Toma de posesión

Gobierno novato, orgía de competencias y Vox metiendo su cuña: estreno en San Telmo

Vox exige que se cumpla con la deportación de 52.000 inmigrantes y se entreguen sus pasaportes apenas minutos después de que Moreno entonara su discurso al frente del Gobierno

Foto: El presidente de la Junta, Juanma Moreno, posa ante el Palacio de San Telmo en Sevilla con los 11 consejeros del nuevo Gobierno andaluz de coalición PP y Cs tras el acto de toma de posesión. (EFE)
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, posa ante el Palacio de San Telmo en Sevilla con los 11 consejeros del nuevo Gobierno andaluz de coalición PP y Cs tras el acto de toma de posesión. (EFE)

Juan Manuel Moreno animó a sus 11 consejeros a disfrutar con intensidad del día de la toma de posesión, de los besos y los abrazos, porque mañana, les dijo, los quiere con el mono de trabajo puesto. Fue un día de nervios, emociones y renovación de caras en el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz, donde las sonrisas de los que llegaban se mezclaban con las lágrimas contenidas de los que se iban. Hacía tiempo que en el Salón de los Espejos, donde se celebró el acto, no se veían tantas caras nuevas.

No habían pasado ni dos minutos desde que terminaron de jurar los consejeros y Moreno arrancaba su discurso cuando Vox, como siempre a través de un wasap, hizo llegar su mensaje. Alto y claro. Ni 100 días ni dos minutos. ¿Y de mis 37 medidas qué?, dijeron los de Santiago Abascal, que se refirieron expresamente al punto 28, ese que genera mucha incomodidad en las filas de Cs y también en muchos populares. Exigieron que la Consejería de Sanidad entregue los pasaportes de 52.000 inmigrantes irregulares que calculan hay en Andalucía para que la Policía pueda proceder a su expulsión. Los médicos ya han dicho que ellos no van a colaborar delatando a sus pacientes y Vox apela a la Confederación Española de Policía (CEP) y a la Unión Federal de Policía (UFP), de quienes dice ejercer de portavoz.

El consejero de Salud dijo que a él no le pregunten, que los sanitarios no tienen nada que ver en esto. Jesús Ramón Aguirre, médico cordobés, vio cómo el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) se equivocaba con su nombre y tenía que rectificar inmediatamente para que pudiera tomar posesión. Él mismo, cuando juró su cargo, prometió guardar el secreto de las deliberaciones del "Consejo de Ministros" en vez del "Consejo de Gobierno". Le sucedió en el acto la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, y cometió el mismo error para rematar la anécdota de la jornada.

Gobierno novato, orgía de competencias y Vox metiendo su cuña: estreno en San Telmo

"Veo aquí mucho afán por ser ministro del Gobierno de España. Todo se andará", bromeó Moreno, convencido de que de este Gobierno del cambio saldrán ministros para el próximo Ejecutivo del PP. El presidente glosó, como no podía ser de otra manera, las bondades de sus elegidos y de los elegidos de Cs, porque insistió en que ya hay solo un Gobierno. Deberán demostrar "solvencia, experiencia, capacidad de trabajo y eficacia", advirtió, porque esos seis hombres y cinco mujeres son la expresión, señaló, del cambio, la palabra más repetida también este día. El consejero de Hacienda, José Alberto García Valera, avanzó que trabajará desde ya para elaborar los Presupuestos. Detrás, la titular de Empleo, independiente y fichada por Cs, Rocío Blanco, recibía un cariñoso abrazo del presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Javier González de Lara.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

Las mujeres han subido en el organigrama. En el que el lunes difundió la Junta de Andalucía, la primera mujer aparecía en el puesto séptimo. Cumplirían la paridad, pero desde luego la foto era llamativa. Todas salían a la cola y lo corrigieron. Ahora, la consejera de Empleo es la tercera en orden de prelación, y la de Agricultura, la sexta.

