Es noticia
Menú
Málaga estudia ‘cerrar’ el grifo del alcohol en la primera Feria postpandemia
  1. España
  2. Andalucía
COMO HIZO SEVILLA

Málaga estudia ‘cerrar’ el grifo del alcohol en la primera Feria postpandemia

Ante una previsible avalancha de público, el Consistorio quiere evitar que el botellón se apodere de la celebración y baraja imponer a los comercios de la almendra del Centro limitaciones horarias para la venta de bebidas alcohólicas

Foto: Una mujer baila una malagueña en una imagen de archivo de la Feria de Málaga. (EFE)
Una mujer baila una malagueña en una imagen de archivo de la Feria de Málaga. (EFE)

Quedan tres meses para que la tradicional noche de los fuegos artificiales de el pistoletazo de salida a la primera Feria de Agosto de Málaga tras la pandemia, y el Ayuntamiento comienza a trabajar en medidas para tratar de contener la gran afluencia de público y turistas que se espera. Una avalancha deseosa de divertirse en esta celebración que tiene en el Centro de la ciudad su seña de identidad y que en esta ocasión podría encontrarse con limitaciones para la venta de alcohol que tienen como objetivo contener el botellón y sus efectos en una zona cuyos vecinos sufren cada fin de semana las consecuencias de la marcha nocturna.

Sevilla es el espejo normativo. La capital hispalense, a través de su Dirección General de Medio Ambiente y Parques y Jardines, acordaba a finales de abril la prohibición de que los negocios de la zona de Los Remedios —donde se ubica el recinto de la Feria de Abril— vendiesen alcohol entre las 16:00 y las 8:00 para evitar su consumo en la vía pública. Una restricción que era extensible para otros ingredientes del botellón: hielo y refrescos.

Foto: Imagen de archivo de la Feria de Málaga. (EFE)

La medida fue duramente criticada por la Confederación Provincial de Empresarios de Industria y Comercio de Alimentación, Droguería, Perfumería y Afines de Sevilla (Feicase) y la Confederación Provincial de Comercio, Servicios y Autónomos de Sevilla (Aprocom), cuyas protestas llevaron al Consistorio a ampliar una hora el horario de restricciones de venta, que inicialmente comenzaba a las tres de la tarde.

Esta posibilidad se ha abordado en distintas reuniones en las que el Consistorio malagueño ultima aspectos relacionados con la Feria de Agosto, aunque el regidor dejó su desarrollo en el aire. En la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local, Francisco de la Torre, el alcalde, recalcaba la necesidad de que la ciudad aspire a la “máxima excelencia” a través de un “turismo de calidad y no cantidad”. Confirmó que se baraja prohibir la venta de alcohol en determinados negocios del Centro durante los días de Feria, aunque precisó que eso no quiere decir que se vaya a hacer”.

De la Torre apela a la "educación" y prevención para evitar episodios derivados del exceso de alcohol

De la Torre, al ser cuestionado por las estimaciones que apuntan a una alta afluencia de visitantes en la ciudad durante esta celebración, y los efectos que puede tener en aspectos como la limpieza o la seguridad, declaró que, “al final, la educación es clave en estas cuestiones, al igual que la prevención en el sentido de creer que para divertirse no hay que beber más allá de lo normal”.

Abogó por “el consumo de alcohol moderado, nunca perder el control”, pero recordó que estarán “activos y atentos” para atajar las situaciones anómalas que se puedan generar, ya que “tenemos que procurar que se conserve la calidad en todos los momentos y todos los espacios”.

Foto: Fiestas de la Paloma (EFE)

Sobre el modelo turístico que debe desarrollar la ciudad, afirmó que “no queremos crecer en cantidad, sino en calidad”, para agregar que “no nos importa estabilizarnos” en número de visitantes, pero “queremos que sea de la máxima calidad, la máxima capacidad de compra y de gasto”. En este sentido, hizo hincapié en el potencial del turismo de congresos, en el que Málaga ha crecido “de una manera importante”. “Nos importa y nos interesa”, añadió.

Quedan tres meses para que la tradicional noche de los fuegos artificiales de el pistoletazo de salida a la primera Feria de Agosto de Málaga tras la pandemia, y el Ayuntamiento comienza a trabajar en medidas para tratar de contener la gran afluencia de público y turistas que se espera. Una avalancha deseosa de divertirse en esta celebración que tiene en el Centro de la ciudad su seña de identidad y que en esta ocasión podría encontrarse con limitaciones para la venta de alcohol que tienen como objetivo contener el botellón y sus efectos en una zona cuyos vecinos sufren cada fin de semana las consecuencias de la marcha nocturna.

Málaga Pandemia Alcohol Francisco de la Torre Noticias de Andalucía