NUEVA IMAGEN CORPORATIVA

Tras el logo de la Junta: un diseñador catalán y una productora 'pata negra'

La marca sustituye a la que se aprobó en 1984, el diseño del escudo de Alberto Corazón, y en 1997, el primer logo, con críticas por el cambio radical y falta de transparencia

Foto:  Nuevo logo de la Junta de Andalucía.
Nuevo logo de la Junta de Andalucía.

Muchos andaluces se preguntan si era necesario cambiar el logotipo de la Junta de Andalucía. Es algo que el Gobierno de PP y Cs han hecho público después de meses dándole vueltas a esa posibilidad. En el mundo del diseño gráfico sí se da por hecho que al logotipo actual, el paraguas con dos bandas y la flecha ascendente en el centro, el que los andaluces tendrán en su cabeza y que fue implantado en 1997, necesitaba un rediseño, un ‘restyling’, que permitiera adaptarlo a nuevas necesidades comunicativas. Lo que no está tan claro es si era necesario derribar el logo anterior, lo que se interpreta sólo en clave política, por la necesidad de acabar con una marca que consideraban que se asociaba al PSOE después de 36 años.

Los diseñados gráficos consultados aseguran que ninguna gran marca rompe radicalmente con su imagen. Michelín, por ejemplo, se ha rediseñado 14 veces pero el logo siempre es reconocible. Lo lógico, que es lo que hicieron recientemente grandes empresas públicas como Correos o Renfe, es optar por una evolución. No ha sido el caso. La nueva A que desde el próximo 28 de febrero será la marca oficial es una ruptura. Algunas firmas consultadas, que prefieren no salir con nombres y apellidos porque suelen tener en la Junta de Andalucía uno de sus principales clientes, consideran que es “un error” tirar por la borda un logotipo que era “patrimonio de la comunidad” y no, como entendieron PP y Cs, del PSOE.

La primera imagen de la Junta es de 1984, la hizo el Premio Nacional de Diseño Alberto Corazón, contó con el Hércules del escudo, y costó 14 millones de las antiguas pesetas. Más de lo se ha pagado por el diseño nuevo, 14.500 euros, 36 años después. Claro que entonces se hizo un completo Manual de Diseño que ahora no se ha adjudicado ni se sabe cómo va a hacerse y que es tan esencial como la creatividad, porque define la implantación.

Meses de debate

Hace ya meses que desde la Consejería de la Presidencia de Elías Bendodo, donde está adscrita la dirección general de comunicación social, que tiene un departamento de identidad corporativa, hizo una ronda con “unas 20 empresas”, que no se han hecho públicas, para explorar ideas y propuestas para lo que en un principio iba a ser un rejuvenecimiento de la marca. Quién más de aproximó a lo que buscaba la Junta fue una productora audiovisual, Happy Ending TV SL, de Francis Romacho. Un veterano del sector, ex directivo de Canal Sur, que durante muchos años fue señalado precisamente por el PP, quien ahora le adjudica el concurso, como uno de los rostros visibles de lo que llamaban "las productoras ‘pata negra'", que se repartían en la mayoría de los casos la parrilla de la Radio Televisión de Andalucía.

Romacho, que tenía en la programación de Canal Sur el formato de Toñi Moreno “Un año de tu vida”, retirado para la próxima temporada, está detrás del nuevo logotipo, que realizó un diseñador externo contratado por su productora, Juan Carlos Patrón. Él fue invitado, como otras empresas y agencias, y ganó la ronda. Se adjudicó, por contrato menor, el logotipo por 14.500 euros. Director de arte y creativo, formado en la Escuela de Artes y Oficios Llotja de Barcelona, Patrón conversó con El Confidencial para explicar cómo había sido el proceso creativo y las dificultades para intentar superar una imagen corporativa que estaba absolutamente implantada en el imaginario de los andaluces.

“Por implantación y por los años que lleva hay una clara identificación de la comunidad con ese logotipo. Encontrar una imagen que pudiera llegar a suplir a la anterior era complicado. Hemos hecho un trabajo exhaustivo, sobre todo de documentación histórica, de análisis de todo el legado de comunicación de la Junta. Finalmente llegamos a esa A, que es fantástico porque no hay nada que mejor identifique a alguien que su propia inicial, que está por encima de cualquier otra visión o interpretación, la A de todos los andaluces, la A de Andalucía”, explica Patrón. El diseñador asegura que buscaron una imagen “más actualizada, más sintética, más geométrica, que a nivel de reproducción técnica diera facilidades” y que, a la vez, fuera “fácilmente reconocible”, lo que cree que ayudará a que los andaluces acaben identificándose con el nuevo logotipo.