Hubo nervios en un Palacio de San Telmo, donde la mayoría de trabajadores dedicados a la comunicación o al protocolo habían cesado de forma automática. Amaneció el Gobierno hasta sin fotógrafo y se notó que eran novatos, aunque solventaron las dificultades.

"Menuda orgía de competencias", se comentaba en los pasillos de San Telmo. La lectura del BOJA en cuanto a la estructura del Gobierno es mareante, como mínimo. La vicepresidencia de Juan Marín (Cs) es un cajón desastre donde lo mismo cabe Turismo que Regeneración, Justicia y competencias en violencia de género, memoria democrática o Administración local. Es una macroconsejería que muchos dentro de la Administración creen que va a ser ingobernable.

Hay otros bailes de competencias llamativas. La Dirección General de Comunicación Social, esa con la que PP y Cs criticaban a Susana Díaz y al PSOE por "repartir millones de euros" entre los medios de comunicación, se ha desgajado en dos mitades. Parte va a la Vicepresidencia de Marín, parte se queda en Presidencia. Marín y Elías Bendodo son dos hombres condenados a entenderse, que se han repartido lo más jugoso como buenos hermanos. Fueron hasta juntos a tomar el relevo del exvicepresidente socialista y aseguraron que van a una.

Explican desde el Gobierno que, como ocurrirá con la Radio Televisión de Andalucía, queda pendiente la creación por decreto de un nuevo ente administrativo del que colgaran estas competencias y que serán, por supuesto, repartidas entre Cs y PP. Todos quieren controlar la imagen corporativa, la publicidad institucional y los medios públicos.

Tampoco pasó desapercibido que la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda), que dependía de Economía y que el PP pactó con Vox suprimirla, pasa a Presidencia. Cetursa, la empresa pública que gestiona Sierra Nevada, sale de Turismo y Deporte y pasa a Hacienda.l

El presidente saludó afectuoso al diputado de Vox Francisco Serrano, que asistió atento a la toma de posesión. En cuanto se fue, algunos dirigentes del PP lo criticaron. No sabían que Vox ya había dejado su recado cargado de intencionalidad política en los móviles de los periodistas. Se referían aún a lo ocurrido en el debate de investidura y a la atención médica que recibió la portavoz de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, en avanzado estado de gestación. Serrano, como el que no quiere la cosa, colgó en su cuenta de Twitter una carta al director de 'ABC' donde alababa la "humanidad de Vox" y se contaba que había sido un diputado de esta formación, Rafael Segovia, médico, quien atendió a la dirigente de Podemos. "No quisimos hacerlo público", dijo Serrano. Rodríguez les afeó su "oportunismo" y contó de verdad lo que ocurrió.

Fue el alcalde de Algeciras, José Landaluce, médico y del PP, quien atendió a Rodríguez, siempre acompañado de la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, y de la exconsejera de Salud Marina Álvarez. Durante 20 minutos aparecieron otras personas para ofrecer ayuda, entre otras el médico de Vox. "Se unió al grupo unos tres minutos, lo cual le agradezco mucho", dejó escrito la portavoz de Podemos en su Twitter. El alcalde de Algeciras leía sus mensajes y asentía sonriente. "Tal cual fue", se limitó a comentar. Los populares no ocultaban su indignación. "Y así todo", dijo una flamante consejera.

Moreno sacó al Gobierno a la calle para la foto oficial. "Llevo de consejero 14 minutos", respondió el titular de Presidencia cuando se le preguntó sobre las exigencias que Vox había puesto a circular. Cumplirán lo pactado con el PP y con el partido de Abascal, dijo Bendodo con diplomacia. Su primera llamada como consejero fue a los dispositivos de emergencias que trabajan en Totalán para salvar al pequeño Julen. "La pelota empieza a rodar", dijo Moreno. De momento hay dos equipos en el campo de juego y otro comentando las jugadas y con hambre de balón.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios