Es noticia
Menú
IU y Más País redactan sin Podemos el documento de coalición en Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
ELECCIONES EN ANDALUCÍA

IU y Más País redactan sin Podemos el documento de coalición en Andalucía

Los partidos, a la espera de los morados, ya tienen listo el acuerdo de confluencia. La intención es no apurar el plazo máximo, que finaliza este viernes a las 18:00

Foto: De izquierda a derecha, Alberto Garzón, Yolanda Díaz, Inmaculada Nieto y Esperanza Gómez, ayer en Sevilla. (@InmaNietoC, cuenta de Inmaculada Nieto)
De izquierda a derecha, Alberto Garzón, Yolanda Díaz, Inmaculada Nieto y Esperanza Gómez, ayer en Sevilla. (@InmaNietoC, cuenta de Inmaculada Nieto)

Podemos tensó tanto la cuerda que al final se rompió. El tortuoso camino que ha seguido la izquierda para cerrar una confluencia con la que concurrir a las elecciones de Andalucía se ha saldado con un acuerdo, pero los morados de momento no están dentro. Izquierda Unida, Más País y el resto de fuerzas minoritarias terminaron de redactar ayer el documento de coalición sin el actor que hasta ahora se había empeñado en llevar la voz cantante. La intención de los primeros era registrarlo a medianoche y no apurar el plazo máximo, fijado en las seis de la tarde de hoy viernes.

Los pequeños se han terminado por imponer al grande y Podemos solo tiene dos opciones: o ceder o salir. Los morados han querido marcar los tiempos, pero no lo han conseguido. Primero promocionaron a su candidato, el guardia civil Juan Antonio Delgado, antes incluso de que el presidente Moreno anunciase la convocatoria electoral, mientras Más País insistía en que las listas las debía encabezar un independiente. Y todo acabó por precipitarse cuando este miércoles el propio Delgado, una vez se hizo publico que había ganado las primarias de los morados, se autoproclamó líder de una negociación que hace tiempo se había iniciado y a la que entraba como elefante en cacharrería. Su meta era pactar con IU y los Anticapitalistas de Teresa Rodríguez y, aunque agradeció los esfuerzos, dejar a un lado a los pequeños, véase Más País, el Partido Comunista de Andalucía o Equo.

Foto: El diputado Juan Antonio Delgado, en el Congreso. (EFE/Fernando Alvarado)

La carambola además se salda con la más que probable designación de Inmaculada Nieto (IU) como candidata a la Junta por la confluencia. Es, lógicamente, la apuesta de Izquierda Unida, y Más País no la ve con malos ojos, y ahora Podemos ya no tiene margen para imponer a Delgado. De hecho, es el nombre y rostro que ayer respaldaron públicamente en la Feria de Sevilla la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el de Consumo, Alberto Garzón.

Decía este jueves Nieto que había sido un día precioso para brindar “por Andalucía”. La foto que publicó en Twitter bajo la portada de la Feria era más que un retrato: era el juego de unión y de armonía de las izquierdas, con un claro protagonismo femenino. El adelanto de esa nueva coalición, Por Andalucía, y que es fruto de una suma de proyectos, está muy en la línea del futuro que le gusta conjugar a la vicepresidenta del Gobierno.

Por la mañana, antes de pisar el Albero de la Feria, se celebraron varias reuniones para definir con mayor detalle el proyecto. Y el desembarco de Díaz en Sevilla se convirtió en un ensayo y, de paso, en una señal de apremio a Podemos 24 horas después de que los morados decidieran iniciar un proceso por su cuenta y en solitario, con la intención de sumar, prioritariamente, a IU y a los anticapitalistas de Teresa Rodríguez. Un envite que ninguna otra fuerza entiende aún y que molestó profundamente.

De hecho, la vicepresidenta, preguntada por los periodistas, no quiso opinar sobre el tortuoso proceso que han estado siguiendo las izquierdas para cerrar la confluencia. "No me compete a mí señalar las negociaciones que se están desarrollando en Andalucía", defendió, para advertir a renglón seguido: "El verbo que me gusta conjugar es 'sumar', 'sumar' y 'sumar".

Foto: Inmaculada Nieto en una imagen de archivo. (EFE/Muñoz)

La ministra de Trabajo y Economía Social fue recibida en el recinto ferial, en la que es su segunda visita a Andalucía, por todas las fuerzas de izquierdas. No faltó nadie y cada uno ocupó un lugar estratégico, después del primer baño de masas que se dio la vicepresidenta nada más pisar el recinto. En primera posición se situó Nieto, a quien se vio paseando por el real de la Feria cogida del brazo de la ministra, compartiendo impresiones al margen del resto de fuerzas.

Precisamente, a corta distancia estuvo siempre Esperanza Gómez, la coordinadora de Más País, que también intercambió risas cómplices con Yolanda Díaz. Y muy cerca se plantó Ernesto Alba, secretario general del Partido Comunista de Andalucía y figura clave en esta larga negociación. Toni Valero, coordinador de IU Andalucía, dio en ocasiones un paso atrás para dejar hueco a Nieto, y por último, en los extremos, se colocaron Mar González (Equo), Martina Velarde y Juan Antonio Delgado, de Podemos. Fueron los que menos foco tuvieron. A ratos, a los morados se les vio a la cola esperando el momento, al estilo de los invitados de boda, para acercarse a los ministros, intercambiar besos y hacerse la foto de rigor.

