Es noticia
Menú
El recuerdo del asesinato de Blas Infante reúne a la izquierda andaluza en su eterna división
  1. España
  2. Andalucía
Homenaje al padre de la patria andaluza

El recuerdo del asesinato de Blas Infante reúne a la izquierda andaluza en su eterna división

El espectro de la izquierda deja patente sus distancias en el homenaje al político andalucista asesinado por las tropas franquistas. El debate sobre Queipo de Llano en la Macarena sigue en el aire

Foto: Ofrenda floral a Blas Infante en el lugar donde lo asesinaron en agosto de 1936. (EFE / Raúl Caro)
Ofrenda floral a Blas Infante en el lugar donde lo asesinaron en agosto de 1936. (EFE / Raúl Caro)

La izquierda andaluza tiene tradiciones tan arraigadas que, muchas veces, parecen parte del calendario litúrgico. El 10 de agosto se conmemora uno de estos hitos en Andalucía con el homenaje a Blas Infante en el aniversario de su asesinato por parte de las tropas franquistas, en 1936. Y cada año sirve como radiografía de esa izquierda que vira de la confluencia a la ruptura traumática como un acordeón. Casi todos los que han acudido este miércoles al cortijo donde fusilaron al político andalucista han formado parte de una candidatura unitaria y la mayoría ahora se saluda con frialdad.

El acto organizado por la Fundación Blas Infante, que preside la hija del notario de Casares, se celebra poco más de un mes después del homenaje institucional del Parlamento. El 5 de julio se recuerda el nacimiento, con la presencia de las más altas autoridades de la comunidad, mientras que el 10 de agosto se hace lo propio con el fallecimiento. La ceremonia y la moqueta del antiguo Hospital de las Cinco Llagas se sustituyen por las banderas del Sindicato Andaluz de Trabajadores y la versión del himno que no habla de España, sino de los pueblos.

Foto: Homenaje al padre de la patria andaluza. (EFE)

El acto de homenaje a Infante en agosto de 2019 fue la última foto en la que Teresa Rodríguez apareció con los líderes de IU y Podemos cuando todavía todos compartían el paraguas de Adelante Andalucía. Tres años y una pandemia después, la gaditana ha acudido como líder de la nueva versión de Adelante, como un partido andalucista sin referencias en Madrid. "Blas Infante murió por mí, por ti y por la causa de Andalucía y la Humanidad. Hoy seguimos con su lucha", ha defendido en Twitter la portavoz de la coalición andalucista.

Días después de aquella fotografía, IU y Podemos acusaron a Rodríguez de bloquear las cuentas en redes sociales de la coalición, mientras que los afines a la gaditana aseguraron que izquierdistas y morados habían vaciado las cuentas de varios grupos provinciales. Meses después se produjo la ruptura definitiva con la expulsión de Rodríguez y los suyos del grupo parlamentario, acusados de transfuguismo. Fue Podemos quien solicitó esa expulsión e IU quien la ejecutó, ya que los morados no tenían representación en la Cámara andaluza.

Foto: Teresa Rodríguez en una imagen de archivo previa a la pandemia. (EFE)

Tres años después, IU y Podemos han acudido juntos, bajo el paraguas de una nueva confluencia, Por Andalucía, que todavía está por consolidar. En la ofrenda floral del grupo parlamentario, Juan Antonio Delgado, que quiso ser candidato a propuesta de su partido, le ha cedido el ramo a Esperanza Gómez, líder andaluza de Más País. Junto a ellos estaban dos representantes de Iniciativa del Pueblo Andaluz, uno de los partidos más pequeños que forman esta alianza a seis junto con Equo y Alianza Verde. El representante de IU ha sido Francisco Javier Camacho, que ha dejado el ramo de su organización igual que la líder andaluza de Podemos, Martina Velarde, la cual ha depositado las flores de su partido.

Como ocurrió en 2019, la alianza de izquierdas vive un momento de calma chicha ante un debate que está por abrirse: el del reparto de los fondos con los que cuenta la coalición a partir de los cinco diputados logrados el 19-J. Son tres de Podemos, una de IU y otra de Más País. Y las aristas son varias, ya que los morados son mayoría, pero no están en la coalición legal porque apuraron la negociación y no llegaron a tiempo del registro ante la Junta Electoral.

