Unos 53.000 comercios y bares de Andalucía recibirán desde este mes ayudas de 3.000 €
  1. España
  2. Andalucía
REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Unos 53.000 comercios y bares de Andalucía recibirán desde este mes ayudas de 3.000 €

La Junta vuelve a recurrir a robots para pagar en dos meses las solicitudes recibidas, lo que supondrá un desembolso de 132,4 millones de euros por orden de recepción de peticiones

placeholder Foto: Bares y comercios cerrados, en Córdoba. (EFE)
Bares y comercios cerrados, en Córdoba. (EFE)

Los pequeños comercios, las empresas de artesanía y los bares y restaurantes de Andalucía empezarán a recibir antes de que acabe este mismo mes las ayudas de 3.000 euros aprobadas por la Junta de Andalucía para algunos de los sectores más castigados por la pandemia que suponen, además, dos de los pilares del tejido productivo de la región.

La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades ha recibido un total de 53.796 solicitudes hasta el pasado viernes 6 de mayo tras un mes de plazo (se abrió el 7 de abril), con 28.711 peticiones correspondientes al pequeño comercio y la artesanía y 25.085 procedentes de la hostelería.

Estas subvenciones suman 132,4 millones, de los que al comercio minorista y al sector de la artesanía se les asigna una cuantía de 79,2 millones, mientras que la hostelería andaluza cuenta con un presupuesto de 53,2 millones.

Por provincias, Almería ha formalizado un total de 4.116 solicitudes (2.196 de comercio y artesanía y 1.920 de hostelería), Cádiz ha pedido 7.317 (3.645 y 3.672), Córdoba 5.903 (3.528 y 2.375), Granada 6.474 (3.465 y 3.009) y Huelva 3.105 (1.527 y 1.578). Por su parte, la provincia de Jaén ha cursado 4.656 peticiones (2.694 y 1.962), Málaga 10.400 (5.020 y 5.380) y Sevilla 11.825 (6.636 y 5.189).

En las dos modalidades, se concederán 3.000 euros por solicitud en régimen de concurrencia no competitiva, es decir, por orden de presentación de la solicitud hasta el agotamiento del crédito asignado. En el caso de haber sido beneficiario de la ayuda de 1.000 euros procedente de la Consejería de Empleo, la cuantía a percibir sería de 2.000 euros.

Para optar a estos incentivos, se ha eliminado la incompatibilidad con los concedidos por el Gobierno central por cese de actividad y con las ayudas de 1.000 euros a autónomos para mantener su actividad otorgadas por la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, que supusieron un desembolso de 80 millones y que llegaron a 80.000 autónomos.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), junto al secretario general de CCOO, Unai Sordo. (EFE)

Al igual que hizo entonces la consejería dirigida por Rocío Blanco, el departamento que preside Rogelio Velasco (ambos de Ciudadanos) ha optado por agilizar los procesos para el pago con la robotización del sistema, alquilando equipos externos con el fin de que todo el procedimiento se pueda resolver en tiempo récord y los destinatarios reciban lo antes posible estos recursos públicos, financiados con fondos Feder.

Para ello, a los interesados tan solo se les ha exigido rellenar el formulario y presentarlo telemáticamente, de forma que para la acreditación de los requisitos que exige la normativa europea en la gestión de sus fondos se está utilizando por primera vez la tecnología RPA (siglas en inglés de 'robotic process automation') mediante el cruce de bases de datos que permite la consulta de información y la lectura documental a través de procesos automatizados.

Con un presupuesto de 78.650 euros, se han contratado 35 robots para afrontar con solvencia el elevado volumen de solicitudes recibidas, ofreciendo las debidas garantías exigidas en el proceso, minimizando los errores y asegurando la posterior recuperación de los fondos a través del proceso de verificación y certificación del gasto. Además, para agilizar la tramitación y la resolución de las ayudas, la Consejería de Transformación Económica ha reforzado estas labores con 19 nuevos interinos.