Las prisas de Podemos

La propuesta que lanzó Delgado el miércoles sorprendió incluso a los negociadores que están asesorando en este complicado proceso. A 48 horas de que expirase el plazo para el registro de la coalición, Podemos quiso reivindicar su protagonismo y, probablemente, el error de cálculo fueron los tiempos, el momento. Tras su oferta, solo hubo una respuesta pública, la de la líder de Anticapitalistas, que pidió a Delgado que se aclarase porque hay amores que, mal entendidos, pueden matar… Con ironía no se cerró al diálogo, pero hay muchos asuntos internos que tendrían que solventarse antes de que Rodríguez se sumara a una coalición después de que fuera la primera en levantarse de la mesa.

Foto: Juan Antonio Delgado, durante la presentación de su candidatura a las primarias de Podemos. (EFE)

Fuentes de Podemos confirmaron que, antes y durante la visita de Yolanda Díaz y Alberto Garzón a la Feria, se seguía conversando con los distintos agentes implicados en el proceso. Querían exprimir al máximo las horas, porque dar por cerrado un proceso nada más abrirlo haría aún más complicado entender la estrategia que han liderado. Como también sería difícil de explicar, más en un contexto nacional, que Podemos quede fuera de ese frente común en las elecciones andaluzas.

Jueves de políticos en la Feria

El foco se posó el jueves de Feria en las izquierdas y la visita de la vicepresidenta, a quien reclamaron desde las casetas en debates que no obviaron las condiciones de trabajo en el recinto y los derechos de los trabajadores. Díaz y su tirón popular no tuvieron rival. Hasta se animó a servirse una cerveza después de que, durante la polémica de los caseteros y su amago de huelga por la entrada en vigor de la reforma laboral, desde el sector alguien le retó a que estaría muy bien que la ministra visitase la Feria y fuese ella la que tuviese que ponerse la bebida.

Díaz empató con el presidente andaluz, Juanma Moreno, que no dudó en bailar sevillanas con los grupos de señoras que se le acercaron para bendecirle. El candidato del PP fue el primero en abrir el particular desfile de políticos que se dieron cita bajo la portada de la Feria. Y lo hizo con un mensaje de moderación, huyendo de la polarización y los extremos, y confiado en que obtendrá una mayoría fuerte para gobernar en solitario. Preguntado por Macarena Olona, la candidata de Vox, que también había anunciado su aparición minutos después, Moreno aseguró que no la conocía, pero que, como toda persona, sería bienvenida en una fiesta inclusiva, donde hay sitio para todos.

placeholder Olona y Moreno coinciden en la Feria de Sevilla. (EFE)
Olona y Moreno coinciden en la Feria de Sevilla. (EFE)

Poco después, fue Olona, todavía encantada de haber asistido a una corrida de toros en la Maestranza junto al diestro Morante de la Puebla, quien salió al quite del popular cuando lo vio pasar por delante de la caseta particular donde se encontraba acompañada por su equipo de campaña, que dirige el senador Jacobo González-Robatto. La candidata de Vox lució traje de flamenca y orgullo de ser nieta de andaluces, pero pasó sin gran revuelo entre el público de camino a las casetas institucionales y privadas donde fue recibida. En su ruta no hubo sindicatos, a los que calificó de “traidores de los trabajadores”, mientras el resto de fuerzas inició el paseíllo por la caseta de UGT, situada junto a la portada y donde Yolanda Díaz se cruzó con Juanma Moreno y pudieron charlar brevemente. La última en llegar fue la ministra de Hacienda, la sevillana María Jesús Montero, que acompañó al candidato del PSOE, Juan Espadas, que aprovechó el comentario de la ministra sobre el impacto de la reforma laboral para lanzar un mensaje electoral en una precampaña en la que todavía no ha elevado su perfil.

Quedan dos días de Feria de Sevilla, pocas horas para conocer si la izquierda andaluza consigue rearmar un proyecto al estilo de Yolanda Díaz y un mes y medio para la celebración de las elecciones andaluzas, que también han sido protagonistas en esta ciudad efímera de farolillos y casetas donde, como en política, cualquier encuentro es posible.

Podemos tensó tanto la cuerda que al final se rompió. El tortuoso camino que ha seguido la izquierda para cerrar una confluencia con la que concurrir a las elecciones de Andalucía se ha saldado con un acuerdo, pero los morados de momento no están dentro. Izquierda Unida, Más País y el resto de fuerzas minoritarias terminaron de redactar ayer el documento de coalición sin el actor que hasta ahora se había empeñado en llevar la voz cantante. La intención de los primeros era registrarlo a medianoche y no apurar el plazo máximo, fijado en las seis de la tarde de hoy viernes.

Izquierda Unida Más País Elecciones Andalucía
El redactor recomienda