LA SALIDA DE LA JUNTA MOVILIZA A LA IZQUIERDA

El PSOE 'se quita la espinita' en Andalucía y Cs da el sorpaso al PP

Pedro Sánchez suma 24 escaños, cuatro más que en 2016, y los de Susana Díaz celebran el éxito para quitarse el amargor de haber perdido el Gobierno el pasado diciembre

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz (d), durante un acto de campaña. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz (d), durante un acto de campaña. (EFE)

El PSOE vuelve a ganar sin dudas en el que ha sido su feudo durante muchos años y que en las últimas convocatorias electorales le ha dado más de un disgusto. Pedro Sánchez se impone en Andalucía y suma 24 escaños, cuatro más que en 2016, y medio millón de votos más que Susana Díaz en las andaluzas de diciembre. La guerra interna no ha sido obstáculo para que Sánchez remonte de forma importante.

[Elecciones generales 2019, en directo]

El PP se descalabra, pese a presidir el Gobierno andaluz por primera vez en democracia, y Cs da el sorpaso y gana en la derecha. Habrá que ver cómo se gestiona dentro del Gobierno andaluz este intercambio en el podio entre los socios.

Vox se mantiene prácticamente en el mismo porcentaje de votos que en las andaluzas, cuando por primera vez irrumpió en serio en el tablero político, si bien crece en casi 182.000 votos. Obtiene diputados por Almería, Cádiz, Granada, Málaga y Sevilla.

Esta vez la participación ha movilizado al 73% del censo, lejos del 58% de las autonómicas de diciembre. Andalucía se había convertido el pasado diciembre en el laboratorio político de España. La alianza de PP y Cs con Vox permitió desalojar al PSOE del Gobierno después de 37 años. La desmovilización de la izquierda entregó el Gobierno a las derechas. Desde entonces, los socialistas y Unidas Podemos han hecho una intensa campaña llamando a la movilización, agitando el miedo al retroceso y a la pérdida de derechos por la irrupción de la extrema derecha en el mapa político. Alertaron de que lo que llamaron el 'trifachito' se exportara al resto de España y consiguieron su objetivo. La abstención de la izquierda fue coyuntural y remontó. El problema, a la luz de estos datos, no estaba en Cataluña, como dijeron los socialistas andaluces al perder el Gobierno. Había más.

Málaga, la bofetada a Moreno

Pedro Sánchez se ha impuesto en estas generales en un granero fundamental para su partido. El PSOE vence en todas las provincias andaluzas, incluidos feudos tradicionales de la derecha como Málaga o Almería, donde el PP se desangra y Vox se queda sus votos. Ciudadanos ha quedado como segunda fuerza en Cádiz y también en Málaga, la cuna política del actual presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, donde este sorpaso debe escocer especialmente a los populares.

Aventuras en el PP como la de colocar a Juan José Cortés como cabeza de lista por Huelva —fichajes que eran apuestas directas de Pablo Casado— han sido castigadas por los votantes de la derecha. En la provincia onubense, los populares han perdido un diputado. Tampoco fichajes estrella como el de Pablo Montesinos en Málaga han permitido al PP evitar su descalabro. Quien pensara que el PP andaluz, con Juan Manuel Moreno en la presidencia de la Junta, podría salvar los muebles y liderar el reflotamiento de un partido hundido, no acertó.

El partido de Pablo Casado pierde 11 diputados en la comunidad andaluza. Se da la paradoja de que en Andalucía el PP se viene abajo justo cuando tiene más poder que nunca en la historia autonómica. No le han beneficiado nada estos 100 días de Gobierno. En una lectura rápida, el medio millón de votos largo que han perdido los populares en estas generales se lo queda Vox. Pero también habría transferencia a Cs.

En la izquierda, el PSOE marca distancias con Unidas Podemos. La fuerza de Pablo Iglesias cae al cuarto puesto y pierde dos diputados. Sigue la caída de la formación morada, que ya en las andaluzas pinchó en las expectativas, y los socialistas consolidan su liderazgo como jefes de la oposición andaluza.

Efectos del sorpaso

De la lectura de los resultados de estas generales en Andalucía, quedan muchas consecuencias directas por analizar. Habrá que ver qué efectos tiene el sorpaso de Cs al PP en un Gobierno andaluz, donde ambos cohabitan, de momento, sin sobresaltos, pero con los populares llevando la voz cantante. Eso dando por hecho que Albert Rivera cumplirá su palabra y no pactará con el PSOE, porque si no se daría la paradoja de que los mismos que echaron a Susana Díaz en Andalucía le dan ahora la presidencia a Pedro Sánchez.

Cuando pasen las elecciones municipales de mayo, se podrá empezar a ver también qué consecuencias internas tiene la victoria del PSOE en estas generales. Si Pedro Sánchez quisiera empezar a ejecutar esa renovación que pidió tras la pérdida del Gobierno andaluz, ahora estaría más fuerte que nunca para desalojar a Susana Díaz como líder de la oposición e impulsar nuevas caras en su partido. Si Díaz hubiera esperado sin adelantar las elecciones andaluzas, concurriendo junto a Sánchez esta primavera, tendría nueve diputados más y habría conservado el Gobierno andaluz, advertían la misma noche del domingo los sanchistas andaluces. La líder andaluza vendia los resultados como "una moción de censura al tripartito de derechas".

Los afines a la líder del PSOE andaluz se limitan de momento a celebrar con entusiasmo la victoria de estas generales como si fueran una segunda vuelta de las andaluzas de diciembre y advirtiendo de que esto los sitúa más cerca de entrar en San Telmo de nuevo. Si en las andaluzas dijeron que fue culpa de Cataluña y de la relación del presidente del Gobierno con los independentistas, ahora aseguran que gracias a lo ocurrido en diciembre Sánchez logra imponerse. Quienes respiran más aliviados son los candidatos socialistas a las alcaldías.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios