un plan para que la convivencia no se rompa

Amenazas en el buzón y huidas: miedo en las familias de los terroristas de Ripoll

Una vez identificados los terroristas, sus más allegados temen el rechazo de sus vecinos. En los últimos días, algunos se han cambiado de domicilio por las presiones que están recibiendo

Foto: La madre y la hermana de dos de los terroristas que residían en la localidad de Ripoll. (Reuters)
La madre y la hermana de dos de los terroristas que residían en la localidad de Ripoll. (Reuters)

El yihadismo no solo se ha llevado a sus hijos, sino que los persigue. Las madres de los jóvenes de Ripoll que cometieron los atentados de Barcelona y Cambrils siguen llorando a sus vástagos mientras algunos de sus familiares reciben amenazas. Según ha podido saber El Confidencial, el miedo se ha instalado entre las familias de los terroristas, no solo por el temor a ser rechazadas por sus vecinos sino por los mensajes que algunas de ellas han recibido. De allí eran las cuatro parejas de hermanos que asesinaron a 15 personas e hirieron a más de 130. También el autor material del atentado, Younes Abouyaaqoub, abatido ayer por los Mossos tras cuatro días de frenética búsqueda, procedía de Ripoll.

"Se han reportado casos de amenazas y las familias tienen miedo", relata a este diario una fuente cercana al Ayuntamiento de Ripoll. De hecho, algunos de estos familiares han abandonado durante unos días sus viviendas al no aguantar la presión. "Hay cámaras de televisión por todos lados, la gente pregunta y eso no lo aguanta nadie", afirma. Los registros policiales en la vivienda de Driss y Moussa Oukabir —el primero, detenido, y el segundo, muerto en Cambrils— fueron captados por los medios de comunicación, lo que facilitó que cualquiera pudiera localizar su ubicación. De hecho, en al menos dos de las viviendas de los familiares de los terroristas se han recibido amenazas a través de mensajes depositados en el buzón.

Las familias siempre han condenado los hechos

Esto ha provocado que algunos hayan abandonado sus casas. Y lo han hecho de noche, lejos de miradas y cámaras de televisión, para trasladarse a domicilios de allegados situados en Ripoll o en localidades cercanas.

Younes Abouyaaqoub, abatido por los Mossos este lunes, fue el autor material del atentado de Barcelona.
Younes Abouyaaqoub, abatido por los Mossos este lunes, fue el autor material del atentado de Barcelona.

Con poco más de 10.000 habitantes, Ripoll tiene una comunidad de musulmanes cifrada, según datos del ayuntamiento, en 500 individuos. Desde los atentados, los controles policiales y los registros han sido constantes. Solo la mezquita en la que trabajó el imán Abdelbaki Es Satty, presunto cerebro de los atentados y que murió manipulando explosivos en la vivienda de Alcanar (Tarragona), tiene movimiento. "Las puertas están siempre abiertas y familias, amigos y gente anónima van a rezar por las víctimas del atentado", cuentan a El Confidencial.

Desde el momento en que los Mossos d'Esquadra identificaron a los terroristas, los familias de los hermanos Hychami y Oukabir expresaron su dolor y su sorpresa. En ningún momento salieron en defensa de sus hijos y reconocieron que jamás habían sospechado nada. Mohamed y Omar Hichamy fueron abatidos a tiros por los Mossos en Cambrils después de darse a la fuga en un control policial y herir a varias personas con arma blanca. En ese mismo operativo también murió Mousa Oukabir, menor de edad y que en un principio se creía era el conductor de la furgoneta de las Ramblas. Su hermano Driss está detenido y aseguró a los Mossos que Mousa le había robado la documentación.

También la familia de los hermanos Aalla —Mohammed está detenido y Sais murió en Cambrils— condenó lo ocurrido pancarta en mano en una manifestación en Ripoll el pasado sábado. Incluso la madre de Younes Abouyaaqoub le pidió públicamente que se entregara.

"Eran normales, responsables y educados"

Para evitar que la convivencia se rompa en Ripoll, el ayuntamiento pondrá en marcha en los próximos días un plan para que la ciudadanía se mantenga unida. La encargada de llevarlo adelante será Núria Perpinyà, técnica de Convivencia y Participación Ciudadana de esta localidad de Girona. Su elección no es casual, ya que durante cinco años fue educadora de los jóvenes que el jueves pasado sembraron el terror en Cataluña. "No me lo puedo creer. Estoy descolocada", ha dicho este martes en una entrevista en la SER. "Eran normales, responsables y educados. Estaban integrados", apunta Perpinyà, que desvela que dos de los terroristas vivían en su edificio. "Tenía una relación fluida con ellos", dice.

Los terroristas hacían su vida en el pueblo, participaban en actividades organizadas por el ayuntamiento y jugaban al fútbol. No había nada que pudiera hacer pensar que tramaban cometer un atentado. "Lo han hecho muy normal, no se ha notado nada. Los amigos dicen lo mismo. No vimos ningún indicio, si no, hubiéramos avisado de haber sospechado algo", señala.

Cataluña

El redactor recomienda