Sobre si no considera una pérdida apostar por una imagen absolutamente nueva, Patrón explica que al principio iba a ser un ‘restyling’. “Se comenzó así, pero fue evolucionando. En verdad la forma de la A también es una flecha ascendente, que es lo que tenía el paraguas, los dos arcos de la bandera de Andalucía que estaban en el anterior logo de alguna manera están representados también en la A, que mantiene la cromática. De alguna manera conceptualmente recogía esos puntos aunque el parecido final es muy distinto”, argumenta. Insiste en que buscaron un logo que “representara bien a todos los andaluces al margen de cualquier otra sensibilidad política, social o de cualquier otro tipo”.

Ahora queda un Manual Corporativo, que algunas empresas del sector confían en que vuelva a salir a concurso público pero esta vez no sería con una adjudicación a dedo, por no ser contrato menor, hasta 18.000 euros. Ese manual costaría entre “150.000 y 180.000 euros”, aseguran en el sector. Aunque también podría encargarse de desarrollarlo la propia Junta, lo que no suele ser común.

Falta transparencia

Granada Barrero, presidenta de la Asociación de Diseñadores de Andalucía, ha contactado con la Junta, por carta y por teléfono, para pedir información sobre cómo se ha adjudicado esta imagen corporativa. Su asociación pertenece a la Red Española de Asociaciones de Diseño y tienen entre sus objetivo convencer a las administraciones públicas de que implanten un sistema de trabajo por “llamada a proyecto”, que permita a todas las empresas participar “con la máxima transparencia” y sin asumir costes, lo que siempre deja en clara desventaja a las pequeñas empresas frente a los grandes estudios. Quieren fijar una nueva regulación. “No se trataría de presentar un proyecto de logo”, explica, “sino de ofrecer trabajos que permita a la administración saber si se ajusta a lo que busca o no” lo que implica, subraya, “no trabajar gratis”.

La Consejería de Presidencia se ha comprometido a hacer llegar la información que esta asociación ha solicitado sobre cómo ha sido el procedimiento y qué se pedía exactamente. Se pidió en noviembre por carta y este mismo viernes con un contacto telefónico. Son elementos que Barrero considera imprescindibles antes de pronunciarse sobre la propuesta ganadora. “No consideramos que sea intrusismo, ni muchísimo menos, porque aunque la empresa es una productora pero el trabajo lo ha hecho un profesional, un diseñador. Los equipos hoy en día son multidisciplinares y tienen colaboradores externos”, sostiene la presidenta de la asociación.

Muchos años con dos 'logos'

La Junta ha explicado que la implantación del logo no tendrá coste porque se irá reponiendo material con la nueva imagen conforme se acabe, se degrade o se deteriore. Cambiarlo todo de golpe tiene un precio incalculable, desde los rótulos de los edificios públicos, la señalética de las carreteras o los parques naturales, los uniformes y sábanas del SAS, cartelería, material de papelería. En el último decreto aprobado sobre imagen corporativa de la Junta, en 1997, si se fijó de plazo hasta 2002 para el recambio completo. El actual Gobierno no ha precisado ese dato y los diseñadores advierten de que durante “muchos años” convivirán las dos imágenes, lo que dificultará la implantación.

“Nosotros no tenemos ningún interés en decir si el logo es bueno o malo, bonito o feo, sino que queremos información de cómo se está realizando la contratación en diseño y que el proceso sea lo más transparente posible”, señala la presidenta de la Asociación Andaluza de Diseñadores. Barrero considera que posiblemente sí era necesaria una evolución de la imagen y pone como ejemplo que "ahora mismo el logo del paragüas para los más mayores será la bandera de Andalucía pero para un andaluz de 15 años será la señal de wi-fi".

“Cuando basas un logotipo en una forma geométrica tan reconocida como es una letra claro que se va a parecer a todo lo que empiece con A y en el momento creativo éramos consciente, plagio le aseguro no ha habido. Toca espalda ancha y aceptarlo con naturalidad. El deseo de todo el equipo que hemos formado parte de esto es que la gente acabe asumiéndolo como suyo y que cuando pase esta marea la gente interprete que es la A de Andalucía y de los andaluces, ese ha sido el discurso creativo”, señala el diseñador Juan Carlos Patrón sobre las críticas recibidas.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios