El Parlamento andaluz deja el 25-N en una señal de tráfico para no molestar a Vox
  1. España
  2. Andalucía
VETO A UNA DECLARACIÓN INSTITUCIONAL

El Parlamento andaluz deja el 25-N en una señal de tráfico para no molestar a Vox

La Mesa tumba además una iniciativa del PSOE que pedía sancionar al portavoz de Vox que mandó al hemiciclo "a tomar por culo" y este planta a la prensa a cuatro minutos de la cita

placeholder Foto: Vista de la fachada del Parlamento de Andalucía. (EFE)
Vista de la fachada del Parlamento de Andalucía. (EFE)

Desde 1998, salvo en momentos de campañas electorales o con la Cámara disuelta o inhábil, el Parlamento de Andalucía ha sumado un total de doce declaraciones institucionales contra la violencia machista. En Andalucía han sido asesinadas 216 mujeres, 9 este año de pandemia. En toda España se han contabilizado 1.074 mujeres asesinadas. El año pasado se eludió el gesto. Este, también se ha evitado. El motivo es fácil.

Una declaración institucional en contra de la violencia de género requeriría de la unanimidad de los cinco grupos parlamentarios y Vox niega que la violencia de género exista. Ese negacionismo supone un veto que los partidos del Gobierno, PP y Cs, tratan de contrarrestar con otro tipo de gestos y frente al que PSOE y Adelante Andalucía se plantan, denunciando el retroceso que supone en un tema que era de Estado, como los asesinatos machistas.

No hubo ningún debate al respecto en la Mesa del Parlamento celebrada este miércoles 25 de noviembre, Día Internacional de la Lucha contra la Violencia de Género. Como se sabe que Vox no va a permitir ninguna iniciativa, ni siquiera se debaten para que no sea incómodo, admiten diputados de los distintos grupos.

La misma Mesa del Parlamento que evitó condenar de forma unánime la violencia de género se negó también a tramitar una iniciativa del PSOE que pedía tomar medidas disciplinarias, conforme al Reglamento de la Cámara, contra el portavoz de Vox, Alejandro Hernández, que en el último pleno mandó “a tomar por culo” a la presidencia y al hemiciclo.

Foto: La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco.

PP y Cs unieron a Vox para, conforme al criterio de un informe del letrado mayor del Parlamento, negar que se pueda tramitar esa iniciativa porque no sería posible reprobar a un diputado en activo. Ese criterio coincide con el que se usó desde el PSOE para evitar la reprobación de Susana Díaz en el caso de los ERE, a petición entonces de Adelante Andalucía. Contra un diputado, el Parlamento no puede tomar medidas como sí podría hacerse en el Congreso, alegan. No obstante, en otra ocasión esta misma legislatura, la Mesa del Parlamento sí que reprobó por unanimidad la actitud de otro diputado de Vox, Rodrigo Alonso, que quitó de un tablón y tiró a la basura una propaganda del sindicato CGT.

El PP especificó que había pedido mención expresa en el acta de la reunión a lo que había defendido el letrado del Parlamento sobre la reprobación de Alejandro Hernández. El portavoz parlamentario de Vox tenía convocada una rueda de prensa esta mañana a las diez en la Cámara y fue desconvocada cuatro minutos antes por “asuntos personales”.

Un acto "cutre"

Para que nadie pueda decir que el Parlamento andaluz rompe una tradición de dos décadas exigiendo eliminar la violencia contra las mujeres se fabrican actos alternativos. En esta ocasión se descubrió una señal de tráfico con un corazón partido a la entrada del aparcamiento de la Cámara. Un acto que quedó deslucido por la lluvia y que los propios trabajadores de la Cámara calificaron entre ellos de “cutre” mientras se producía.

En mitad de una tromba de agua la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Cs), junto a los representantes de la Mesa y diputados de los distintos grupos políticos guardaron un minuto de silencio junto a ese símbolo que porta un corazón partido como gráfica. Solo había un ausente: Vox.

El presidente del Gobierno, Juan Manuel Moreno (PP), y el vicepresidente Juan Marín (Cs) se fotografiaron la noche antes a las puertas del palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz, coloreado con luces violetas en rechazo a la violencia machista. Este mismo miércoles, Moreno guardó un minuto de silencio en un acto público en Sevilla junto a la reina Letizia.

"Mucha pena"

PP y Cs defienden que no han rebajado su lucha contra la violencia de género, pero el retroceso vivido en el Parlamento andaluz es evidente. El portavoz del PP andaluz, José Antonio Nieto, fue claro sobre la ausencia de una declaración institucional: “Sí, me da mucha pena que no se haga. Me parece una pérdida de oportunidad que no tiene lógica y que desde luego no comparto. El año pasado se hizo, y el anterior también, algún gesto para seguir sensibilizando y denunciar cualquier salvajada que se produzca en esa materia. No podemos dejar pasar ni una sola oportunidad para hacer posible que ninguna mujer siga sufriendo. Me da pena”.

Desde Cs, la diputada Teresa Pardo consideró que la violencia se combate “no con palabras sino con hechos y las políticas para la lucha contra la violencia de género están blindadas”. Cs defendió que con el actual Gobierno de PP y Cs no se ha dado “ni un paso atrás”. Cs destacó además que el teléfono de atención a las mujeres víctimas de maltrato ha registrado un récord de llamadas esta pandemia, especialmente cruel para este colectivo, sometido a la convivencia con sus agresores. Ponía aquí el foco para insistir en que ese teléfono sigue existiendo aunque una de las principales concesiones a Vox ha sido la puesta en marcha de un teléfono de violencia intrafamiliar, porque este partido asegura que la violencia afecta por igual a todos los miembros de una familia y no castiga más a las mujeres.

"Me parece una pérdida de oportunidad que no tiene lógica y que desde luego no comparto"

Cuando a la diputada de Cs se le preguntó si consideraba una agresión machista las palabras y el trato del portavoz de Vox a la presidencia del Parlamento, Pardo aseguró que no había oído lo que se dijo en el hemiciclo.

La socialista Susana Díaz mostró su “pesar” porque el Parlamento se quede de nuevo sin sacar una declaración institucional el 25-N que muestre el dolo de la sociedad andaluza por la lacra de la violencia machista. Díaz ironizó con que mientras se ponen “colorines” en San Telmo se concede a Vox que se den “demasiados pasos atrás” y se permita tratar de devolver esta violencia fuera del espacio público, “a las alcobas”.

Desde Adelante Andalucía, su portavoz, Inma Nieto, dejó claro que las declaraciones institucionales requieren de la unanimidad de los cinco grupos. “Mientras que haya un grupo que niega la violencia machista no podrá haber ninguna declaración en ninguna conmemoración”, lamentó, poniendo el foco en el “veto” de Vox.

Parlamento de Andalucía Violencia de género Susana Díaz Partido Popular (PP) Pandemia Vox
El redactor recomienda