Por cada expediente, el robot realiza unas 20 operaciones para comprobar 31 requisitos, con un tiempo estimado de 30 minutos

Estos 35 ordenadores están realizando las funciones encomendadas durante 24 horas los siete días de la semana. Por cada expediente, el robot realiza unas 20 operaciones para comprobar un total de 31 requisitos, con un tiempo estimado de unos 30 minutos. En conjunto, los 35 equipos llevarán a cabo, una vez finalizado el proceso, 1,07 millones de operaciones (30.743 por robot). La consejería prevé culminar todo el proceso de resolución antes del periodo establecido de dos meses.

En concreto, la previsión del Ejecutivo autonómico es comenzar a abonar este mismo mes de mayo los incentivos a medida que se vayan resolviendo y el pago será del 100% de la cuantía.

Esta innovadora experiencia ya la puso en marcha la Junta con éxito a principios de año para el pago de 1.000 euros a 80.000 autónomos, si bien en aquella ocasión se requería cruzar menos datos. Entonces, la Administración andaluza explicó que esa automatización liberaba de 65.000 horas de trabajo a los empleados, lo que equivale a la labor durante tres meses de 150 funcionarios de la consejería, que podían dedicarse a otras actividades de mayor valor añadido. Además, explicó que supuso un ahorro de costes para la Junta estimado en más de 1,3 millones de euros.

Foto: El presidente de la Junta firma las ayudas ante representantes de empresarios y autónomos

La intención del Ejecutivo de Juanma Moreno es potenciar el uso de la robotización para agilizar determinados procesos administrativos, especialmente ante la necesidad de gestionar las numerosas ayudas extraordinarias que la UE tiene previsto poner en manos de España para favorecer su salida de la crisis.

Las subvenciones ahora aprobadas tienen como finalidad dotar de liquidez a las pequeñas empresas, y se destinan a compensar los gastos realizados en el periodo comprendido entre el 14 de marzo de 2020 y el 14 de marzo de este año para adquirir materias primas y existencias, abonar alquileres, suministros (agua, electricidad, telefonía y gas) y gastos de personal.

Estas ayudas directas también se podrán emplear para pagar los servicios de limpieza, seguros, seguridad, mantenimiento y reparación de vehículos relacionados con la actividad o para sufragar medidas protectoras y equipamiento necesario para hacer frente al covid-19 (mamparas, equipos de protección o test), entre otros conceptos.

Foto: Los autónomos se sienten desprotegidos ante la crisis del coronavirus

Los incentivos están dirigidos a las pymes, es decir, empresas con una plantilla inferior a los 250 trabajadores y una facturación no superior a los 50 millones o bien un balance inferior a 43 millones. Estas empresas han de estar encuadradas en los epígrafes del impuesto sobre actividades económicas (IAE) correspondientes a los sectores de comercio y restauración. En el caso de las pequeñas y medianas empresas artesanas, deberán estar inscritas en el Registro de Artesanos de Andalucía.

Entre otras condiciones exigidas, se encuentran contar con el domicilio fiscal en Andalucía, desarrollar la actividad con anterioridad al 14 de marzo de 2020 y mantenerla vigente hasta que se presente la solicitud. Asimismo, estas pymes tendrán que acreditar una caída de ventas o ingresos motivada por la pandemia de al menos un 20% en 2020 respecto a 2019 y demostrar que no se encontraban en situación de crisis a 31 de diciembre de 2019.

Foto: Los fondos europeos y el covid, ejes de la conferencia de presidentes.

Los empresarios han recibido con gran alegría estas ayudas tras un año muy difícil tanto en los pequeños comercios como en los bares y restaurantes (no incluye hoteles), así como en el sector de la artesanía, finalmente incluido en estas ayudas. Algunos otros sectores se han quejado de haber sido excluidos.

Es el caso de la asociación provincial de comercio, servicios y autónomos de Sevilla (Aprocom), que reclamó que se ampliaran las actividades que podían acogerse. Esta organización denuncia que, al igual que sucedió en la convocatoria del pasado verano, "muchas entidades se han quedado fuera ahora" a pesar de que se ha logrado que actividades como la reprografía y la tintorería "sí hayan sido reconocidas" y se haya podido ampliar la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE). Sin embargo, otros negocios, "como los dedicados a la venta de juguetes o de bicicletas, aún no lo están".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Bares Autónomos Comercio minorista
El redactor recomienda