El homenaje a Blas Infante de 2019 dio paso a la guerra abierta entre IU, Podemos y Teresa Rodríguez que acabó con la explosión de Adelante

En ese contexto se firmó el acuerdo entre IU y Podemos que repartía a la mitad los gastos de la campaña, pero también los fondos que el Parlamento cede a los grupos para su funcionamiento. En este caso, el texto estipula que los morados se llevan el 60% de los casi 700.000 euros anuales que le corresponde a Por Andalucía, mientras que IU se queda con el 40%. Y a pesar de que todas las partes se comprometen a cumplir el pacto, las suspicacias no han hecho más que crecer, sobre todo tras la guerra abierta por los morados en Madrid como consecuencia del acuerdo andaluz y del posicionamiento de IU y el PCE a favor de superar Unidas Podemos para apostar por el Sumar de Yolanda Díaz.

Lo llamativo es que las distintas voces aluden constantemente a la generosidad para evitar otra ruptura dramática como la de Adelante. Hay un consenso en que el grupo parlamentario puede funcionar bien y, de momento, así avanza. Ya se han repartido las comisiones entre los cinco diputados, sin conflicto. En septiembre se abrirá el debate de los fondos. Hay que recordar que Podemos no puede recibir dinero directamente del Parlamento al no estar formalmente en la coalición. Al mismo tiempo, los morados son mayoría en el grupo y su inferioridad orgánica respecto a IU en Andalucía no es un obstáculo para que reivindiquen su primacía dentro de la coalición.

PP y PSOE también participan

La carga ideológica no evita que el PP envíe a representantes a este acto. En esta ocasión fueron el portavoz parlamentario, Toni Martín, y el portavoz adjunto, Pablo Venzal, quienes dejaron el ramo junto a la estatua de Infante. El único gesto desagradable, con algunos pitos del público asistente, se lo ha llevado el representante del Gobierno andaluz. Pero las mayores críticas del día son las de Vox, que ha acusado a los populares de "añadir falsos mantras" sobre la figura del padre de la patria andaluza, según viene recogido en el Estatuto de autonomía de 2007.

Por parte del PSOE fue Rafael Recio, diputado raso y secretario de Organización de los socialistas sevillanos. Juan Manuel Flores, concejal del Ayuntamiento de Sevilla, también es miembro de la Ejecutiva de Juan Espadas, pero acudió en calidad de representante institucional del Consistorio sevillano. Recio ha aludido a uno de los asuntos que siempre planean sobre el homenaje a Infante, que sigue enterrado en la fosa común donde lo tiraron las tropas franquistas en agosto de 1936. Se cree que está en la fosa de Pico Reja, en el cementerio de San Fernando de Sevilla, pero más polémica aún es la situación de quien instauró el régimen de terror en Sevilla bajo el cual fue asesinado Infante en los primeros días de la Guerra Civil.

Gonzalo Queipo de Llano está enterrado en la basílica de la Macarena, sede de una de las hermandades más importantes de la Semana Santa de Sevilla y donde recibe culto la Esperanza Macarena. La ley andaluza de Memoria Histórica y Democrática se aprobó en 2017, en el último mandato del PSOE en la Junta. En aplicación de esa norma, se remitieron cartas al arzobispo de Sevilla y al Papa Francisco para que se retirase la tumba del militar franquista, sin éxito. Ahora hay un convencimiento en Unidas Podemos sobre que la ley estatal, que está en el Senado, servirá para sacar los restos del general y su esposa de un espacio privado, pero que recibe un constante goteo de devotos. La paradoja es que la basílica de la Macarena se construyó, patrocinada por Queipo de Llano, en un barrio que fue conocido como el Moscú sevillano, donde los leales a la República plantearon resistencia a las tropas sublevadas después del golpe que acabó, en última instancia, con la vida de Blas Infante.

La izquierda andaluza tiene tradiciones tan arraigadas que, muchas veces, parecen parte del calendario litúrgico. El 10 de agosto se conmemora uno de estos hitos en Andalucía con el homenaje a Blas Infante en el aniversario de su asesinato por parte de las tropas franquistas, en 1936. Y cada año sirve como radiografía de esa izquierda que vira de la confluencia a la ruptura traumática como un acordeón. Casi todos los que han acudido este miércoles al cortijo donde fusilaron al político andalucista han formado parte de una candidatura unitaria y la mayoría ahora se saluda con frialdad.

Izquierda Unida Teresa Rodríguez Más País Adelante Andalucía