Moreno alivia la tensión electoral y advierte a Vox de que le queda año y medio en la oposición
  1. España
  2. Andalucía
ANTICIPO ELECTORAL EN ANDALUCÍA

Moreno alivia la tensión electoral y advierte a Vox de que le queda año y medio en la oposición

El partido de Abascal salva al Gobierno de una comisión de investigación por los contratos exprés tumbados por el TSJA, pero eso no ha ocultado el enfado del presidente de la Junta

placeholder Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)
El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, insiste en que a su Gobierno aún le queda año y medio de travesía. Un día después de que Vox cumpliera su amenaza y devolviera una de las leyes estrella de la Junta, la del suelo, el mandatario participó en la sesión de control en el Parlamento andaluz con mensajes claros destinados a alejar el adelanto electoral y con reproches a Vox. Como contrapartida, la formación de Santiago Abascal salvó al Ejecutivo andaluz de una comisión de investigación de los contratos exprés que hizo durante la pandemia, tumbados por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Una de cal y otra de arena en las relaciones de los socios en Andalucía, a pesar de que el anticipo de las elecciones es una bola que sigue engordando.

Moreno, que horas después confirmó que ha dado positivo en covid y que se mantendrá confinado hasta el próximo 3 de junio, no ocultó su enfado con sus socios de Vox un día después del zarandeo a su Gobierno en el revés más duro recibido desde la investidura. El presidente pidió a los miembros del partido de extrema derecha que “reflexionen” y “recapaciten”, pero tuvo un mensaje claro: si van a dedicarse a tratar de forzar elecciones, buscando “derribar” o “tumbar” el Gobierno, les queda un año y medio en la oposición. La Junta volverá a llevar al Parlamento la ley de impulso para la sostenibilidad del territorio (Lista) y confía en que sus socios cambien de opinión.

Aferrados a la inmigración

El partido de extrema derecha interpeló al presidente andaluz sobre inmigración. El motivo del último ultimátum al Gobierno ha sido la acogida de 13 menores inmigrantes para aliviar la presión en Ceuta tras la llegada de más de 8.000 extranjeros hace una semana. El portavoz parlamentario, Manuel Gavira, lamentó que Moreno lance “la pelota al Gobierno central” y eluda respuestas. El líder del PP insistió en que las competencias en políticas migratorias o control de fronteras son del Estado. “Somos un partido responsable y queremos seguir siéndolo, pero pretendemos que su Gobierno lidere otro tipo de políticas”, señaló Gavira. “Perderemos muchas batallas, pero no vamos a perder la guerra”, agregó, reprochando al Gobierno de PP y Cs que no esté cumpliendo sus acuerdos de investidura.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

Moreno evitó confrontar con la inmigración, apeló a la obligación de cumplir la ley además de un compromiso moral, y aprovechó su último turno para ajustar cuentas con Vox por tumbar la ley del suelo, dando cauce con su abstención a una enmienda a la totalidad de Adelante Andalucía. Recordó que esa norma derogaba “20 años de gestión socialista del urbanismo” y que llevaba 20 meses tramitándose con el beneplácito de todos los agentes económicos y el acuerdo de los sectores afectados en la nueva regulación del suelo, desde promotores a constructores o los propios ayuntamientos, defendió Moreno, que aseguró necesitan poder tramitar sus planes urbanísticos con más celeridad. Acusó a Vox de haber tumbado un motor de la recuperación económica. Con la norma, se pasaría de 10 años de media para aprobar una planificación urbanística municipal a un máximo de dos, defiende el Gobierno. “¿Les parece mejor aliarse con la izquierda y mantener las políticas socialistas?”, interpeló Moreno, asegurando que sus electores “se lo van a tener en cuenta” y acusándolos de moverse por intereses partidistas, para forzar elecciones, y no pensando en el beneficio de los andaluces.

Confían en que Vox cambie

El cruce de reproches fue por parte del presidente andaluz más subido de tono de lo habitual, aunque en el PP se muestran convencidos de que Vox recapacitará y cambiará su actitud porque no midió bien su órdago. Creen que se han pasado de frenada y que calibrarán, dicen, que es negativo para su imagen y perjudicial ante su electorado. Vox no piensa, en absoluto, de este modo. El pleno del Parlamento andaluz en su sesión del jueves fue muchísimo más tranquilo que el de la jornada anterior. Vox se alineó con PP y Cs y votó en contra de una iniciativa de Adelante Andalucía, que pedía abrir una comisión de investigación al Gobierno por los contratos exprés en la Junta.

Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

El Gobierno andaluz acudió a un sistema de “contratación urgente de personal funcionario interino y de personal laboral temporal en el marco de la emergencia de salud pública ocasionada por el covid-19”. Un método recurrido al TSJA y tumbado alegando que la “excepcional situación” de la pandemia no era óbice para observar los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad. Las plazas eran adjudicadas “por riguroso orden de llegada” a un correo electrónico, reprochó el alto tribunal andaluz.

El parlamentario de Vox Benito Morillo reivindicó el compromiso de su partido “sin titubeos” en la lucha contra la corrupción, denunció que la "precariedad y la negligente gestión de la Junta" en materia de contratación urgente es "incuestionable", y que es un asunto que se debe dirimir por los órganos judiciales y "se deben exigir responsabilidades políticas de forma directa". Sin embargo, su grupo votó en contra de esa comisión de investigación.

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)

PP y Cs insisten en Andalucía en que se mantendrán en la misma hoja de ruta de agotar la legislatura, pero saben que si Vox continúa su confrontación al Gobierno con los mismos decibelios que esta semana, el desgaste se acentuará y será cada vez más complicado. Su esperanza es que el partido de extrema derecha calibre bien la jugada y observe un desgaste electoral con esa estrategia para tumbar al Ejecutivo andaluz y forzar elecciones. Eso lo dirá el tiempo. La ley impide convocar elecciones hasta septiembre, serían en noviembre, con 54 días de margen. La idea del Gobierno andaluz es dejar pasar el tiempo, seguir trabajando, tratar de sacar adelante unos nuevos Presupuestos en 2022 y luego decidir. El botón electoral, avisan, solo puede pulsarlo Moreno y no hay mimbres en Andalucía, subrayan, para una moción de censura.

Adelante Andalucía Partido Popular (PP) Parlamento de Andalucía Comisión de investigación Extrema derecha Santiago Abascal Pandemia Juanma Moreno Vox
El redactor recomienda