El Parlamento andaluz ordena retirar la bandera de Falange... y la del orgullo LGTBI
  1. España
  2. Andalucía
GUERRA DE SÍMBOLOS

El Parlamento andaluz ordena retirar la bandera de Falange... y la del orgullo LGTBI

Una ex de Vox hace ondear la bandera fascista en una zona común con Teresa Rodríguez y el resto de expulsados de Adelante Andalucía, que también deben retirar sus símbolos

placeholder Foto: El Parlamento de Andalucía, durante un debate. (EFE)
El Parlamento de Andalucía, durante un debate. (EFE)

El letrado mayor del Parlamento andaluz ha remitido una carta a sus señorías exigiendo que se retiren de los espacios comunes, que comparten los diputados no adscritos en la Cámara, todos los símbolos que exhiben. Ordena la retirada de la bandera de Falange española, que colgó la exdiputada de Vox, ahora simpatizante de este partido, Luz Belinda Rodríguez. Pero también manda quitar banderas del Orgullo LGTBI, del Pueblo Gitano o la insignia ‘trans’, que exhiben los no adscritos de Adelante Andalucía. Teresa Rodríguez ya ha comunicado que no las van a retirar pese a la advertencia de que pueden perder sus espacios de trabajo.

La llegada de Falange al Parlamento andaluz ha sido por la puerta de atrás. Hace algo más de un año, en enero de 2020, Vox expulsó a quien fue su cabeza de lista por Almería, Luz Belinda Rodríguez. La diputada había denunciado “acoso” y “discriminación”, señalando directamente al actual portavoz de Vox, Alejandro Hernández, el mismo que después protagonizó ese manotazo a un micrófono del hemiciclo al grito de “A tomar por culo” a la presidenta del Parlamento, Marta Bosquetc (Cs). La diputada no adscrita salió de su partido y decidió pasar a ser simpatizante de la Falange Española. Desde poco después se pasea por la Cámara con símbolos visibles de este partido, desde carpetas de trabajo a mascarillas con el yugo y la flecha de este partido fascista. Uno de sus asesores sí es militante falangista.

Nadie reparó en esos símbolos ni nunca desde la Mesa del Parlamento, que ostenta la máxima representación de la Cámara, le advirtieron de que no podía colar por la puerta de atrás la simbología de un partido que nunca había obtenido representación en la Cámara. En las elecciones andaluzas de diciembre de 2018 fueron 2.460 andaluces, según los resultados oficiales, los que escogieron esa papeleta. El 0,07% del censo cuando hace falta un 5% para obtener un diputado.

La mudanza de los ex-Podemos

El asunto quedó silenciado hasta que Podemos e IU decidieron expulsar de su grupo a Teresa Rodríguez y otros ocho diputados. Una pelea que aún tiene rescoldos encendidos y que ha motivado una reforma urgente, en contra del criterio de los letrados, del Reglamento de la Cámara. El pasado enero, estos diputados, con la misma condición de no adscritos que la exrepresentante de Vox, recibieron la noticia de que iban a ser reubicados en unas zonas comunes donde compartirían despacho con Luz Belinda Rodríguez. Los exdiputados de Podemos no daban crédito cuando vieron con esta compañera había desplegado una bandera de Falange junto a su mesa de trabajo y además sin esconderse, porque dejó constancia en todas sus redes sociales de estos símbolos. Junto a la de Falange colgó una española con la leyenda: “Viva la unidad de España”.

Foto: La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez. (EFE)

No solo el PSOE, sino también estos diputados afines a Teresa Rodríguez se dirigieron a la Mesa del Parlamento a pedir amparo y que se obligara a la retirada de la bandera fascista de la casa de los andaluces. La sorpresa ha llegado con el escrito del letrado mayor, al que ha tenido acceso este periódico. La orden es quitar cualquier símbolo de este espacio compartido. Así que junto a la bandera de Falange deberían retirarse otras como la del Orgullo LGTBI o la del Pueblo Gitano.

Foto: La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez. (EFE)

“La indebida utilización de estos espacios”, advierten los servicios jurídicos del Parlamento, puede provocar que sea revocada la autorización de uso que tienen estos diputados, concluye en el escrito remitido a sus señorías. Se exige que “se proceda a reponer el mobiliario y los elementos existentes en los espacios comunes al estado en el que inicialmente se encontraban”. Solo podrán acceder a estos despachos los diputados y “sus asesores debidamente acreditados”. Se exige que “no se proceda a la colocación de cualesquiera símbolos, elementos o instrumentos, con independencia de su naturaleza, distintos a los establecidos por el Parlamento”.

De banderas de España al belén

No es la primera vez que la guerra de símbolos o banderas se apodera en esta legislatura del Parlamento andaluz aunque nunca hasta hoy había llegado a estos extremos. Las pasadas Navidades Vox criticó la ausencia de decoración navideña y montó un belén en sus escaños, antes ya había hecho visibles banderas de España que replicaban a las colocadas por los partidos de izquierda.

Los diputados no adscritos de Adelante Andalucía ya han dejado claro que tendrán que ser los servicios de la Cámara los que retiren sus símbolos y que volverán a reponerlos. “No vamos a aceptar el chantaje de la Mesa”, anunció Nacho Molina. Tienen de plazo hasta el próximo 24 de febrero. Exhiben la bandera andaluza, la LGTBI, la ‘trans’ y una en forma de abanico en defensa del pueblo gitano.

La líder del PSOE andaluz, Susana Díaz, ha hecho pública una dura carta de condena de lo ocurrido en su muro de Facebook. “Algunos pretenden, en pleno siglo XXI, normalizar el odio de los asesinos de Blas Infante, permitiendo que una diputada de ultraderecha luzca con descaro la bandera de sus asesinos y la pegatina con la palabra CAFE, como si no significaran nada, cuando al grito de ‘Dale café, mucho café' Queipo de Llano mandó fusilar a Lorca y a miles de personas más”.

La exdirigente de Podemos, Teresa Rodríguez, también ha hecho público un mensaje en Twitter donde acusa a la Mesa del Parlamento de equiparar en un escrito “un símbolo contrario a la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía como es la bandera de Falange, organización genocida, a la bandera LGTBI, la andaluza, la trans y la simbología del pueblo gitano, banderas de libertad que no son contra nadie. El doble objetivo es humillarnos y evitar que parezcamos un grupo parlamentario a pesar de que somos el 10% del pleno. No van a conseguir ni una cosa ni la otra”.

Parlamento de Andalucía LGTBI Fascismo Teresa Rodríguez Vox
El redactor recomienda