Es noticia
Menú
"Si votamos, ganamos": el lema agónico que salió del desierto del PSOE andaluz
  1. España
  2. Andalucía
Elecciones andaluzas

"Si votamos, ganamos": el lema agónico que salió del desierto del PSOE andaluz

El lema con el que los socialistas llaman a la movilización fue ideado por un militante de Roquetas de Mar, bastión tradicional del PP. El PSOE cree que puede ganar un diputado más por provincia, hasta 41, para ganar el 19-J

Foto: Juan Espadas, en Torredelcampo (Jaén), donde usó por primera vez el lema "si votamos, ganamos". (EFE/José Manuel Pedrosa)
Juan Espadas, en Torredelcampo (Jaén), donde usó por primera vez el lema "si votamos, ganamos". (EFE/José Manuel Pedrosa)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Desde que Antonio Enciso tiene derecho a voto, nunca ha visto otro resultado en unas elecciones municipales de su ciudad que no acabe con una victoria de Gabriel Amat. El veterano alcalde de Roquetas de Mar dirige el ayuntamiento almeriense desde 1995 y cuenta con cuatro mayorías absolutas en su haber. Allí el PSOE fue la cuarta fuerza en las elecciones autonómicas de 2018, por detrás del PP, Vox y Ciudadanos. Y de ese extremo oriental de Andalucía, en una reunión de la agrupación socialista de Roquetas, Enciso soltó una frase que se ha convertido en el lema alternativo del PSOE andaluz en esta precampaña de las elecciones del 19 de junio. "Si votamos, ganamos" es la arenga para movilizar a las bases y simpatizantes que, con su abstención en 2018, facilitaron la salida de los socialistas de la Junta después de 37 años de mandatos ininterrumpidos.

"Fue muy casual", cuenta Enciso, que encuadra la reunión en el inicio de los trabajos de precampaña en Almería. En el encuentro, el pasado 13 de mayo, estaba el número uno del PSOE por la provincia y secretario general, Juan Antonio Lorenzo, para presentar la candidatura a los militantes. Enciso, que estudió Ciencias Políticas y no tiene ningún cargo orgánico, se mostró convencido en la reunión de que "si se vota, se gana". "Es imposible que se haya dado la vuelta al calcetín en tres años y medio; sobre todo cuando después en las generales el PSOE sacó buenos resultados", defiende este joven, que trabaja en un despacho de abogados. Al día siguiente, 14 de mayo, Juan Espadas compartió un acto en Roquetas con el líder socialista en Almería, quien retomó la idea de Enciso. Y al candidato le gustó tanto que la hizo suya, un día después, con Pedro Sánchez en la localidad jiennense de Torredelcampo. Desde entonces, la etiqueta #SiVotamosGanamos comparte espacio con los lemas oficiales de campaña en los mítines y en las redes sociales del PSOE, tanto a nivel autonómico como nacional.

La idea de Enciso caló muy bien en un partido con el ánimo justo en su primera experiencia en la oposición. No hay ni una sola encuesta que pronostique un vuelco que impida a Juanma Moreno repetir en San Telmo después del 19 de julio, pero en el PSOE están convencidos de que hay una "campaña" animada desde el Ejecutivo andaluz para incidir en esa sensación de que "está todo resuelto". El perfil del candidato y líder socialista, más gestor que político, tampoco entusiasma a todo el mundo, aunque eso no significa que haya respuesta interna al liderazgo de Juan Espadas. Pero fuentes socialistas admiten en privado que hay temor de que esa desmovilización de 2018 pueda repetirse tres años y medio después. De eso depende que Juanma Moreno se consolide y desencadene una larga travesía por el desierto para el PSOE andaluz.

El escenario de los 41 diputados

En la sala de máquinas de San Vicente, no obstante, trasladan optimismo y lo asocian directamente a la activación de las bases asociada al "si votamos, ganamos" que ideó Enciso. A pesar de que el PSOE obtuvo su peor resultado en unas autonómicas en 2018, ganó en todas las provincias, salvo en Almería. Y esa meta es la que vuelven a ponerse los socialistas, conscientes de que la Ley D'Hondt premia al partido más votado en cada circunscripción en comparación con los segundos y terceros.

El escenario que plantean en el equipo de Espadas pasa por reactivar a esos 400.000 votantes que, según las encuestas poselectorales de 2018, se quedaron en casa y dejaron a Susana Díaz con poco más de un millón de votos. Todas las fuentes consultadas recuerdan que solo cinco meses después, en las generales de abril de 2019, la marca del puño y la rosa volvió al millón y medio de votantes en un ambiente de amplia movilización. En la localidad donde nació la arenga socialista del 19-J, Roquetas de Mar, el PSOE pasó de ser cuarta fuerza a liderar el resultado. Era la primera vez que en este municipio almeriense los socialistas eran los más votados en unas generales desde 1989.

Foto: Juan Espadas, el pasado enero en Granada durante la presentación de su candidatura a la Junta. (EFE/Pepe Torres)

Llegar a ese millón y medio de apoyos puede ser una meta ambiciosa, pero con solo recuperar a una parte de los abstencionistas, en San Vicente confían en alcanzar los 40 escaños. "Con un escaño más en cada provincia, llegamos a 41", apunta un dirigente del PSOE andaluz, donde piensan que los 33 asientos logrados el 2-D son el suelo del partido. Un resultado peor haría temblar el liderazgo de Espadas, pero en su entorno niegan que se pueda abrir un debate sobre su continuidad, dado el calendario electoral que se inaugura con las andaluzas de junio y con las municipales a menos de un año.

Hay quien, dentro del PSOE, es incluso más optimista y cree que la pugna por ser el partido más votado el 19-J estará "en un puño". Los mensajes lanzados por Juanma Moreno en los últimos días, con llamadas al voto a los confiados y la posibilidad de una repetición electoral, son para los socialistas una muestra de "miedo", pero también el reflejo de que en San Telmo no están tan seguros de la victoria. En esto tiene mucho que ver el resultado que Vox sea capaz de alcanzar en las elecciones y hasta qué punto el PP salga perjudicado por el posible auge de los de Santiago Abascal. "Va a ser una pelea caníbal entre el PP y Vox", augura esta fuente del PSOE, que también se muestra concernida por la "complejidad" de activar a los votantes de izquierdas. Y no solo alude a los suyos, sino a las fuerzas más escoradas hacia la izquierda después de la pugna fratricida que ha sumado un nuevo capítulo este martes con el reparto de la subvención electoral entre Por Andalucía y Adelante Andalucía, de Teresa Rodríguez.

Desde que Antonio Enciso tiene derecho a voto, nunca ha visto otro resultado en unas elecciones municipales de su ciudad que no acabe con una victoria de Gabriel Amat. El veterano alcalde de Roquetas de Mar dirige el ayuntamiento almeriense desde 1995 y cuenta con cuatro mayorías absolutas en su haber. Allí el PSOE fue la cuarta fuerza en las elecciones autonómicas de 2018, por detrás del PP, Vox y Ciudadanos. Y de ese extremo oriental de Andalucía, en una reunión de la agrupación socialista de Roquetas, Enciso soltó una frase que se ha convertido en el lema alternativo del PSOE andaluz en esta precampaña de las elecciones del 19 de junio. "Si votamos, ganamos" es la arenga para movilizar a las bases y simpatizantes que, con su abstención en 2018, facilitaron la salida de los socialistas de la Junta después de 37 años de mandatos ininterrumpidos.

PSOE Partido Popular (PP) Elecciones Andalucía Gabriel Amat
El redactor recomienda