doble Gobierno (uno en Cataluña y otro exterior) fue una de las posibilidades que ya se pusieron sobre la mesa después de las elecciones del 21 de diciembre, ya adelantadas por este diario.

La Asamblea de Electos es el ‘Parlamento bis’ que puso en marcha la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) como órgano de transición entre las instituciones autonómicas y la nueva república. La CUP, por ejemplo, la llama Asamblea Constituyente. La idea inicial se concibió en la Asamblea Nacional Catalana (ANC), en 2016, y se materializó en otoño de ese mismo año, cuando la AMI la puso en marcha.

A esa asamblea se han apuntado algo más de 4.000 cargos electos (entre concejales, diputados, senadores o eurodiputados) de los partidos independentistas, y ella sería la que, en principio, debería ungir a Carles Puigdemont como presidente ‘áulico’ en Bruselas y cabeza visible de un Gobierno independentista honorífico, mientras otro Gobierno legalmente constituido y votado en el Parlamento de Cataluña escogería al habitual inquilino del Palau de la Generalitat.

“No nos parece mal la Asamblea de Cargos Electos de Cataluña, pero rechazamos que se puedan nombrar dos gobiernos diferentes. La verdad es que, de esta manera, ERC quiere escurrir el bulto y que se mojen otros, sacándose de encima a Puigdemont. El problema es que, de esa manera, tendríamos un Gobierno independentista y otro autonomista. Pero se da la paradoja de que sin el apoyo del Gobierno autonomista, que es el que tiene en sus manos las instituciones, no se puede conseguir la independencia y, por tanto, no nos sirve ese instrumento”, afirman las fuentes consultadas.

La CUP “daría apoyo si se recuperan los anteriores miembros o se ponen nuevos nombres sobre la mesa y están dispuestos a impulsar la república. Pero proponer que la Asamblea de Electos nombre a un presidente simbólico es dar un patadón hacia delante y que el balón siga corriendo. Seamos sinceros: eso no sirve para nada y de ahí que tanto la CUP como JxCAT nos opongamos a la idea de Esquerra”.

En duda la legitimidad de Puigdemont

Por otro lado, toda la oposición sigue con extrañeza las distintas noticias que van surgiendo desde Bruselas y las ‘ocurrencias’ independentistas para tratar de investir a Puigdemont o, como mínimo, contentarle con una salida airosa. Pero desde las filas de los constitucionalistas ya comienzan a dudar incluso de la legitimidad del ‘expresident’ huido.

La CUP exige a JxCAT y ERC reuniones tripartitas para atar una ruptura común

La portavoz del PSC, Eva Granados, recordó ayer a JxCAT que “la Generalitat está en la plaza de Sant Jaume, no en Waterloo”, en referencia a la localidad donde Puigdemont acaba de alquiler una vivienda de lujo para hacerla su centro de operaciones. Con ello, sale al paso de la última ocurrencia de Puigdemont de cambiar las leyes para permitir que la presidencia de la Generalitat pueda estar en Bélgica. “Cambiar las leyes por la situación personal de una persona no es la manera de proceder”, subrayó la dirigente del PSC.

Y Elisenda Alamany, portavoz de Catalunya en Comú Podem (CatECP) pidió a JxCAT y a ERC un candidato que gobierno efectivamente desde Cataluña. “El presidente se presentó a las elecciones diciendo que volvería y eso parece ahora una posibilidad remota”. Y subrayó que, debido a ello, los independentistas deberían pensar en un candidato alternativo “entre sus filas, que pueda gobernar efectivamente desde Cataluña, con mirada larga y de forma estable”.

Pero también es verdad que los dirigentes de la oposición restan legitimidad a la candidatura de Puigdemont aplicando sus mismos argumentos: “Aunque no fue el candidato más votado, dice que la aritmética es la que hace un presidente y que los diputados independentistas suman más que los constitucionalistas. Estamos de acuerdo. Los números son los que son y ellos suman más escaños. Pero dentro del bloque independentista, los diputados de ERC y de la CUP suman más que los de Junts per Catalunya, por lo que Puigdemont debería aplicarse esa misma argumentación y acatar que ERC y la CUP elijan un presidente, porque entre esas dos fuerzas totalizan 36 escaños y él tiene solo 34. ¿No reclama democracia? Pues tiene una ocasión de oro para practicarla”, explica una fuente socialista a El Confidencial.

También Alamany (CatECP) redunda en el tema: “Hemos de recordar que 36 diputados [los de ERC y la CUP] suman más que 34 y, por tanto, hay otras opciones además de las planteadas”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios