Es noticia
Menú
El frente de izquierdas se enreda en busca de culpables tras no llegar a tiempo la firma de Podemos
  1. España
  2. Andalucía
¿Qué pasó realmente?

El frente de izquierdas se enreda en busca de culpables tras no llegar a tiempo la firma de Podemos

La Junta Electoral ha resuelto contra los intereses de Podemos y las distintas formaciones tendrán que buscar una solución alternativa para elaborar las listas de las elecciones de Andalucía

Foto: El coordinador general de IU, Alberto Garzón (c), junto a la portavoz parlamentaria Inmaculada Nieto (i). (EFE)
El coordinador general de IU, Alberto Garzón (c), junto a la portavoz parlamentaria Inmaculada Nieto (i). (EFE)

Después de tres meses de trabajo y 24 horas de vértigo, lo importante era el acuerdo político y este se alcanzó al filo de la medianoche, minutos antes de que expirara el plazo para registrar una coalición que uniera en una misma papeleta a seis fuerzas de izquierda en Andalucía para las elecciones. Pero unas horas después, el debate de la confluencia se ha enredado de nuevo en busca del culpable del embrollo que impidió que la firma de Podemos llegase a tiempo. De hecho, desde la formación morada han apuntado hacia IU al señalar que ellos hicieron lo correcto, y ahora ven cómo la Junta Electoral ha dictaminado que se quedan fuera de la coalición.

Una vez que el organismo ha rechazado la petición de que Podemos confluya en la misma papeleta que el resto de partidos, algunos juristas apuntan que una opción podría ser incluir a los candidatos de Podemos en las listas de la candidatura, que aún no se han presentado, pero la formación entonces no podría aparecer en la papeleta y eso limitaría bastante la campaña. También se apunta a la posibilidad de acuerdos económicos privados que permitan seguir funcionando a la coalición.

En cualquier caso, es una situación extraña que, de momento, evidencia uno de los problemas con los que nace esta confluencia, la falta de confianza, pues la versión que apuntan los morados no se corresponde exactamente con la que se comenta desde otros sectores presentes en la tramitación.

Foto: Garzón y Díaz, con Nieto, en la Feria de Sevilla. (Twitter)

¿Qué pasó realmente? El registro de las coaliciones y las firmas de las fuerzas que la integran se hace de manera telemática y correspondía a IU acometer este trámite dado que la candidata a la Junta de Andalucía, Inmaculada Nieto, pertenece a dicha formación. Podemos asegura que, una hora antes de que venciera el plazo que marca la normativa electoral, mandó a IU una primera propuesta de documento para unirse al frente con el resto de fuerzas: Más País, Equo, Alianza Verde e Iniciativa del Pueblo Andaluz. Unos 25 minutos después se remitió de nuevo el acuerdo político que desbloqueaba la negociación, al que la dirección de IU le dio el visto bueno en diez minutos.

Hasta aquí todo concuerda. ¿Qué pasó en los últimos 20 minutos? IU tenía preparado un documento oficial para el registro de la coalición, pero ahí no se incluía el acuerdo alcanzado que permitía la suma de Podemos, un documento que ya había empezado a circular, pero que no tenía validez, pues esas condiciones debían plasmarse en los papeles que se llevarían al registro. Es algo que se intentó solventar antes de que se agotara el tiempo. Y se hizo, justamente tres minutos antes, según el reloj de Podemos. A las 23.57, los morados habían devuelto a IU el documento modificado y firmado. Pero parece que los dos o tres minutos restantes no fueron suficientes para imprimirlo, pues constaba de 14 páginas, y llevarlo al registro. Se hizo, pero fuera de plazo por lo apurado de los tiempos.

Fuentes de la negociación apuntan que, a las 23.58, dos técnicos de Podemos llegaron al Registro para firmar, pero carecían de la documentación necesaria para la rúbrica, lo que retrasó el proceso.

Al margen del minutaje, está claro que los tiempos se apuraron más de la cuenta. ¿Por qué? Desde el resto de fuerzas el malestar era grande porque, según sus versiones, los morados no habían dado señales hasta una hora antes de que expirara el plazo, tal vez en una estrategia para aparentar que se ejercía la máxima presión. La intención inicial era haber llevado al registro los papeles en torno a las seis de la tarde o, en cualquier caso, antes de las diez.

Las negociaciones del viernes se enrocaron en el debate sobre el candidato, un asunto en el que Podemos ha cedido a cambio de un reparto más beneficioso para su formación, tanto en la elaboración de las listas como en la distribución de los recursos. Según el acuerdo político alcanzado, Podemos encabezará las listas en cuatro provincias andaluzas: Cádiz, donde se presentará el candidato Juan Antonio Delgado, Córdoba, Granada y Huelva. Para Más País se reserva el número 1 por Sevilla, que será Esperanza Gómez; mientras que IU ocupará el primer puesto en las listas de Málaga, con la candidata Inmaculada Nieto, Jaén y Almería. Además, si bien la portavocía del futuro grupo parlamentario será para IU, Podemos tendrá también una portavocía adjunta y la secretaría del grupo.

Foto: Teresa Rodríguez y Esperanza Gómez en una foto de archivo. (EFE/Muñoz)

Habrá una alternancia entre Podemos e IU en las preguntas al presidente de la Junta en las sesiones de control al Gobierno en el Parlamento, mientras que en el Debate sobre el Estado de la Comunidad, quien ejercería la portavocía del grupo sería Podemos, partido que, además, tendría garantizada una de las preguntas correspondientes al grupo en cada Pleno, y la eventual presidencia de dos de cada tres comisiones parlamentarias a las que pudiera optar la coalición, quedando la restante en manos de un diputado de IU.

Podemos se quedará con el 60% de los recursos "extraparlamentarios" e IU con el 40%. De Izquierda Unida sería el representante de la coalición en el consejo de la RTVA y el senador por designación autonómica que proponga Por Andalucía, mientras que Podemos designaría al representante que corresponda en el Consejo Audiovisual de Andalucía y en la Mesa del Parlamento. La proporción del 60%-40% entre Podemos e IU se contempla también para los recursos del grupo parlamentario, mientras que los gastos de campaña y posteriores subvenciones se repartirían al 50% entre ambas fuerzas de Unidas Podemos.

La coalición Por Andalucía ha iniciado este sábado ya su campaña en redes sociales con la difusión de su imagen, un arcoíris con tres colores: morado, rojo y verde.

Después de tres meses de trabajo y 24 horas de vértigo, lo importante era el acuerdo político y este se alcanzó al filo de la medianoche, minutos antes de que expirara el plazo para registrar una coalición que uniera en una misma papeleta a seis fuerzas de izquierda en Andalucía para las elecciones. Pero unas horas después, el debate de la confluencia se ha enredado de nuevo en busca del culpable del embrollo que impidió que la firma de Podemos llegase a tiempo. De hecho, desde la formación morada han apuntado hacia IU al señalar que ellos hicieron lo correcto, y ahora ven cómo la Junta Electoral ha dictaminado que se quedan fuera de la coalición.

Izquierda Unida Más País Málaga Cádiz
El redactor recomienda