incertidumbre sobre el próximo govern

El independentismo abre la puerta a sustituir a Puigdemont por Artadi si actúa el TC

La hipotética suspensión del pleno de investidura por el Constitucional facilitaría la sustitución y varios presos estudian pedir al expresidente que renuncie

Foto: La diputada de Junts per Catalunya Elsa Artadi. (EFE)
La diputada de Junts per Catalunya Elsa Artadi. (EFE)

Solo Carles Puigdemont sigue creyendo todavía que Carles Puigdemont puede ser elegido 'president' de la Generalitat. El anunciado recurso del Gobierno y la hipotética suspensión posterior del pleno de investidura por parte del Tribunal Constitucional podrían facilitar que el 'expresident' sea sustituido como candidato a 'president' de la Generalitat, según admiten los independentistas.

La vicepresidenta del Gobierno anunció este jueves dicho recurso, el independentismo vio una salida al bucle y luego ha llegado el informe negativo del Consejo de Estado. El Gobierno puede seguir adelante desoyendo el informe no vinculante y dejando el brete al Constitucional de suspender la investidura.

Como ya adelantó El Confidencial, desde hace días sectores del PDeCAT y ERC daban por imposible la investidura de Puigdemont y estaban a la espera de que la acción del Constitucional pudiera facilitar su sustitución por otro miembro de la lista de Junts pel Catalunya, por ejemplo, Elsa Artadi, colaboradora directa del 'expresident'. Se trataría de usar como excusa ese anunciado recurso, que suscita dudas razonables, como pone de manifiesto el Consejo de Estado, pero es la única opción del Estado para frenar la investidura.

Ese paso necesario se empezó a dar este jueves con el anuncio de La Moncloa del inicio del procedimiento para recurrir la convocatoria del pleno de investidura de Puigdemont. Es decir, esa decisión de Rajoy tendría como consecuencia la carambola de favorecer la estrategia del Gobierno, la del PDeCAT y la de ERC, y solo perjudica claramente a Puigdemont y a los suyos, si es que llega a formalizarse el recurso.

Cronológicamente, en los próximos días, Rajoy puede formalizar el recurso ante el Tribunal Constitucional si es que sigue adelante con la decisión anunciada este jueves por Soraya Sáenz de Santamaría. La admisión a trámite lleva aparejada la inmediata suspensión del acto recurrido, es decir, de la celebración del pleno, según la Constitución. Solo en una ocasión desde 1978 el Constitucional no ha admitido a trámite un recurso del Gobierno y, por tanto, solo en esa ocasión ha rechazado suspender un acto de otra Administración impugnada por el Ejecutivo central.

Entonces el tribunal comunicaría a Roger Torrent, presidente del Parlament, que queda suspendida la investidura prevista para el martes, con advertencia de la responsabilidad en la que puede incurrir si lo incumple. En la anterior legislatura, los independentistas desoyeron esas suspensiones cautelares, y esa es una de las razones por las que hay procesos judiciales por desobediencia contra ellos, por ejemplo contra Carme Forcadell, pero en esta aseguran tener la voluntad de cumplirlas para evitar los procesos judiciales.

Una vez suspendido cautelarmente el pleno, Torrent debería iniciar una nueva ronda de contactos con los grupos parlamentarios para salir del embrollo. Todos los partidos independentistas, incluida ERC, entienden que si no fuera Puigdemont, el candidato tiene que salir de la lista del expresidente. La mejor situada y aceptada por ERC sería Elsa Artadi.

Para llevar a cabo ese procedimiento, el propio Puigdemont debería aceptar la sustitución, para que Torrent haga la propuesta. Todo ello retrasaría el procedimiento, incluso podría producirse en las siguientes semanas. Los plazos, en todo caso, empezarían a correr el 31 de enero y si dos meses después no hay una investidura, habría que repetir las elecciones. Este escenario de repetición electoral no es deseado por ninguna de las partes.

Varios de los dirigentes independentistas presos valoran la posibilidad de pedir directamente por carta a Puigdemont que acepte su sustitución.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont conversa con Roger Torrent. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont conversa con Roger Torrent. (EFE)

Los dirigentes del PDeCAT y de ERC hace tiempo que entienden que no es posible la elección telemática, ni el escenario de un 'president' residente en el extranjero, entre otras cosas porque consideran que es deseable que en la nueva legislatura que se abre haya interlocutores y líderes diferentes, ajenos a los procesos judiciales. Pero si no hay recurso y suspensión antes de las 15:00 del martes, habrá debate y votación sin Puigdemont en el Parlament y podría ser elegido de esa forma.

Puigdemont pretende llegar a ser investido por vía telemática y que la suspensión del Constitucional tras el recurso del Gobierno llegara justo después de la votación y antes de la toma de posesión como 'president', y por eso retiró su petición de delegación de voto. El Gobierno y el Constitucional vieron con preocupación estos días que llegar a ese punto suponía un grave embrollo institucional y legal y, por eso, Rajoy ha precipitado este jueves su anuncio del recurso, aunque haya dudas por no haber un acto administrativo que recurrir y no haya constancia de que Puigdemont no estará presente.

Para ERC y para el PDeCAT también es complicada esa situación, porque haría muy difícil la sustitución, una vez elegido. Ahora, el recurso del Gobierno si se presentara y la posterior suspensión por el Constitucional podría favorecer el recambio de Puigdemont. Si no se presentara antes del martes el recurso, Puigdemont podría ser votado y el Gobierno tendría que actuar contra la toma de posesión en una especie de limbo legal.

Ese movimiento irá acompasado con la renuncia de sus escaños de al menos tres de los cinco 'exconsellers' que se encuentran fugados en este momento. Esta probable renuncia asegurará la investidura de un candidato distinto a Puigdemont y el inicio de una legislatura nueva. Esa legislatura seguiría marcada por los procesos judiciales que mantienen a tres dirigentes independentistas en la cárcel y una sentencia que podría conocerse en 2019 y que, probablemente, inhabilite a varios diputados y 'exconsellers' y, por tanto, los aparte de la vida pública y los cargos institucionales. Puigdemont deberá elegir si se mantiene fugado o si regresa a España para afrontar ese proceso judicial.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios